de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 20 de mayo de 2014

REVISTA LOBBY

REVISTA LOBBY  
Año XXVI, 22 al 28 de mayo, 2014

“Nunca dejes pasar una oportunidad que te haga feliz sólo porque a los demás no les guste"  Anónimo

LAS NOTAS DE LA SEMANA: Cápsulas fáciles de digerir
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: Alan Kallens: 23 cartas en 14 años
LOS CONDUMIOS DE DON EXE: Yanina: de Cuba con Amor
MIS APUNTES GASTRONÓMICOS: Biwon: Corea profunda
BUENOS PALADARES: Crónicas y críticas de la prensa gastronómica       

 

LAS NOTAS DE LA SEMANA

CÁPSULAS FÁCILES DE DIGERIR

Llegó el verdadero queso feta griego
Cubierto por una Denominación de Origen como uno de los ingredientes de la famosa Ensalada Griega y una verdadera institución en ese país, el queso feta es una combinación perfecta de leche de oveja y de cabra, cuya receta se remonta nada menos que a la antigüedad clásica. Alexis Godoy Mendiz, hijo de inmigrantes helenos y dueño del restaurante griego Opa-Opa, acaba de traer la primera partida de Dodoni, la marca más vendida  en Grecia, en envases de ½ kg ($11.500)  y 1 kg ($19.500), aunque también vende al por mayor. Una gran noticia para los amantes de este tradicional y exquisito queso de gusto suntuoso y un punto salado, pues hasta ahora sólo se podía encontrar en los grandes supermercados una mala copia venida de Dinamarca, hecha con leche de vaca. Pedidos al mail gomendiz@yahoo.com o al celular 56673887.

Mercado de caldillos y cazuelas
Cocineros provenientes de diversos rincones de nuestro territorio serán los protagonistas de una de las celebraciones culinarias con mayor tradición de esta última década. Se trata de la  “9ª versión del Mercado de Caldillos y Cazuelas”, que se desarrollará como ya es tradición en la Plaza de Armas de Curicó el 6, 7 y 8 de Junio. Serán más 25 stands quienes deleitarán a los comensales con sus secretos gastronómicos. Además, los visitantes podrán disfrutar de artesanía típica y degustación de vinos de las viñas que integran la Ruta del Vino Valles de Curicó. “Este año queremos sorprender a los asistentes con nuevas preparaciones que demostrarán la excelencia de la cocina criolla, además de la riqueza de sus productos” señaló Variña Astorga, presidenta de la Asociación “Chef del Maule”.

Catad’Or 2014
Entre el 1 y 7 de julio, Catad’Or Santiago de Chile - que el próximo año cumple dos décadas-,  se realizará en el hotel Plaza San Francisco, siguiendo rigurosamente las reglas de Organización Internacional del Vino (OIV) y VinoFed. El concurso tiene como objetivo principal evaluar, premiar  y promover, junto a la marca Santiago de Chile, los vinos chilenos de alta gama, tanto en nuestro país como en el mundo. En su programa contempla la bienvenida al jurado internacional de parte de la alcaldesa Carolina Tohá en el Palacio Consistorial, el martes 1 de julio, a las 12:30 horas, actividad que se realiza con vinos premiados el año 2013, presencia de jurado nacional, autoridades y prensa especializada. La premiación se realizará el lunes 7 de julio a las 12:30 horas, presidida por la Alcaldesa Tohá, con la presencia del sector vitivinícola, la prensa y autoridades público-privadas en la sala Arrau del Teatro Municipal.

La gala de Les Toques Blanches
En el Edificio Consistorial de la Municipalidad de Santiago, la Asociación de Chef de Chile, Les Toques Blanches, realizaron su Gala anual, evento con el cual culminan el Proyecto Social más emblemático para el área gastronómica y un año lleno de actividades que potenciaron la Cocina de Chile. A la Gala asistieron autoridades de gobierno, Encabezados por la Presidenta de la República Michelle Bachelet, Ministras, Jefes de Servicios, destacados chefs, artistas, empresarios, y prensa especializada en el rubro, quienes disfrutaron de una grata jornada desarrollada bajo el concepto: “De la Tierra y el Mar a las Nuevas Mesas Chilenas. La cena fue elaborada por los Chefs de Les Toques Blanches, encabezados por el chef Quersen Vásquez y Axel Manríquez, quienes sorprendieron a más de 300 invitados con un menú con una propuesta gastronómica para el presente y futuro. Éste fue acompañado del servicio de vinos y espumosos servidos por la Asociación de Sommeliers de Chile.

Auguran buena temporada de esquí
La Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), después de recopilar información de los principales centros de esquí de Chile, concluyó que la temporada que se avecina tendrá resultados positivos en cuanto a número de visitantes. Se pronostica un promedio de 20% de aumento de visitas en relación al año pasado, totalizando cerca de 900 mil turistas durante toda la temporada, incluyendo chilenos y extranjeros. Se prevé también que la estadía promedio en los centros que cuentan con alojamiento sea de entre cinco y siete noches. Los centros de esquí de mayor tamaño estiman que pueden recibir hasta 300 mil esquiadores cada uno durante esta temporada y con variaciones de 30% respecto a 2013.

Vanguardia tecnológica en Marriott Santiago
La era de la tecnología avanza rápidamente, y las personas también necesitan que sus necesidades se satisfagan de inmediato. Por ello, Santiago Marriott Hotel implementó a nivel mundial una nueva forma de hacer check-in y check-out por medio de una aplicación móvil para smartphones . El objetivo de la aplicación es que los huéspedes frecuentes llamados Marriott Rewards puedan llegar libremente al hotel, ahorrando tiempo en la recepción, tanto al entrar como al salir. Este nuevo sistema está disponible en el hotel y está listo para su descarga y cuenta con las siguientes funciones: Check-in y check-out; notificación automática cuando la habitación esté lista; cuando el pasajero arribe al hotel irá directamente al mostrador de registro especial para llegada del móvil, donde se entregará la llave de inmediato.

Falabella ingresa al mundo hotelero
Falabella incorporará un nuevo negocio a su portafolio. El holding ligado a la familia Solari acaba de asociarse con la cadena estadounidense Marriott para levantar un nuevo hotel en Chile. Se trata del primer Courtyard by Marriott, un formato cuatro estrellas orientado a viajes de negocios, informó la cadena en un comunicado. Destacaron que el recinto se ubicará al lado del actual Hotel Marriott de Kennedy, y que será inaugurado en el último trimestre de 2014. "Nos encantan el concepto y el posicionamiento de la marca Courtyard by Marriott, y estamos muy orgullosos de desarrollar nuestro primer hotel en conjunto con Marriott International en la región. Dados el excelente rendimiento del Santiago Marriott y el éxito de la marca Courtyard en otros países de Latinoamérica, estamos seguros de que este hotel tendrá éxito", aseguró el vicepresidente de Falabella, Carlo Solari.

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR

ALAN KALLENS
23 cartas en 14 años

Si bien es cierto no es un record, hablar o escribir de Alan Kallens es a estas alturas un sinónimo de la cocina del hotel NH Ciudad de Santiago, ya que desde hace 14 años se desempeña en el mismo lugar (cosa curiosa entre los cocineros chilenos) y esta nota trata de un análisis a su nueva carta, una que cada vez sorprende, ya que es de los pocos cocineros que le saca un provecho inmenso a “lo que hay en el refrigerador”.

Con productos sencillos hace posiblemente más cocina que muchos otros, y esa es una de las cualidades y capacidades de este cocinero que piensa que el cariño es la mejor forma de cocinar. Una entrega que se palpa en todos sus platillos, muchos de los cuales se han convertido en emblema nacional, como el charquicán del bicentenario, o sus pantrucas con asado de tira o su atrevida deconstrucción del mote con huesillos, platos que aún mantiene en su carta.

Este año, al son del Rock’n Roll y escoltado por su brigada de cocina, vuelve a sorprender con un fresco Cebiche de salmón ahumado, camarones, palta y soya, de perfecto ensamblaje y delicado sabor. Una variación a los miles de cebiches al estilo peruano que hemos degustado estos últimos años. De refinada simpleza casera es el segundo aporte: sopa de zapallo camote al romero con un fagottini relleno de wagyu, suave e incomparable sabor.

Mención aparte para un Solomillo al kummel (no confundirlo con el comino) sobre puré de arvejas y salsa de frutillas, una combinación curiosa pero a la vez entretenida y lúdica, que fue muy bien acompañado por un merlot 2012 De Martino Legado. Para finalizar lo salado, un poderoso guiso de garbanzos con chorizo infusionado al merquén. ¿Será mejor comerlo a mediodía?

Dos superlativos postres clásicos al finalizar la jornada: arroz con leche y plátanos con miel de palma, honrando su presencia en los comedores de mantel largo.

Un comedor con novedades ya que muy pronto comenzará su remodelación completa. Posiblemente el hecho de que el comedor esté en el interior del hotel y que su diseño esté demodé, va en contra de una excelente cocina y un reconocido chef. Ambos, hotel y chef, merecen un lugar destacado en el circuito gastronómico de la capital. (Juantonio Eymin)

NH Ciudad de Santiago, Av. Condell 40, Providencia, fono 2341 7575   

LOS CONDUMIOS DE DON EXE


 
YANINA
De cuba con amor

Una mulata impresionante, con una mini negra, medias idem, blusa blanca y un corbatín, me ofrece un espumoso la semana pasada durante la inauguración de una exposición de vestidos de la Eva Peón en la Embajada Argentina.

Había llegado solo ya que mi jefe me obligó a ocupar su invitación. ¡Escribe lo que quieras!, me dijo y no te fijes en los caracteres. Parece que entendió que necesito más de dos mil tipeos para contar mis avatares.

Mis ojos iban y venían de la rizada mulata. Muchos veteranos la miraban pero como andaban con sus respectivas mujeres, sólo lo hacían esporádicamente. Yo no. El privilegio de estar sin compañía me daba el placer de verla ir (un trasero impresionante) y venir (un parachoques de miedo). Ella destilaba lujuria. Se acerca, me mira a los ojos y dice.

- ¿Otra?
- ¿Otra qué?
- ¿Otra copa?
- De todos modos. ¿Cómo te llamas?
- Yanina.
- ¿De dónde eres? No te había visto nunca.
- Vengo de Pinar del Río, en Cuba.
- ¿Y te gusta Santiago?
- En realidad me da frío. Pero tengo que aguantarlo.

Se movía como una modelo. Actuaba como una modelo y cada tres minutos se acercaba para ofrecerme otra copa. Yo, sin nada de comida en el cuerpo, comencé a botar el espumoso que me ofrecía en un macetero que tenía a mi lado. Ella veía mi copa vacía y volvía al ataque. Al quinto encuentro pregunta:

- ¿Cómo te llamas?
- Exe
- ¿Exe de Exequías?
- Exe de Exequiel
- Tengo un tío en La Habana que tiene tu nombre.
- Yo tengo otro en Chimbarongo que hace paraguas de mimbre, respondí.
- No te entiendo, Exe. ¿A qué te dedicas?

Entre ir y venir le conté mi vida. Ella, entre venir e ir, la suya. Sus papis, miembros del partido, viendo que la cosa se estaba poniendo peluda en Cuba, le facilitaron un viaje a Santiago posiblemente sin retorno. Con los pocos dólares que trajo se hospedó en una pensión en Vicuña Mackenna y al día siguiente salió a buscar trabajo. Entró de promotora a una productora y de ahí a la exposición sólo un paso.

- No conozco nada ni a nadie, comentó.
- Hace cuánto tiempo llegaste Yanina
- Tres días, Exe, me dice cuando se retira ya que la llamaron para servir el cóctel.

Fui por cumplir y esto se estaba poniendo entretenido. Yanina pasaba cada medio minuto a ofrecerme delicadezas rioplatenses preparadas por los cocineros de la embajada. Sinceramente poco me acuerdo lo que deguste. Estaba rico pero más rica estaba Yanina. Ella se las arreglaba para ofrecerme siempre el mejor plato y rellenaba constantemente mi copa. ¿Te gusta Exe? ¿Te gustaría algo más?

La palabra excitación -que no estaba en mi vocabulario- comenzó a crear vida propia. Un tamborilero con una flauta hacía de violinista mientras Yanina aceleraba mi pulso. Más de una mirada de reprobación recibí de los argentinos que estaban presentes en el lugar. Y diría que era envidia. Y de las grandes.

Estaba oscuro cuando el evento se termina. En la Plaza Italia había una manifestación ruidosa ya que sonaban sirenas y había un aire enrarecido en las calles periféricas.  

- Tengo miedo, me dice Yanina. -No estoy acostumbrada a las multitudes.
- Cálmate Yanina. Yo vivo para el otro lado y tengo una habitación libre para que duermas allá. ¿Te animas?
- ¿Dónde vives, Exe? ¿Vives solo?
- Cerca de la plaza Ñuñoa, Allá todo es tranquilo
- ¿Me das cinco minutos para preparar todo?
- ¡Diez también, querida.

Tomamos un taxi y en ocho minutos estábamos en el depa. Aunque no lo crean, mi gato chino movía sus dos manitos. – Me quiero duchar, Exe. Esto de entrar y salir de la cocina me hace sentir hedionda a grasa.

- La bata pequeña es la tuya, respondí. (Si mi paquita supiera que le usan constante y seguido su bata, creo que me cortaría los cocos a uña limpia.)

Cuando regresó estaba hermosa. Su pelo ondulado contrastaba con un cuerpo que me hacía tiritar. Se echó a mi lado mientras yo le servía un ron con Coca Cola

- Esto es lo máximo, Exe
- Aun no, querida
- ¿De que escribes?
- De gastronomía
- ¿Te servirá la inauguración de la exposición??

La bata era pequeña para sus atributos. Tirada a mi lado cuenta que la generación “Y” es respuesta a los viajes de los cubanos a Rusia y que en la actualidad muchos nombres en la Isla comienzan con Y.

- ¿Por eso te llamas Yanina?

No contestó. La miré y estaba durmiendo. Fui por un par de frazadas, una almohada y la acomodé en el sillón. ¡Qué va! Hace tiempo que el sueño vence a mis amigas. ¿Estaré poniéndome viejo?

Exequiel Quintanilla

MIS APUNTES GASTRONÓMICOS


BIWON
Corea profunda

¡Soy occidental!, le digo a Andrés Sanhueza, gerente general del nuevo hotel Stanford, cuyo propietario es un coreano que decidió incorporarle un restaurante de esa especialidad a su establecimiento. Me había invitado para que recorriera su novedoso hotel, sus atracciones como las salas de karaoke, su bar onda norteamericana y el Biwon (con entrada independiente por Los Leones), un lujito asiático que tiene como cocineros a tres coreanos que saben tanto de español como yo de coreano. O sea, nada.

El lugar es tranquilo. Los coreanos que estaban cenando a esa hora lo hacían pausadamente, como si de una religión se tratara. Recordé que existían varios locales en la capital vendiendo comida coreana e incluso un destacado crítico gastronómico es fan de todo lo que venga del sudeste asiático. Mi única referencia a la comida coreana estaba centrada en la comida fermentada y pensaba en la época del Imperio Romano y su famoso Garum, que bien ustedes comprenderán, no es una salsa de mis favoritas.  Menos mal que cuando me pasaban unos palillos metálicos para comer, me explicaron que eso de “fermentado” era muy similar a lo que nosotros llamamos “escabechar o encurtir”, palabras bastante más occidentales que me permitieron ver con otros ojos lo que comenzó a llegar a la mesa.

La base de la comida coreana son las salsas, las cuales incluyen la salsa de soya, la pasta de semillas de soya y la pasta de pimiento rojo; disfrutan de especias y condimentos frescos. Las cebollas, el ajo, las cebolletas, el jengibre, el aceite de sésamo, la sal de sésamo picado y el pimiento rojo en polvo, están entre los ingredientes más populares de su comida.

Pusieron varios y pequeños platillos en la mesa. “Es la entrada”, -cuenta Andrés. Sin saber qué beber, un agua de Aloe saborizada a mandarina, fue la opción. Mala, pero opción, ya que acá reina lo ácido y lo picante, por tanto la cerveza sería lo óptimo, al menos para los principiantes… y para los que cuidan de comer sano, ya que la comida coreana es muy balanceada y apropiada para el cuerpo del ser humano: la proporción entre verduras y carnes o pescados es de 80:20. Las comidas coreanas no son fritas ni salteadas, la mayoría son platos cocidos, sazonados, guisados o al vapor. Los coreanos consumen muchas verduras, pescados y mariscos, por eso, las comidas coreanas tienen menos grasa y menos calorías.

Por eso comí al vapor. Luego del kimchi, ese fermentado de repollo que veía con malos ojos y luego me convenció, y tres otros platillos cuyo nombre creo no recordar, llega a mi mesa – fabricada en Corea y con una especie de hornillo con extracción independiente de vapores- uno de los platos favoritos de los coreanos: el Bulgogi llongshik, un plato que suele cocinarse en el centro de la mesa (cuando es para dos), y que es carne de vacuno en tiras, agridulce, blandísima, acompañada de arroz blanco y una sopa.

A sabiendas que lo coreano (y no confundir con restaurantes japo-coreanos) es difícil de introducir, debido más que nada a que es una cocina distinta a cualquier otra referencia de sus vecinos asiáticos, aunque en el Biwon también es posible acercarse a la gastronomía japonesa, que tiene muchísimos más adeptos en Chile. Incluso el hotel tiene otro restaurante, cuya especialidad es más orientada a lo mediterráneo. Aun así, la experiencia de comer en Biwon es acercarse a lo más profundo de la comida asiática. Son sabores adquiridos que no se aprecian cuando se prueban por primera vez. Por el momento, y mientras crece el gusto entre los chilenos por la comida coreana, creo que el Biwon está posicionándose muy bien en los inmigrantes de esa nacionalidad que viven, trabajan o vienen a comercializar sus productos a nuestro país. No son pocos, ya que la cantidad de grandes empresas coreanas en Chile (Hyundai, Kia, Samsumg, LG, entre otras), genera un mercado bastante tentador para la industria hotelera y gastronómica nacional (Juantonio Eymin)

 
Biwon: Hotel Stanford, Coronel 2380, Providencia, fono 2232

BUENOS PALADARES

CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA    

QUE PASA
DANIEL GREVE
(MAYO) QUÍNOA (Av. Luis Pasteur 5393, Vitacura, fono 2954 0283): “Dejó de ser un castigo. El incomprendido y poco valorado cochayuyo desde hoy es un premio. Y es que la cocinera Sol Fliman supo darle en su restaurante Quínoa una nueva y justa vitrina. El Tártaro de cochayuyo ($4.100) viene en forma de timbal, picado muy pequeño, junto con perejil, pimentones, zapallo italiano y zanahoria, todo muy bien aderezado con un limón que complementa su sutil sabor a mar. Al costado, ensalada de verdes, betarragas y aceitunas negras descarozadas, de muy buen sabor. Y una nueva textura llega de la mano de unos modernillos cubos de tomate, hechos con agar-agar, de manera que se agrega una textura gelatinosa pero firme, y sigue siendo un plato apto para veganos. Todo aquel que vivió alguna vez un desencanto con las algas, ahora tiene una excusa para enamorarse.

MUJER
PILAR HURTADO
(MAYO) 99 (Andrés de Fuenzalida 99, Providencia, fono 2335 3327): “Un espacio pequeño pero cálido y ondero, con mesas en la calle, una cocina dentro como protagonista y algunas mesas interiores. Llegamos con una amiga pues nos lo habían recomendado. 99 no funciona con carta, ni siquiera en su web, ya que cocinan diariamente según lo que encuentran en el mercado.” “El menú permite elegir entre dos entradas, dos fondos y dos postres, así que la tarea fue fácil: ¡uno de cada uno! Entrada: ensalada de betarraga con manzanas y yogur, donde la betarraga lucía moradísima, como vitrificada, muy bonita A mi amiga le encantó; a mí me pareció precioso, pero me gustó más mi sopa de papas con hilos de puerro frito. Una cosa exquisita. De fondos, carne a punto con medio tomate asado, puré de cebolla y un ají amarillo relleno de queso de cabra, apanado y frito, buenísimo. Mi plato fue un guiso casero de lentejas con tocino, muy sabroso. La chica que nos atendió resultó superamable al explicar el sistema y supereficiente en su atención. De postre: un miniberlín con un helado de guayaba alucinante…” “Me encantó el concepto, la sencillez para ofrecer y preparar alta cocina sin pretensiones ni ampulosidades. Sin duda, me repetiré este plato muy pronto.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(MAYO) SIGNORE (Vitacura 2615, fono 2717 9985): “Para picar, aunque había tablas, se optó por compartir una ensalada. ¿Por qué? Porque traía rodajas grilladas de berenjenas y zapallitos, con pasta fría (algo recocida, sorry) y dos mozzarellas con albahaca y tomate cherry (bufalada di pasta, $8.500), una partida algo más leve antes de la pasta pura y dura.” “De fondo, unos sorrentinos de osobuco pesceto gloriosos ($7.500), reforzados en su sabor intenso por una generosa salsa bolognesa. Un plato hecho en el cielo. Y una pizza que se pidió por lo extraña, para ver si era un fallo o un hallazgo: la Zapallar ($7.200), con puré de zapallo, poquito, y sus trozos de mozzarella, nuevamente, como islas sobre esta pizza color desierto. Contra todo prejuicio, no quedó nada en el plato. Y así ocurría también en otras mesas, donde la tónica era un ciudadano y su pizza destinada a morir enfrente.” “Por todo esto, raya para la suma: unas ganas tremendas de probar las otras pizzas y pastas rellenas. Y, pese a no ser un restaurante de mantel largo, se nota que cuidan su estilo como si lo fueran.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(MAYO) LA PETITE FRANCE (Camino a El Volcán 16096, pasado Guayacán): “Después de un espartano plateau de fromages ($4.000; deliciosa cebolla acaramelada), probamos una fricassée de champignons ($4.500), correcta, cremosa (hubiera sido mejor con una variedad de hongos). Luego, magret de canard ($9.200), acompañado, en pocillo aparte -como temiendo la audacia- de salsa de lúcuma, que hace de este plato una delicia, réplica de la que Jean Paul Desmaison sirve en La Cofradía, en Lima; solo que Desmaison sirve realmente magret: tajadas de pechuga de pato con su borde de grasa, en tanto que acá sirven cubos de carne desgrasada, sin sabor a pato (en otras partes están cometiendo el mismo error; creerán que a la gente no le gusta el corte con grasa; si es así, no lo llamen magret y sabremos a qué atenernos).” “La sorpresa, en esta cocina más bien mediocre, fue la entrada de flan de ostiones ($5.300), rodeado de magnífica salsa hecha con coral del marisco: no recordamos una preparación de coquilles St. Jacques más fina y espléndida que esta. He aquí la verdadera razón para "desviarse" a este lugar. Y pensamos que, si pusieran en los demás platos el mismo rigor y cuidado, sería este un restorán excelente. Claro que hay que sacar bien las cuentas: recorrer toda la horrenda avenida La Florida para venir a disfrutar solo este flan...”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(MAYO) ONE (BordeRío, local 10, Escrivá de Balaguer 6400, Vitacura, fono 2219 0325): “…su particularidad es que tiene precio fijo, con todo incluido. De ahí viene el nombre, que originalmente se pensó como “All in One”. Eso incluye aperitivo,  con entrada, plato principal y acompañamiento a elección, más postre, café espresso y consumo ilimitado de bebidas, schop y vino de la casa. “De fondo hay platos sensacionales. Para los que saben, allí encontrarán un impecable fricasé de criadillas, de los mejores que se encuentran en la actualidad. A pesar de su nombre en francés es un plato chilenísimo, cuyo mérito está en reunir en un mismo lugar ingredientes crocantes, como el pan frito, con otros guisados, como los delicados trozos que le dan nombre. Qué decir que unas carrilleras al vino quedarán elegidas para una próxima visita. O habrá que decidirse para inaugurar los días fríos entre un chanchito campero, o el legendario beuf bourguignon galo, cocinado muy lento, en su vino tinto. En total son 18 posibilidades de elección, donde no faltan ni la cubana ropa vieja con moros y cristianos, ni la plateada al horno, ni los ñoquis con salsa Alfredo.”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(MAYO) DANUBIO AZUL (Reyes Lavalle 3240, Las Condes, fono 2234 4688): “Desde hace poco con el chef Álvaro Lois, que está estrenando una carta con una comida más ecléctica. Mientras la cadena delivery sigue apegada a la vieja comida chileno-cantonesa habitual (wantán, arrrollado primavera…), el Danubio, en cambio, modifica algunos platos, como su logrado Mapo tofu ($7.800) con carne cortada en cubitos, o el pollo jengibre ($7.900), que transforma una pechuga de ave cocida, con el toque de una salsita de esa raíz, que le agrega grato sabor y aroma. Hay nuevas formas de presentar los platos; la elección de buenos productos ayuda a renovar las antiguas ofertas, como el chancho con tamarindo. O una recomendable versión de atún, apenas sellado, con sésamo ($9.200). Y naturalmente, el popular y especiado filete Szechuan ($ 8.800).”