de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 27 de abril de 2011

REVISTA LOBBY

ESTA SEMANA
AÑO XXIII, 28 de abril al 4 de mayo, 2011

LA NOTA DE LA SEMANA: Sumito en Chile
LOBBY PLUS: La semana noticiosa
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: San Pellegrino y nuestra realidad
PURO VINO ES TU CIELO… Estelado, lo nuevo de Torres en Chile
DE BEBISTRAJOS Y REFACCIONES: Una “hour” muy “happy”
BUENOS PALADARES: Las críticas gastronómicas de la semana

LA NOTA DE LA SEMANA



SUMITO EN CHILE

Uno de los grandes chefs latinoamericanos llega a Chile el próximo lunes. Es posible que este viaje sea uno más de los que ha realizado el último tiempo a nuestro país ya que goza cada una de las instancias y momentos que vive junto a los chilenos. El es venezolano de madre india y antes de asumir que quería ser chef, estudio física, la misma profesión de su padre.

¿Que lo trae a Chile?

Un poco de paseo (tiene a una hermana viviendo en Santiago), y mucho de responsabilidad social empresarial. Los chicos y chicas que estudian carreras técnicas de cocineros en liceos y escuelas, que por sus bajos recursos no pueden acceder a estar en contacto con un chef de renombre, tendrán la oportunidad de conocerlo, tocarlo (con suerte lo han visto en televisión) y compartir sus experiencias. Y eso es un ejemplo digno de imitar. Más de trescientos estudiantes de bajos recursos llegarán el martes 3 de mayo a las instalaciones del restaurante Sukalde a escuchar sus siempre entretenidas intervenciones, ya que Sumito, más que un cocinero, es un conversador de esos que nos pueden tener horas embobados escuchando sus aventuras, sus recetas y su forma de vivir. Y eso debe agradecerse.

Una apretada agenda lo espera. Pidió, como es de comprender, un día para estar con su familia que vive en Santiago. El resto, charlas y dos cenas programadas en el restaurante Sukalde, donde junto a Matías Palomo presentarán un menú de seis tiempos (dos cuchillos, dos sabores), para deleite de los amantes de los desafíos gastronómicos.

Esos alumnos de Chillán, de San Felipe, de Rancagua y de muchos establecimientos periféricos de Santiago vivirán una experiencia única. Nunca, nadie, les había dado la oportunidad de ser protagonistas de una experiencia similar. Ellos son los que estarán en las primeras filas como invitados de lujo. Ellos serán los protagonistas de estas jornadas inolvidables ya que nunca olvidarán los momentos que vivieron junto a uno de sus iconos.

Responsabilidad social… ¡Por Dios que nos hace falta!

LOBBY PLUS

LA SEMANA NOTICIOSA

Del restaurante Sukalde nos informaron que aun quedan algunos cupos para las cenas que ofrecerán los chefs Sumito Estévez y Matías Palomo los días martes y miércoles de la próxima semana. Reservas a sukalde@sukalde.cl./// Un nuevo hotel se está construyendo a un costado del hotel Kennedy en nuestra capital. A cargo del proyecto, y socio según las versiones, está Colin Turner, ex gerente del Santiago Park y actual gerente de Cumbres Patagónicas de Puerto Varas. /// Con la intención de incentivar el uso del piñón en nuevas recetas un grupo de recolectoras del fruto que producen las araucarias organizaron en Lonquimay una muestra gastronómica con diferentes platos preparados a base de este producto. Según sus organizadores "la idea es llegar a los restaurantes de distintas partes, porque existe desconocimiento de la variedad de alimentos que se pueden preparar"./// Desde el 6 al 10 de junio la Ciudad Jardín será sede de la Gourmonde Viña del Mar - Chile 2011, actividad organizada por la Universidad Santo Tomás en alianza con Aregala (Asociación de Restauradores Gastronómicos de las Américas y el Mundo)./// El chef Juan Pablo Mellado, actual chef corporativo de Culinary reeditó el libro “Epopeya de las comidas y las bebidas de Chile, del poeta Pablo de Rocka, donde incluyó las recetas (paso a paso) que aparecen en sus poemas./// El ex cine Pedro de Valdivia, ubicado en la zona oriente de la capital, será, a partir de junio un nuevo restaurante de propiedad de Lucio Torres, propietario del lugar, que definió instalar una sucursal de La Hacienda Gaucha con una capacidad para 400 personas.///

La noticia de que la Pérgola de la Plaza Ñuñoa se transformará en un restaurante golpeó duramente a los vecinos de ese tradicional sector de Santiago, quienes comenzaron diversas gestiones para manifestar su absoluto rechazo a esta medida tomada por el municipio. Según la Junta de Vecinos, la medida fue tomada a “puertas cerradas”, el 9 de marzo por el consejo que votó favorablemente la concesión por 30 años. /// Más 50 restaurantes de Lima se unieron a la Campaña “Día Rosa: Sal a comer y salva una vida” en beneficio de la Liga Peruana Contra el Cáncer, que se realizará el miércoles 4 de mayo, la cual tiene como objetivo recaudar fondos para la prevención del cáncer de mama. Ese día, los restaurantes involucrados donarán el 15% de sus ventas. /// Pilar Hurtado Larraín y todo su directorio fue reelegido hasta el año 2012 durante la última asamblea del Circulo de Cronistas Gastronómicos de Chile. /// Nirvino.cl es el nuevo sitio enogastronómico del cronista Daniel Greve. Crónicas y noticias del mundo del vino y de la gastronomía. /// El Quinto Congreso de Cocinas Andinas se realizará este año en Colombia entre el 11 y el 13 de mayo. Durante el evento se esperan los aportes de Augusto Merino y Pilar Hurtado, dos cronistas gastronómicos de nuestro país que viajaran especialmente a la ocasión, junto a la chef Pilar Rodríguez./// En honor al matrimonio de Su Majestad el Príncipe William de Inglaterra, Sheraton Santiago ha preparado el menú de la Boda Real a su manera. Porque con 40 años de historia es el único hotel con la experiencia suficiente como para competir con la Casa Real, además de tener a una de las más grandes estrellas de la gastronomía local, el galardonado Chef Josef Gander. El menú de la Boda Real incluye además del aperitivo, media botella de vino por persona, té inglés o café y trufas. Valor por persona $29.900 por persona. Reservas al 2335000. Oferta válida para los días 29 y 30 de abril. ///.

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR

SAN PELLEGRINO Y LA REALIDAD LATINA

¿Se come tan, pero tan bien en los mejores restaurantes del mundo, o sólo es una versión internacional de cualquier guía gastronómica local?

Me hago esta pregunta luego de conocer los mejores restaurantes según San Pellegrino en la revista británica Restaurant.

“Araund the world” reza su slogan. Como para pensar que los críticos gastronómicos que votan en esa revista son unos millonarios que lo único que hacen es comer y viajar por los destinos más exóticos del planeta. A lo más, los grandes críticos europeos o norteamericanos, donde se concentra el mayor PIB del mundo, son capaces de visitar seis o más países al año, cosa que dudo.

Entonces ¿Dónde esta la trampa (si es que existe)? ¿Cuántos de los jurados (que no son precisamente miembros permanentes de Michelin, una de las guías más creíbles de Europa) visitaron este año el Noma, allá en la lejana Dinamarca y ganador de este premio por segundo año consecutivo? ¿Visitó nuestro país algún critico o chef (ya que votan las dos partes) para darse una vuelta por nuestros restaurantes? ¿Política barata?

La semana pasada publicamos el ranking ya que era una noticia mundial. Pero ahora reflexionamos y tenemos la obligación de traspasar a nuestros lectores la incomodidad que nos produce el tema. Cierto y muy merecidos son los galardones. No me cabe duda que los peruanos Astrid y Gastón tanto como Malabar están gozando estos reconocimientos y que Alex Atala, allá en Sao Paulo, se soba las manos ya que un premio así le permite grandes satisfacciones. Pero como siempre, algo falla.

A nivel latinoamericano falla ya que grandes cocinas quedan fuera del ranking mundial. Tuve la suerte de cenar al año pasado en el limeño Astrid y Gastón (42 a nivel mundial) según San Pellegrino) y su propuesta, si bien es maravillosa, no desmerece otros tremendos comedores latinos. ¿Será posible que Brasil tenga sólo un restaurante en la nómina y aparte del Perú, Latinoamérica no sea considerada?

Política, me comentaron por ahí. Política y lejanía de los grandes centros gastronómicos del mundo. No estamos donde se cocinan los premios y eso nos afecta. En letra chica, no somos buenos bebedores de agua mineral San Pellegrino.

Incluso Ferrán Adrià dijo que la lista de San Pellegrino no marca tendencias, sino que, en realidad, mide y refleja capacidad de influencia, entre otros factores. “Como todos los ranking, es una lista asesina”, -comentó.

Y ante políticas comerciales, no tenemos nada que hacer. (Juantonio Eymin)

PURO VINO ES TU CIELO

ESTELADO
LO NUEVO DE TORRES EN CHILE

El nuevo espumante rosado elaborado por Miguel Torres Chile y la Universidad de Talca, Estelado, nació como un proyecto cofinanciado por el Ministerio de Agricultura, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), buscando dar nuevas oportunidades de negocios a los pequeños agricultores de las regiones del secano interior del Maule y Bío-Bío.

La iniciativa, que se inició a fines del 2007, tiene como objetivo mejorar las condiciones para los agricultores de las regiones de secano interior de las regiones del Maule y Bíobío. Y hasta el Ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, comentó en su momento sobre la iniciativa: “este tipo de proyectos apuntan no sólo a generar nuevas alternativas de mercado para el tradicional cultivo de uva país, se busca entregar a los pequeños y medianos productores herramientas para que mejoren su sistema productivo e incorporen tecnologías para ser más eficientes”.

Cierto, se estima que hay unas 15.000 hectáreas plantadas con la variedad país en Chile, concentradas principalmente en el secano interior y costero de las regiones del Maule y del Biobío, donde hay unos 8 mil productores aproximadamente. Lo trascendente entonces, de este proyecto es que cada botella consumida de Santa Digna Estelado ayudará a crear una demanda y por ende, mejores condiciones para los agricultores de esta variedad tan tradicional y la más antigua de Chile, cree Miguel Torres Jr., Presidente Ejecutivo Miguel Torres Chile.

La cosecha 2011 de Santa Digna Estelado, tendrá un nuevo sello: será elaborado bajo el Comercio Justo o Fair Trade. Al igual que toda la línea de vinos Santa Digna, el nuevo espumante cumplirá con los estándares de sustentabilidad laboral y medioambiental. Los colaboradores de Miguel Torres Chile y sus productores certificados recibirán una prima, la que corresponde al 5% del valor del costo de la materia prima más el 5% del costo de la mano de obra directa. Estos recursos serán administrados por un órgano mixto, creado por los mismos agricultores, para ser utilizado en el desarrollo de diversos proyectos sociales.

El desafío pendiente, según comentó Miguel Torres Jr., es iniciar los trámites legales para establecer un marco legal que rija la elaboración de este espumoso, dándole un nombre de denominación de origen, como lo son por ejemplo el "cava" español o el "prosecco" italiano.

EL PIRATEO DE LA SEMANA

¿COCINA AFRODISIACA?

No como nada que salga del agua. Nada, nunca nada. Es la fórmula retórica más efectiva que encontré, a lo largo de cuarenta y tres años de preguntas, para zanjar cualquier inquietud acerca de los componentes de mi dieta. Ningún pescado, ningún marisco, ningún molusco. La forma, la textura, el olor de los frutos de mar me arrastra velozmente, como por un tobogán acuático, a las profundidades de la náusea. Lo que no debería significar un problema mayor: soy argentino, y ahí están, disponibles, listas para ser hervidas, asadas, fritas o cocinadas en sus múltiples formas, cualquiera de las 50.000 vacas que se faenan en mi país a diario, para regocijo de mi estómago y el de mis compatriotas. Los "noqueadores" las liquidan en apenas un segundo, de una manera limpia y sin sufrimientos, con una pistola neumática igualita a la que utiliza Javier Bardem en la película de los hermanos Cohen.

No debería ser un problema pero lo es, y no sólo por la falta de omega 3 en mi organismo y la amenaza incipiente del colesterol, sino porque desde hace unos meses vivo en Barcelona, muy lejos de las variadas posibilidades cárnicas que ofrece mi patria. Además, siempre están los prejuicios y los complejos. ¿Cómo una persona adulta, racional y que se pretende progresista puede negarse a los placeres que ofrecen a nuestro sistema nervioso central los frutos de mar?

Hace algunos años encontré una respuesta a mi medida en un libro titulado El vientre de los filósofos. Allí, Michel Onfray hacía un recorrido por la dieta de algunos pensadores, desde la antigüedad hasta los tiempos contemporáneos, y en el capítulo dedicado a Jean-Paul Sartre (uno de mis filósofos de cabecera) hallé, sorprendido, a mi gemelo gastronómico. Sartre había rechazado siempre todo alimento surgido del inframundo acuático por las mismas razones que yo. Así, por largo tiempo, tuve un recurso de autoridad indiscutible para darles aura a mis argumentaciones. Hasta que comencé a salir con una psicoanalista.

Y cuando llegó la hora de responder a la consabida pregunta acerca de por qué no comía ni comeré nunca pescado, me miró de soslayo y me dijo si nunca me había puesto a pensar en la relación que existe entre el aroma de los frutos marinos y el del sexo femenino. Y todos mis fantasmas se hicieron presentes en fila, riéndose a carcajadas de mis peregrinas argumentaciones alimentarias. Algún tiempo después me separé.
Pero la pregunta quedó instalada ahí, para siempre.

Coméme, laméme, mordéme, chupáme, sorbéme, tragáme, gustáme: la relación entre sexo y comida está allí, imbricada en el lenguaje, en la piel de las palabras. Y yo no la había visto, o no quería verla. Claro que recordaba la escena del hielo en la que Mickey Rourke recorría el cuerpo en apogeo de Kim Bassinger, o la incursión en los bajos fondos de Marlon Brando por parte de una María Schneider munida de una porción de mantequilla en Último tango en París. También me acuerdo de la pareja de freaks formada por Vincent Gallo y Beatrice Dalle, a quienes Claire Denis puso a fornicar y a comerse -literalmente- en una película debidamente perturbadora llamada Sangre caníbal. Pero no es al canibalismo sexual (por otra parte, una actividad bastante extendida en el reino animal, donde casi siempre es la mujer la que engulle al hombre durante la cópula), estimo, adonde el lector quiere llegar al leer este artículo, y lo bien que hace. Sino a las razones que nos llevan a comparar el acto de comer con el de amar carnalmente -otra vez el lenguaje y sus piruetas-. Aunque sepamos que lo que Eva le ofreció a Adán del árbol prohibido no fue precisamente una manzana.

Y a pesar de que mis escarceos sexuales adolescentes que pretendieron incluir algún soporte alimenticio nunca terminaron bien: las bananas parecen útiles a simple vista, pero no lo son; el chocolate se derrite al entrar en contacto con las profundidades del cuerpo humano; el helado, además de erizar la piel, suele dejar la ropa de cama como si en la habitación hubiera sucedido la Masacre de Texas, y no un encuentro amoroso. Igualmente, allá vamos.

Engullir y revolcarse, estaremos todos de acuerdo, son las actividades vitales más placenteras que podemos encontrar en el supermercado de la vida (salvo para algún amigo que conozco, que bien podría contarse entre los bonobos, esa especie de chimpancé que antepone la actividad sexual a todo, incluso la comida). Hay otras, claro: conversar, leer, viajar, escuchar música. Pero intente el método comparativo y oblíguese a elegir alguna de ellas por encima de las dos primeras. ¿Vio? La misma información la manejan desde siempre los que hacen mejores negocios que nosotros, y es por eso por lo que la pornografía y la gastronomía son industrias que nunca verán el ocaso. Si no me cree, mire cómo les va en la actualidad a las editoriales, o a las empresas discográficas.

Para comer, y para agasajar a nuestras parejas, utilizamos, antes de llegar a la genitalidad (que sería como masticar y tragar, en el resbaloso terreno de las analogías), las mismas herramientas técnicas: las manos, la boca, la lengua. Las dos son, además de aventuras físicas, experiencias olfativas y gustativas. Los japoneses, que en el asunto de diseñar nuevas estrategias de consumo están siempre a la vanguardia, no se anduvieron con vueltas, sumaron dos más dos, e inventaron el Nyotaimori. ¿De qué se trata? Cada tanto aparece en una película, o en alguna revista: en lugar de poner la mesa como Dios manda, los aficionados al Nyotaimori concurren -casi siempre en grupo- a lugares donde la comida se sirve directamente sobre el cuerpo de efebos y doncellas desnudas, cubiertos únicamente por trozos de pescado, algas y piezas alimenticias varias. A medida que los participantes van saciando uno de sus apetitos, el otro se despereza. No está mal. El problema es que nunca nadie nos muestra qué es lo que realmente sucede con esos apetecibles cuerpecillos a la hora de los postres.

Es el momento de enfrentar uno de los mitos centrales de la materia que nos ocupa: la comida afrodisíaca. Esos alimentos que, se supone, tienen la virtud de incrementar la libido o el deseo sexual, y depararnos noches de lujuria que ya envidiarían Lawrence de Arabia o John Holmes. Dicen que los egipcios, entre pirámide y pirámide, y los griegos, entre representaciones dramáticas y juegos olímpicos, dejaron registros de sus orgías sexuales y alimentarias, que incluían especias, tubérculos y vegetales que han llegado hasta nuestros días con buena fama: el azafrán, la pimienta, la nuez moscada, el jengibre, el ajo, el rábano y la cebolla. En el Kama Sutra, ese libro famoso que muchos cobijan en sus bibliotecas pero pocos leen (nada más incómodo que ponerse a pasar las páginas en medio del acto amoroso), se hace también referencia a elíxires energéticos como la miel y la leche. ¿Pero existen en verdad estudios que demuestren la efectividad de alguno de estos ingredientes? Por desgracia, se trata más de una leyenda que de algo científicamente demostrable. Copiaré aquí sólo algunos de los casos más curiosos, y sus aparentes propiedades, por si alguien arde en el deseo de experimentar después de leer este artículo, pero no me hago responsable de los efectos secundarios que puedan aparecer por semejantes prácticas.

Los benditos frutos de mar son mencionados en cualquier vademécum erótico que se precie. Mariscos y moluscos, el caviar y los caracoles figuran en alguno de los tantos listados que andan dando vueltas por Internet. La nuez, dicen los que saben, las almendras y las pasas de uva lograrían retrasar la eyaculación en el caso de los hombres (aunque existen elementos más confiables para tales fines: otro amigo acaba de regalarme unos preservativos que se venden en cualquier farmacia y que contienen una crema que, me aseguró, hace milagros). Y desde la explosión de la New Age y las medicinas alternativas venimos escuchando hablar de las múltiples propiedades del ginseng, que parece curarlo todo. ¿Tiene gripe, viruela? Ginseng. ¿Se cortó un dedo? Ginseng. ¿Se rompió un brazo, una pierna, tiene la libido por el sótano? Ya saben. Pero cuidado: hace ya más de una década larga, en una de las primeras entrevistas que hice, una actriz argentina que ostentó por años el rótulo de la mujer más deseada de mi país, me habló de una primera cita que se vio completamente frustrada porque su partenaire había decidido embutirse un frasco entero de ginseng para estar a la altura de las circunstancias, y sólo logró inclinarse al nivel del lavabo, pero para vomitar durante toda la noche.

Si me preguntan qué es lo que yo prefiero para una noche de comida, amor y sexo, me basta con el alimento necesario para alcanzar el reservorio calórico que demandan tales menesteres. Recomiendo evitar carnes y frituras, que obligan a una digestión lenta. Alguna ensalada de verdes, almendras, queso, pimienta y olivas no sólo resulta adecuada, sino que nos permite ser sofisticados y saludables por un precio módico. Por lo general, la bebida es la que funcionará como el desinhibidor necesario: recomiendo un vino tinto suave. Comida por un lado, sexo del otro. Todo muy bonito, dirá el lector.

¿Pero qué hay del trauma irresuelto del pescado y su relación con el sexo femenino? Decía mi pareja, la psicoanalista, antes de condenarme a quedar rígido en la duda eterna como la escultura de Rodin, que la dificultad para ingerir frutos de mar es el hábito alimentario más difícil de superar en adultos. Gracias de nuevo. Pero no pierdo las esperanzas. Hay cosas más extrañas.

Tengo otro amigo más (sí, el tercero) al que le fascina sumergirse (entiéndase: enterrar su rostro) en el cuerpo de su mujer cuando está en esos días. Ustedes saben, en esos. Y lo disfruta tanto que es capaz de contármelo, a pesar de mis muecas de horror. No estoy hecho para esos desafíos. Pero todos tenemos un precio. Dejemos el laconismo, hagamos un poco de terapia conductista, y supongamos que Keira Knightley (o Natalie Portman, o Sienna Miller), harta de los paparazzi, deciden pasar a la clandestinidad y montan una tienda de pescados a pocas cuadras de mi casa actual, en el Mercado de la Boquería. Ante la sola pregunta sobre qué voy a llevar, sería perfectamente capaz de tragarme un pulpo vivo, para luego revolcarme con ella en el fondo del local sobre un lecho de ostras, mejillones y langostinos, embriagados los dos de esos aromas sofocantes, y estampar mi cara donde haya que hacerlo, el día del mes que marque el calendario. Como podrán ver, ganas de superar mis fobias no me faltan. Lo que escasean son las voluntarias.



(Maximiliano Tomas, Casa Editorial El Tiempo, Colombia)

DE BEBISTRAJOS Y REFACCIONES



UNA “HOUR” MUY “HAPPY”

* Karla Berndt

Como es sabido, el Hotel Kennedy, de cinco estrellas ubicado en un moderno edificio de 133 habitaciones, cuenta con un renombrado restaurante, el Aquarium. Sin embargo, su Bar Brandy igualmente se ha convertido en un lugar muy recurrido. Y eso tiene su razón…

La semana pasada disfruté junto con un grupo de amigos de una velada feliz y sabrosa en un entorno seguro y confortable. Hay diferentes ambientes (también para fumadores) donde probamos tragos perfectamente preparados y la oferta de un amplio buffet con snacks, tapas y dulces. Destacaron este día unos crujientes fritos de pescado, un excelente roastbeef, mini-quiches y empanaditas de queso, todo acompañado de diferentes salsas, así como una cremosa tortilla de choricillos y jamón. Música en vivo de fondo: la destacable voz de la alemana Nadine Frost fue un aporte agradable a este ambiente de relajo vespertino.

¡Muy recomendable este “Hour” muy “Happy” en el Brandy del Hotel Kennedy!
De lunes a sábado, 18:00 a 21:00 hrs. Incluye dos tragos por el precio de uno y buffet libre por $9.000.

Hotel Kennedy
Tel: (56 2) 290 8100; www.hotelkennedy.cl
Av. Presidente Kennedy 4570, Vitacura, Santiago

*Karla Berndt es cronista gastronómica e integrante del Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile. Nacida en Alemania, reside hace 22 años en Chile y actualmente es Gerente de Comunicaciones de la Cámara Alemana de Comercio, Camchal. Su afinidad con la gastronomía la plasmó en el primer y único libro de cocina chilena escrito en idioma alemán y editado en su país de origen “Die chilenische Küche”. Sus periódicas crónicas se pueden leer (en español) en el sitio www.camchal.cl y en su columna “De bebistrajos y refacciones” en Lobby.

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

ESTEBAN CABEZAS
(Wikén)
(22 abril) GABRIELA (Alameda 227, Santiago Centro, fono 638 6643): “Gabriela abre al almuerzo, y en verdad es un remanso en mitad de la Alameda. Las mesas que optaron por un pollo al coñac se veían felices. Buen punto, para el impaciente que no quiera esperar a que el resto de las cosas mejore.” “En este caso, pidiendo a la carta, fue una hora y media de almuerzo. Tres mozos distintos se acercaron a tomar el pedido, hasta que decantaron en uno solo. Para picar, unos choritos al pisco en olla de greda ($6.900), ricos y picantosos, con caldito para cucharear. Pero, no había dónde dejar las conchas ("ahí mismo, en la tabla donde está la olla" sugirió el mozo), hubo que pedir un par de platos y, una sugerencia: no vendría mal que ofrezcan un aguamanil para remojar los dedos después.” “En resumen, les falta nervio. El resto, ya casi lo tienen.”

SOLEDAD MARTÍNEZ (Wikén)
(22 abril) RENATO (Rodríguez 473, Valparaíso, fono 32 – 259 4922): “. Por justificada precaución pedimos sólo platos de fondo: costillar ($5.200) y pernil ($5.900) de cerdo. El primero, aunque anunciado al horno, parecía cocido y traía una salsa sabrosa y harto puré, que mejoró agregándole un poco del ají colorado puesto para untar el pan. El segundo, "a lo pobre", de carne tierna pero con una cantidad desproporcionada de cuero y grasa, con la consabida compañía de papas de corte largo, escasamente fritas al igual que la cebolla, y el clásico par de huevos. Sin embargo, vi pasar unos pescados cuya fritura parecía mejor y, además de la breve lista de platos, se ofrecen varios sándwiches tradicionales, como el chacarero y otros similares.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(22 abril) TUNA PALACE (Av. Américo Vespucio 1011, Vitacura, fono 954 0400): “Se puede pedir un atún rojo sellado ($4.490), o un ceviche mixto sobre una hoja de repollo morado, acompañado por wasabi y láminas de jengibre encurtido ($3.490), como si de sushi se tratara. O el Tuna Palace, similar pero más contundente ($6.490). La calidad alcanza incluso a los postres, con unos pasteles de mil hojas que se deshacen en boca y son el epílogo perfecto para estos refinados bocados marinos. Y, por cierto los vinos disponibles prometen gratas alianzas.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(23 abril) 2920 GRILL (Luz 2920, Las Condes, fono 381 5500): “El 2920 es un grill estiloso, con mucha madera, ladrillo y frondosas plantas. Para comenzar, una panera con todo tipo de panes y fugazza, acompañada de mantequilla, pebre y un paté delicioso. Luego, una ensalada de la casa con rúcula, berenjenas, zapallitos italianos, prosciutto y tomates encurtidos. Buen aderezo. De plato fuerte, la especialidad de la casa: unas tablas de madera con una plancha metálica al centro, donde se dispone del corte de carne y pescado que se desee.” “Las mollejas solicitadas vinieron en el punto pedido, aunque resultaron demasiado delgadas y sin mucho sabor. Los acompañamientos eran un poco desilusionantes. Nada como para devorarlo. Unas verduras cocidas insípidas, algo de palmitos y unos granos de choclo con merkén, innecesariamente picantes. El postre, un pastel de limón, totalmente olvidable. Habrá que darle una segunda oportunidad.”

DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(23 abril) DANUBIO AZUL (Reyes Lavalle 3240, Las Condes, fono 234 4688): “A toda su habitual oferta marina, nutrida, colorida y con precisos toques chino-americanos, el Palacio Danubio Azul, ya todo un clásico, marca la temporada con una oferta que nada sabe de carnes. Entre un fabuloso Omelette de congrio y unos sabrosos -aunque incómodos- Wraps de verduras, aparece el Mero al vapor ($ 7.100), un corte generoso y de exquisita grasa que se distingue por ser fino en su cocción y potente en su sabor. Delicado y naif al principio, pero rebelde y de mucho carácter después, ya que lleva una mezcla -de último minuto- de aceite y soya sacada del wok, la que le entrega una nota de humo, exquisita e intensa, llena de relieves y estímulos. El yin y el yang de los dos mundos y estilos que representa.”