de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 13 de agosto de 2019

LOBBY MAG


 
LOBBY MAG
Año XXXI, 15 al 21 de agosto, 2019
Solo la verdad, toda la verdad, nada más que la verdad.
LA LISTA DE LA SEMANA: Las ensaladas más famosas del mundo
MIS APUNTES: Brunapoli
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: Costillas Mardoqueo
 

LA LISTA DE LA SEMANA


LAS ENSALADAS MAS FAMOSAS DEL MUNDO

¿Sabría decir cuáles son las ensaladas más populares del mundo? Cada país o región tiene su propia ensalada, como nuestra popular “chilena”, la “zarza criolla” peruana o el “pico de gallo” centroamericano. Sin embargo, algunas recetas son mundialmente conocidas y han logrado tener un nombre propio. Todas ellas tienen algún ingrediente o alguna historia que las hace únicas. Les proponemos un pequeño viaje gastronómico para que descubra el top 5 de las ensaladas más famosas. Estamos seguros que las conocen, pero no sabían que eran las más populares del mundo.

 
ENSALADA CÉSAR
Esta ensalada fue creada en Tijuana (México) y debe su nombre al cocinero César Cardini. Es sin duda una de las más conocidas y es fácil encontrarla en cualquier rincón del mundo. Se puede componer de muchas maneras diferentes, pero principalmente contiene lechuga romana, queso parmesano, crutones de pan y ese aderezo que le da ese punto tan especial, la salsa César (anchoas, ajo, queso parmesano y mostaza, entre otros ingredientes).

 
ENSALADA CAPRESE
Esta colorida receta tiene su origen en la región de Capri (Italia) y es una gran embajadora de la gastronomía italiana. Es muy sencilla de preparar ya que principalmente contiene rodajas de tomate, queso mozzarella, aceite de oliva, sal y albahaca. No hay nada más sencillo y refrescante que este conocido plato.

 

ENSALADA GRIEGA
La ensalada griega es un homenaje a los productos más típicos de la dieta mediterránea. Es una receta que combina queso feta, aceitunas negras, lechuga y tomate, y suele presentarse con los ingredientes cortados en dados. Como ocurre con todas las ensaladas, existen muchas versiones diferentes pero todas ellas transmiten la frescura y el sabor del mediterráneo.

 

COLESLAW
Esta ensalada de repollo es el acompañamiento por excelencia de muchos platos norteamericanos como los hot dogs o las hamburguesas. Además de repollo y zanahoria, a esta receta también se le puede añadir repollo morado, piña o manzana, y en ocasiones un poco de yogurt natural para ligar la salsa. ¡Es una receta deliciosa!

 

ENSALADA RUSA
Algo menos ligera, esta receta es una de las más famosas en todo el mundo. En cada país se prepara de manera diferente pero sus ingredientes más característicos son las papas, zanahoria, huevo duro, arvejitas y mayonesa o salsa golf, ¡al gusto de cada uno!

 

MIS APUNTES


 
BRUNAPOLI
El más familiar de los panoramas de Nueva Costanera
 
Siempre he escuchado decir que una de las mejores pizzas de la capital son las que preparan en el Brunapoli, un restaurante de pizza & pasta que, de ser muy aplaudido en La Dehesa, su propietario, Francesco Vannucci, decidió abrir un local más grande en plena Av. Nueva Costanera, el lugar más caro –y solicitado- de Santiago.

Esta avenida es sinónimo de lujo y emprendimientos caros. Pero Vannucci igual transformó una propiedad en un moderno local digno de la zona, con el fin de atraer otro público, uno más familiar, que consiguió gracias a una carta de especialidades que entretiene a grandes y chicos.

El chef Rafael Medaglia, italiano de nacimiento y socio en los negocios de Vannucci, llegó a Chile a armar el primer Brunapoli. Su penúltima escala fue Dubai y aún mantiene su familia en Roma. Él es el encargado de entrenar a su personal –y bien que lo hace-, ya que tan sólo con harina, sémola, agua, con o sin huevos, en un minuto es capaz de sacar sabrosas pizzas de su gran horno a gas, epicentro de las operaciones del restaurante. El horno –a gas- que en un minuto es capaz de tener lista para el consumo una pizza, los fabrica en Italia el padre del chef, y se trajo a Chile como un mecano, convirtiendo este horno en otra de las atracciones del restaurante.

Pizza y Calzone para los chicos… las hay de todas las variedades e ingredientes, desde la tradicional Margarita ($ 8.300), pasando por una deliciosa pizza con anchoas ($ 8.900), hasta una especial, elaborada con Prosciutto San Daniele y Mozzarella di Bufala (13.900), ambos productos con denominación de origen protegido.

Hay ensaladas y un gran surtido de antipasti, lo que sin duda atrae a las féminas que prefieren guardar las calorías para el postre. Pero la novedad son las pastas frescas, ya sean simples o rellenas, como los Spaghetti alla Carbonara ($10.500), uno de los platos insignia del país de la bota. Para los que adoran los sánguches, en Brunapoli incorporaron los Panuozzi, especialidad napolitana, como el Luigi ($7.500), con milanesa de pollo, tomate, palta y mayo casera.

A la hora de los postres, esa inyección de azúcar que muchos solicitan, tiéntese con un verdadero Tiramisu ($ 4.900); o conviértase en adicto con el Vulcano di Cioccolato con Gelato ($ 4.900).

Amplio lugar y amable asistencia. Una carta de vinos y cervezas acorde a lo que bien se puede considerar una trattoria, aunque en este caso, la oferta lo saca de esa categoría y lo pone a un nivel de “ristorante” … y de los más interesantes de la capital.

Con el paso de los años, la influencia gastronómica italiana en Chile se ha puesto pantalones largos, Antes, apenas sabíamos lo que era la mozzarella. Hoy hay nuevos productos y términos como el guanciale, speck, burrata, prosciutto, mortadella (la verdadera) y un largo etcétera que estamos conociendo y asimilando. Acá, en Brunapoli, podrá encontrarse con muchos de estos productos, que sin duda han convertido la cocina italiana en un fenómeno mundial.

Definitivamente, para disfrutarlo en familia. (JAE)

Brunapoli: Av. Nueva Costanera 3961, Vitacura / 23203 3468   

 

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR



 
 
MARDOQUEO COSTILLAS

Hace once años (2008) conocí el primer local de la Fuente Mardoqueo. Allí, según algunos cronistas que vivían en ese sector, se comían los mejores lomitos de la ciudad; que eran mejores que los de la competencia; que la oferta de mostazas es la más grande del país; que sus sánguches eran gigantescos... y suma y sigue.
Tan buenos comentarios merecían una visita a Santiago Poniente. Un barrio antiguo, pero con una moderna infraestructura, ideal para parejas jóvenes y gente “urbana”. Barrio provinciano por así decirlo. Plazas propias, gente propia y vida propia. Una vida más sencilla y menos estresada. Quizá otra “República” dentro de un gran Santiago estresado y snob.

Pasó el tiempo y el éxito del pequeño local de la calle Libertad -en el barrio Yungay- derivó en otras aperturas, como la de la Av. Bilbao y la de El Bosque Norte. El emprendimiento de Gustavo Peñafiel, un amante de la cocina, había tenido un final feliz, como la de un Rockstar.
Pero sus ganas de seguir enfrentando la vida – hoy está en silla de ruedas debido a un accidente vascular- le motivaron a abrir en una de sus propiedades un restaurante –algo que va más allá de una sanguchería-, donde su caballito de batalla sería el costillar y algunas carnes, preparada esta vez en hornos de última generación y a precios populares. Así nació, hace unas semanas, Mardoqueo Costillas, un nuevo concepto, que, si bien aún tiene bemoles que resolver, ya atrae la atención de muchos.

Manejado por Álvaro Peñafiel, su hijo, el comedor, ubicado en una pequeña calle del barrio y a pasos del metro Cumming, alberga una serie de colecciones de platos, jarros, teteras y maquinas antiguas, que le da un aire bohemio y entretenido. Mesas con manteles y –caso único- una fuente para lavarse las manos al llegar, ya que se supone que las costillas se deben comer con los dedos de las manos. Acá (y por el momento) hay que venir por las costillas y por el asado de tira, que bien se pueden acompañar con ensaladas y guarniciones típicas nacionales. Sin carbón, leña o gas, las carnes son cocinadas a baja temperatura durante horas en modernos hornos, lo que les permite tener una correcta cocción.  
Buenos precios. 500 grs. de Asado de tira por $ 9.700; la media porción $ 5.200; el Costillar de cerdo (la razón de ser del restaurante), cuesta solo $ 7.700, y la media porción, $ 4.300. A ello debe sumarle las guarniciones, como las papas fritas ($ 2.100), Pastel de choclo ($ 2.100), Arroz ($ 900) y otras opciones cuyos precios no varían demasiado de los entregados.

Definitivamente carnívoro y familiar. El pisco sour (de la casa) es ofrecido gratis como bienvenida, aunque aún no tienen carta de vinos, algo absolutamente necesario en este lugar. Hay botellines de vino blanco y/o tinto, pero eso no se condice con la condición del lugar. En cervezas tienen una larga lista (debe ser por su tradición sanguchera), pero la coctelería y los vinos están al debe.
Ideal para ir en familia. El barrio es tranquilo y la casona que alberga al restaurante está muy bien conservada. Si afinan la puntería en los detalles, este lugar debería duplicar o triplicar sus clientes, ya que, por calidad y precio, merece la atención.

Si les va bien –como todos esperamos-, muy pronto podremos ver un Mardoqueo Costillas en el Barrio Alto capitalino. ¡Se lo aseguramos! (JAE)

Mardoqueo Costillas: Arzobispo González 441, Barrio Yungay / 22671 1698