de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 24 de septiembre de 2019

LOBBY MAG

                                       

                                       LOBBY MAG
Año XXXI, 26 de septiembre al 2 de octubre, 2019 
Solo la verdad, toda la verdad, nada más que la verdad.
LA LISTA DE LA SEMANA: Turistas seniors sin escalas
MIS APUNTES: El barco de Don Gaviota
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: ¿Qué se come en las calles de Santiago?

LA LISTA DE LA SEMANA


 
TURISTAS SENIORS SIN ESCALAS
Viajar al exterior sin tediosas escalas es ideal para los turistas seniors que recorren el mundo de una manera diferente, ya que además de incomodarse con las revisiones aeroportuarias –cada día más desagradables ya que en los aeropuertos todos somos sospechosos-, tampoco le interesan las aglomeraciones ni el reggaetón. Por ello, nuestra lista incluye 10 destinos que ofrecen las líneas aéreas que operan en Chile, a los que se puede llegar en un vuelo directo.
 

CRUCEROS (MIAMI)
Si los cruceros son su debilidad, el Puerto de Miami será su destino inicial ya que acá se concentra la mayor diversidad de viajes oceánicos de América. Veinte líneas de cruceros y más de dos mil diferentes travesías lo convierten en un imperdible al momento de embarcarse para descansar y olvidarse del mundanal ruido.

 


HISTORIA (ESPAÑA)
España, con su historia, palacios, monumentos y solaz provinciano, lo convierte en uno de los mejores destinos europeos para descansar y conocer - sin problemas de idioma- el viejo mundo. Más de 60 millones de turistas extranjeros recorren anualmente el país de punta a cabo para descubrir los paisajes, ciudades, pueblos, gastronomía y las tradiciones más enraizadas del país hispánico.

 
COMIDA & BEBIDA (PERÚ)
Declarada como capital gastronómica de América Latina, la cocina peruana es considerada como una de las más variadas del mundo gracias a la herencia pre incaica, incaica, española - árabe y la inmigración africana, francesa, chino-cantonesa, japonesa e italiana. Popular en Chile, sólo hemos probado una parte de su arsenal gastronómico y es necesario viajar para entender que Perú no es solamente ají de gallina o lomo salteado.

 

ESQUÍ (CANADÁ)
Entre noviembre y abril de cada año, la estación de esquí Blue Mountain recibe a sus esquiadores con cerca de tres metros de nieve, medio centenar de pistas y 150 hectáreas de terreno esquiable. Con una gran infraestructura hotelera y a sólo dos horas de Toronto, más el favorable valor del dólar canadiense, Blue Mountain será este verano meridional un must para los esquiadores que recorren el mundo en búsqueda de la mejor nieve.

ARENA-PLAYA (BRASIL)
Rio de Janeiro es sinónimo de playa, arena y sol. Si bien la ciudad es gigantesca, las cercanías de los hoteles de las playas ofrecen la tranquilidad necesaria para bañarse, tomar sol y beber unas copas al son del bossa nova. Con un clima privilegiado y a pocas horas de Santiago, el panorama se convierte en imperdible a la hora de decidir un soleado descanso.

 
COMPRAS (MILÁN)
El senior actual ya no compra imitaciones. Hoy va por el producto original ya que eso lo distingue y diferencia de los demás. El vuelo lo puede llevar directo a Milán, en el norte de Italia, donde en su “cuadrilátero de oro”, un par de manzanas demarcadas por las calles Sant' Andrea, Della Spiga, Montenapoleone y Via Manzoni, tiene todo lo que un fashionista podría soñar, todo ello acompañado de una excelente hotelería y su fantástica cocina, otro de los lujos de esta apacible ciudad italiana.

REJUVENECIMIENTO (SUIZA)
Sólo a tres horas en tren desde Milán es posible llegar a Montreux (Suiza) a uno de los destinos más soñados del mundo: la Clínica La Prairie, un hermoso lugar donde médicos especialistas en rejuvenecimiento lo regresan al mundo con una vitalidad parecida a los años mozos. Con una hotelería de lujo, vistas impresionantes al lago Leman y un restaurante manejado por un chef dos estrellas Michelin, La Prairie es líder mundial en tratamientos para preservar la juventud.  

TEATRO (BUENOS AIRES)
Bien es sabido que el teatro en Buenos Aires es uno de los mejores panoramas existentes en la América castellana. Cerca de medio centenar de obras teatrales de todos los estilos, con buenos directores y grandes actores, posicionan esta ciudad como líder latino en la especialidad. Espectáculos a tablero vuelto en una de las capitales que nunca duerme y que, a pesar de todos sus avatares, sigue siendo la ciudad más europea de América.

 
GOLF (MÉXICO)
En las cercanías de Cancún se encuentra Mayakoba, uno de los complejos de golf más importantes de este lado del mundo. Con 18 hoyos y diseñada por Greg Norman, se extiende sobre un gran territorio que contiene varios hoteles de categoría en tres distintos escenarios- la jungla tropical, prominentes manglares y las playas del Caribe; dividido por lagunas que atraviesan todo el campo. Razón suficiente para que los profesionales del PGA Tour lo incluyan en sus competencias.

AVENTURA (AUSTRALIA)
Llegar a Sidney es en sí una aventura ya que es el destino más lejano que opera desde Santiago y non stop. Sidney es para los legos sinónimo de canguros, pero tras su oscuro pasado - ya que fue prisión británica-, hoy es un ejemplo de desarrollo en un continente casi desconocido. Prístinas playas, navegación, gastronomía, ópera y un descanso asegurado en una de las ciudades más jóvenes del planeta.  

MIS APUNTES


 
EL BARCO DE DON GAVIOTA
¿Busca una picada?
¡Don Gaviota… don Gaviota!... le gritaban los chicos del barrio cuando veían salir a Carlos Oyarce -joven, pero de pelo entrecano- desde su casa en Recoleta a entregar pescados y mariscos a los clientes que tenía en Santiago. Una historia larga para este clasificador de riesgos bancarios que un día decidió vender pescados y mariscos a hoteles y restaurantes. Pronto descubrió que sus clientes, si bien eran buenos, trabajaban con su crédito, así que decidió instalar su propio negocio. Y en el mismo Recoleta y con el apodo que le daban los chicos del barrio nació Don Gaviota.
Estrecho en sus inicios, una casa esquina de color celeste albergó esta verdadera picada.

Tras 16 años de trabajo aún puede considerarse como uno de los lugares emblemáticos de una capital que cada día vive más mirando a la cordillera. Acá, cerca de nada y lejos de todo a pesar de su cercanía, muchos van por las delicias de una cocina del mar que a buenos precios conquistó a medio mundo por su frescura y tradición.

Pero quería crecer y lo hizo hasta donde fue posible. Hace unos años encontró en la Av. Einstein -una amplia y cómoda calle de la misma Recoleta-, una casona a la venta. La compró y tras años de trabajo donde ocupó toneladas de acero y maderas sureñas, hace unos meses terminó de construir su “barco”, el que comenzó a recibir hace algunas semanas a un variopinto público que lo sigue desde sus inicios.

Como unos erizos de Caldera. En lebrillo de greda con salsa verde que se comen con fruición. Cebiche de corvina (como debe ser), camarones nacionales (esos que tienen gusto), machas, ostiones, locos, congrio, atún, chupes, caldillos, pulpos nortinos y un cuantuay de opciones marinas que día a día repletan estas instalaciones.   

Como toda picada que se precie, don Gaviota vive atento a todo, desde la mercadería que llega hasta el saludo fraterno a sus clientes. Su mujer, Patricia Vargas, atenta a lo que sucede en las mesas. Pan, mantequilla y pebre no faltan en ellas. Mal que mal, con los años de experiencia ya conocen el negocio de punta a rabo. ¿Los vinos? A precio de botillería. Baratísimos.

Congrio frito y papas fritas de fondo. Una gran presa de congrio colorado apanado con buenas papas fritas como para pensar que aún se puede comer rico en Santiago por poca plata. De postre, el tradicional de la casa, leche asada y suficiente para dos personas. En realidad, una picada (¡y con boleta!) de esas que ya poco se ven en nuestra capital.

Buenos estacionamientos en una calle tranquila es también otro “bonus track” de este “Barco”, aunque llegar en Uber o Cabify es una de las mejores opciones ya que su coctelería y carta de vinos entusiasma a cualquiera. Dos pisos y una capacidad cercana a los 200 comensales garantizan el producto fresco, como recién sacado de la caleta. Con un atento servicio y agradables ambientes, poco le costará hacerse fan de este barco que, pese a que está recién abierto, ya navega por aguas tranquilas y confortables.

A veces es bueno salir de la zona de confort para conocer una verdadera picada marina en la capital.

El Barco de Don Gaviota /Av. Einstein 930, Recoleta / 22457 8563/

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


 
¿QUÉ SE COME EN LAS CALLES DE SANTIAGO?

Aunque de manera reciente la comida callejera ha empezado a salir de la marginación para hacerse popular, la realidad es que en nuestra capital hay puestos que distan mucho de ser higiénicos y representan un severo riesgo.
Posiblemente el lector cree a pies juntillas que la comida callejera en nuestra capital no va más allá de lo legal: sopaipillas y mote con huesillos. Pero la globalización y los mercados han ido cambiando y en la actualidad la gama de alimentos que se venden en la calle supera la imaginación de cualquiera. ¿Para qué ir a comer pad thai a las calles de Camboya, cuando a pasos de cualquier estación del metro lo ofrecen sin reparo alguno?

Esta cadena de vendedores callejeros informales – si bien cumplen un objetivo social- perjudica enormemente el negocio de los food trucks, los cuales no han podido establecerse en forma legal, a pesar de cumplir todas las normativas sanitarias, relegándolas a algunas plazas de bolsillo, una que otra feria gastronómica y/o recibiendo la ayuda de alguna municipalidad para instalarse en su territorio algunos fines de semana del año. Pero los food trucks no pueden vivir ni sostenerse con cuatro fines de semana al mes. Pareciera que, como país subdesarrollado (que aun somos), las autoridades le dan prioridad al problema social, dejando de lado el desarrollo del país.

Fuimos a dar una vuelta por la comuna capital. Son los ojos de un país que, a pesar de estar en la OCDE, aun no supera la barrera de la ignorancia. De día o de noche, Santiago es el reflejo de Chile. Allí nos encontramos con una Babilonia alimenticia que ofrece de todo y para todos: completos, anticuchos, pizzas, arepas, sanguches de potito (el rey de los sanguches callejeros), cebiche, sushi, pad thai, sopaipillas, sopaipletos (Como todo lo atrayente y desconocido, el sopaipleto tiene una leyenda. Este producto ubica su origen en la no tan mística ciudad de Talca, donde se llaman Wambys y son del porte de un plato grande. Lleva todo lo que un completo italiano llevaría, incluyendo la vienesa) y los papapletos (las variaciones sobre el conjunto de pan + agregado son infinitas. Y para los veganos, que no pueden comer nada que haya respirado, el papapleto es la opción de comida callejera).

Este primo hermano del sopaipleto tiene sus orígenes en la ciudad de Valparaíso y la base es simple: en vez de salchicha, lleva papas fritas. También encontramos empanadas de queso, hamburguesas de soya, hand rolls, huevos duros, tortillas de rescoldo, churros, panqueques, tortas y postres peruanos, jugos naturales, frutas, mote con huesillos y maní confitado. A todo eso se suman las gaseosas, agua mineral, energéticas y café colado; dulces, helados, chocolates en general y quequitos felices (como guinda de la torta).

Atrás quedó el barco manicero. Hoy manda el carro del supermercado. Acá se alimentan miles. Más de lo que nadie cree. En la actualidad, cinco de cada diez habitantes de la ciudad se alimentan con comida callejera. Santiago es una ciudad carísima y la opción de comprar alimentos en la calle es la posibilidad de muchos capitalinos que necesitan alimentarse y no ven peligro alguno en lo que consumen.

 

¿FOOD TRUCKS?

Hace poco tiempo estuvimos en Europa conociendo la realidad de este tipo de gastronomía, y aunque llevan poco tiempo en el mercado –novatos en comparación a Estados Unidos-, su llegada a las calles ha sido impecable.

En París, por ejemplo, los municipios funcionan en plena coordinación con los operadores, quienes pueden acceder a servicios de agua y electricidad con solo levantar una baldosa, la que despliega los servicios básicos para que los carritos y food trucks puedan funcionar de la mejor manera y en concordancia con los requerimientos sanitarios. Y cuando todo se acaba, después de almuerzo, las calles se limpian y quedan inmaculadas, como si ahí nunca se hubiese cocinado cerdo a las brasas o vendido pescado fresco.

Así funciona la comida callejera, por ejemplo, en la Place du Marché Saint Honoré o en la Place Vendôme, con carritos y food trucks que se estacionan fuera de grandes empresas –como sucede en las afueras de la exclusiva la casa central de Audi en París-, sin problema alguno.

¿Cuánto falta para que tengamos un sistema parecido en Chile? Ojalá que sea pronto para que quienes se han embarcado en el negocio de los food truks mantengan el ímpetu, no se desanimen y sigan contribuyendo a enriquecer culturalmente nuestro país. Gastronomía es cultura y queremos que se expanda por las calles. Con esto un mensaje a nuestros políticos: una ley se cambia con otra ley. Y si la actual no sirve, ¡cámbienla! (JAE)