de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 27 de enero de 2015

REVISTA LOBBY

REVISTA LOBBY Año XXVII
ESPECIALES  DE VERANO / 29 de enero al 4 de febrero 2015

-         2014 gastronómico en doce pasos /
     -         Crónicas y críticas de la prensa gastronómica /

MIS APUNTES GASTRONÓMICOS

2014 GASTRONÓMICO EN DOCE PASOS

¿Cuál fue el mejor restaurante del 2014? ¿Y el mejor bar? ¿Cuál fue su comida más memorable? ¿Probó algo en un food truck? ¿Descubrió un buen café o un nuevo lugar para almorzar? ¿Exploró una zona nueva? Tal vez alguno de los lugares que acaba de pensar coincida con lo que a los que me parecieron los más interesantes de este año. O no. Ya sabemos que toda lista es arbitraria y subjetiva, un recorte personalísimo (por eso me gusta tanto). Por todo esto decidí hacer un balance. La gastronomía 2014 resumida en doce tiempos. Acá van:

MANTEL LARGO

A pesar de que un centenar de restaurantes cumplen con los estándares para estar en este pequeño listado, cuatro de ellos tuvieron una destacada labor durante el año que recién pasó. AMBROSÍA, de la chef Carolina Bazán es el primero de ellos ya que luego de un paréntesis y cambio de comuna (del centro a una calle perdida en Las Condes, logró posicionarse entre los mejores restaurantes del país. Nuestra segunda posición es para el ESTRÓ del hotel Ritz Carlton ya que su chef, el mexicano Marco Rivas, logró darle sello propio a una cocina vanguardista y de gran calidad. Tampoco podemos dejar de lado la cocina chilena de mantel largo, que de la mano de Axel Manríquez ha logrado mantener en alto nuestra cocina criolla contemporánea en el BRISTOL, el comedor de uno de los hoteles más tradicionales de la capital. En las antípodas, no podemos dejar de nombrar al OSAKA, encabezado por Ciro Watanabe y sus cuchillos que dejan en alto la fusión japo-peruana en uno de los comedores del hotel W de la capital.

SIN MANTEL

EL BARRIO, la nueva propuesta de Christopher Carpentier, cumplió su objetivo de cautivar toda una socialité que se entretiene con la comida casual y de calidad probada. Un buen lugar para ver y ser visto durante todo el año. Por su parte, el trabajo que hizo el chef Rolando Ortega en el céntrico SALVADOR, donde cada día entrega platos diferentes a un precio significativamente económico. Le gusta que le digan que su cocina es de guerrilla, ya que ocupa materia prima fresca y sub productos cárneos. Otro restaurante que brilló el 2014 fue el CARRER NOU, lugar donde Amalia Pesutic cautivó a sus clientes con sus recetas catalanas que ya son parte de nuestras tradiciones.

BARRIOS

A la consolidación -y consagración- de los barrios LASTARRIA y PLAZA ÑUÑOA, aparecen prometedores los nuevos restaurantes y cafeterías que están conformando el barrio ITALIA, en el sector antiguo de la comuna de Providencia. Ahí y junto a tiendas de diseño, mueblerías, moda alternativa y una nueva población joven, nace la dinámica de una gastronomía que de a poco está elevando sus proyecciones. Un barrio que no dudamos dará que hablar bastante este 2015.

CAFÉ

Generalmente la prensa alaba y recomienda una serie de cafeterías que, por muy bueno que sea el café que ofrecen, siempre caen en la tentación –o necesidad- de ofrecer almuerzo a sus clientes, perdiendo así la especialidad del local. De las escasas cafeterías que sólo ofrecen este brebaje (incluido el té), agradecemos en estas líneas a LAVAZZA EXPRESSION y JUAN VALDES, por continuar la línea que impuso en nuestro país el ya veterano CAFÉ HAITÍ.

SÁNGUCHES

Entre dos rebanadas de pan la vida es bastante más entretenida y así lo pensaron decenas de empresarios para instalar sus propias sangucherías en la capital. Brillaron el 2014 y esperan seguir la misma senda las hamburguesas de UNCLE FLETCH, las de prieta o garbanzos –estilo vegetariano- de JOSÉ RAMON 277 y las de carne cocinada por horas de MISS LUCY. Tres ejemplos del explosivo desarrollo de esta variedad de comida casual.

DE COPAS

Si bien es cierto que la cerveza es la favorita de los chilenos y que el vino le sigue –muy por detrás- sus pasos, el 2014 fue la partida para la consolidación del gintonic como una de las mejores especialidades cocteleras. Ayudó bastante el ingreso de nuevas aguas tónicas (Fever Tree y la 1724), además de nuevas variedades de gin y de ginebra. Por su parte, el bar DOMA se hizo célebre por sus correctas elaboraciones. Otros destacados del año son el FLAMINGO, el bar del hotel RITZ CARLTON y el célebre CATEDRAL.  

NUEVA MANADA

El mercado está difícil y esto se nota ya que estos últimos años no hemos tenido la suerte de conocer nuevos chefs y sus cocinas. A decir verdad los nuevos cocineros que se integraron a la escena gastronómica nacional no brillaron ni se destacaron. Pocos nombres novedosos hay en escena y dentro de ellos podemos destacar a Ignacio Ovalle, actual chef del ÓPERA; Angelo Polloni del CASCARRABIA; Juan Morales, del nuevo D.O de Lo Barnechea y Diego Prado, actualmente en España. El resto de los que triunfan actualmente, todos los conocemos.

TIENDAS GASTRONÓMICAS

Si el mercado de los restaurantes tiene poco que mostrar, el de las tiendas de productos gastronómicos tuvo el 2014 un tremendo éxito, tanto, que la periodista especializada Consuelo Goeppinger escribió la guía “Donde?”, una selección de locales que venden especialidades culinarias. Aun así podemos destacar a COQUINARIA, un mercado de productos del mundo, que ya abrió su tercer local en La Dehesa y CARLO COCINA, tienda de delicatesen nacionales. Ambos locales, siguiendo la línea de los grandes establecimientos internacionales como Dean & DeLuca, Eataly o Peck, disponen de un comedor para degustar sus propias preparaciones.

FERIAS

Aceitunas, aceite de oliva, merquén, quesos, embutidos, delantales de cocina y mermeladas se repiten una y otra vez en la decena de ferias gastronómicas que se viven a lo largo de Chile. Y el 2014 no podía ser una excepción. Eximo en este listado a ÑAM, concebida como un encuentro gastronómico de nivel internacional y el MERCADO PAULA, que inició el boom de las ferias familiares gastronómicas. El resto… aceitunas, aceite de oliva, merquén, quesos, embutidos, delantales de cocina y mermeladas.

COMIDA CALLEJERA

La moda de los Food Trucks, tan popular en las películas americanas, llegó a Chile hace algún tiempo pero no ha podido prosperar debido a las dificultades que ponen para su puesta en marcha las municipalidades del país. Hay algunos camiones (vans o kombis) que se ven esporádicamente en algunas ferias o en un par de comunas un poco más liberales con este tema. Pero a ciencia cierta, el negocio no ha prosperado lo suficiente como para ser una alternativa válida en el mercado gastronómico. Por otra parte, son millones los que logran vender los negocios ambulantes (sopaipillas y mote con huesillos tienen un trato estatal diferente), donde se pueden observar desde hamburguesas de soya hasta sushi de cuneta. Este es un mercado de largo aliento, aun no normado y con buenas expectativas. Por el momento, seguimos en el subdesarrollo callejero gastronómico.

PICADAS

Pareciera que las “picadas” están en vías de desaparición. “los números no dan” esgrimen los empresarios ya que cada día deben lidiar con un sinfín de problemas, aumentos de precios, impuestos y un cuantuay. Pero como aún queda patria, es su deber conocer los comedores del mercado TIRSO DE MOLINA, a un costado de la Estación Mapocho. Allí se sorprenderá con la variedad y calidad de sus comidas, principalmente latinas, donde puede comer a un precio realmente sorprendente.

SIEMPRE COPADOS

Para finalizar, no hablaremos de los restaurantes que se repletan los fines de semana ya que la gracia es estar permanentemente repletos e incluso con lista de espera. De lunes a domingo sin parar y no podemos decir que son pequeños, al contrario, en ellos pueden comer simultáneamente más de doscientos clientes. El TIRAMISU es uno de ellos, BACO, GIRATORIO, LOS BUENOS MUCHACHOS y el CATEDRAL están entre los preferidos. Palmas también merecen LA MAR, DON PEYO, ANA MARÍA, ELADIO y el LIGURIA. El resto… mira desde las tribunas.

BUENOS PALADARES


CRONICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

MUJER
PILAR HURTADO
(ENERO) SANTA PIZZA (Orrego Luco 066, Providencia / 2 2361 0470): “Mientras tomábamos nuestros ricos jugos de la casa -piña con coco y iced tea de durazno y limón- llegó un pan esponjoso y rico con tapenade (pasta de aceitunas y anchoas) y aceite de oliva. Pedimos una ensalada piamontesa, de hojas verdes, espárragos arrebozados en harina de tempura, quínoa, pimentón, alcachofa, tomates secos, champiñones salteados y aderezo de balsámico; estaba muy sabrosa y bien aliñada, aunque en cantidad nos pareció pequeña para su precio ($6.900). Entre las pizzas, elegimos la Dominga, con hojas de rúcula, ricota, mozzarella fior di late, tomates secos y pesto, con masa de harina blanca (aunque la carta ofrece también la opción integral). Hace tiempo que no probaba una pizza tan rica, buenísima la masa, delgada, y justa la combinación de ingredientes; nos encantó. En la carta, las pizzas están divididas en vegetarianas, marinas -todas con camarones- y de vacuno y cerdo.” “En suma, una muy buena experiencia como para repetirla.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(ENERO) MAPRAO THAI (Manuel Montt 784 local 8, Providencia / 2 2811 0980): “Su oferta es para servirse o para llevar, con una carta que pide escoger los ingredientes que irán en cada plato, por un precio de $4.900 (también hay wraps a $2.400 y unos pares de brochetas a $2.000).” “Después de pedir, una espera algo larga. Más de veinte minutos, sentados en unas mesitas en el exterior (hay otras en un segundo piso). Había más gente esperando no muy feliz, hasta que llegaron los pedidos. Con bebidas (no tienen patente de alcohol aún), un pad thai en su punto de sabor y cocción. Se pidió con picante bajo y pollo. Y, al igual que los otros platos, vino servido en un envase de cartón, de esos para llevar. Los cubiertos, de plástico.” “En resumen, buen sabor en general. Con los currys, ojalá cambien de formato (aunque el otro debe ser más molesto para el delivery). Y ojalá también, consideren que si alguien opta por un local de estas características, es para que la food llegue más fast, señores.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(ENERO) CLUB ALEMAN WASSERMUHLE (Camino a Ensenada km. 21,5, Puerto Varas /65-330140): “No se trata del interés comercial, naturalmente, sino del interés por cocinar, por hacer las cosas bien, por ofrecer un buen servicio en un ambiente acogedor y agradable, por aprender. Es con este interés que nos encontramos, para satisfacción nuestra, en el restorán del Club Alemán Wassermuhle (molino de agua), de Puerto Varas.” “El estilo alemán, presente en varios platos de carnes "especialidad de la casa" (en la carta figuran con el añadido Wassermuhle), consiste en el acompañamiento de papas, puré de manzanas y repollo morado. Se trata, ciertamente, de cosas que traen a la memoria la cocina alemana, pero en Alemania se exhibe una gran creatividad en la presentación de esta triple combinación, que nos hubiera gustado ver también aquí (ah, esas enormes y esponjosas albóndigas de papas que absorbían la salsa, que comimos en cierto restorán de Alemania...)”. “Razonable carta de vinos. Buen servicio. Fácil estacionamiento. Precioso lugar.”

EL MOSTRADOR
CARLOS REYES
(ENERO) LAS CABRAS (Luis Thayer Ojeda 0166, Providencia): ““Este nuevo local del nuevo centro de Santiago existe lo necesario para sostener cualquier fuente de soda: una barra con pisos empotrados, sillones dobles mirando a una pequeña mesa, barra de schop, neones (“comida rica”, dice), espejos para ilusionarse con más espacio, servilletas de papel duro y todas las ganas de ser la versión criolla del dinner gringo de las películas, pero tan chilenizado como el completo. En estos tiempos de congelados masivos y radicales, la comida hecha con las manos, casi a la minuta y con producto fresco, se hace valer. La Palta Reina ($ 3.800) atrae por el fruto fresco, el relleno generoso de pollo picado fino, pero sobre todo por la enjundia de la mayonesa de la casa embadurnando las abundantes hojas verdes y el medio huevo duro que complementan esa entrada. En el sabor del Crudo ($ 6.000) se adivina un aderezo parecido, moderado por los cortes de cebolla y cilantro. No es el cebiche de carne que suele aparecer en otros sitios, cosa que se agradece, sobre todo si la carne está cortada a cuchillo.” “En sí el desafío de Las Cabras partirá cuando se vayan los adictos a la novedad y quede el transeúnte diario. Ahí va aparecer la fuente de soda real y la integración al “centro social” de Providencia. Como va, está bien perfilada.”

martes, 20 de enero de 2015

REVISTA LOBBY


REVISTA LOBBY Año XXVII
ESPECIALES  DE VERANO / 22 al 28 de enero 2015

-         Un tributo al Savinya
-         La generación Y en la cocina
-         Crónicas y críticas de la prensa gastronómica /

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


 
UN TRIBUTO AL SAVINYA
En el casino de Viña dejaron de apostar por la gastronomía

Fueron los primeros que se atrevieron. Y eso tiene su gracia. Corría el año 2002 cuando se inauguraba el Hotel del Mar y anunciaban que el chef italiano Gionata Nardone se haría cargo del Savinya. Era la primera vez que un restaurante de región intentaría poner la gastronomía en un sitial para placer, en este caso, de los turistas y viñamarinos que irían a este nuevo establecimiento.

La historia posterior es conocida. Su éxito fue inmediato y el Savinya logró el año 2005 convertirse, según el Círculo de Cronistas Gastronómicos, en el mejor establecimiento de regiones. En Viña, Enjoy había apostado. Y había ganado.

Inalterable en su calidad, el Savinya continuó cosechando clientes y aplausos. Elegante y fino, fue la carta gastronómica de Viña del Mar y por ello tuvo un público cautivo que lo premió con variadas visitas. Era una carta cara, pero buena y segura. La gente de Enjoy apostó por la calidad de su restaurante estrella. Sin embargo, en Enjoy pensaron que su negocio eran las apuestas y comenzaron a dejar de lado el lado gastronómico.

Se fue el 2014 y también el Savinya. Una sucursal de SantaBrasa es ahora el comedor principal del Casino de Viña y del Hotel del Mar. No tengo nada en contra de este gran restaurante de carnes, pero me duele la pérdida de un buen establecimiento. En los  hoteles, y bien lo saben sus propietarios y/o administradores, el negocio de los alimentos no es su fuerte, pero aun así conservan tremendos restaurantes ya que les otorga un prestigio permanente. En este caso no sucedió así y de un día para otro el Savinya se convirtió en un SantaBrasa. No era lo que esperábamos ni lo que imaginábamos. Por ello, en esta edición le entregamos un tributo a un restaurante de regiones que hace 14 años decidió abrir un lugar que nunca debió cerrar. Un tributo a los que engrandecieron el lugar, como sus gerentes, chefs y equipo de sala. Fueron buenos años que ya terminaron. (JAE)

MIS APUNTES


LA GENERACIÓN “Y” EN LA COCINA

 La Generación Y, también conocida como Generación del Milenio o Millennials es la cohorte demográfica que sigue a la Generación X. No hay fechas precisas sobre cuándo comienza y termina la Generación Y. Sus fechas de nacimiento van desde 1980 hasta 2004

Partamos de cero. Una columna de opinión debe darle al lector las pistas necesarias para saber quién les escribe y si deben tenerme algo de credibilidad, ya que con el advenimiento de los blogs y las redes sociales, cualquiera se las da de profesional en cualquier materia. Por ahí he leído que bebieron un chardonnay de Pérez Cruz que es un poema… cuando esa bodega no elabora blancos. En fin. En esto de la gastronomía y los vinos hay mucho paño que cortar y a pesar de que nuestro Chile es pequeñísimo, no faltan los abrazos con puñales en la espalda.

En este pequeño mundo de verdades y mentiras, la moda gastronómica no se queda atrás. Cada día que pasa, la influencia extranjera es más valorada por nuestros cocineros y muchos de ellos no disimulan el orgullo de haber trabajado pelando papas en algún restaurante español o francés de respeto: “Trabajé tres semanas con Santi Santamaría”, es una carta de presentación que aún no pierde vigencia en nuestro terruño.

A pesar de que aún existen estos vendedores de ilusiones que nos maravillaron alguna vez con humo glacial, deconstrucciones y birlibirloques varios, están apareciendo semillas de algunos cocineros que van tras el rescate de nuestro producto. Cocineros de una generación que le da más importancia a su carrera personal por encima de su carrera laboral; que desean estar en contacto con nuestras raíces más que con los vaivenes de la moda gastronómica mundial. La gracia es que conociendo las técnicas, las aplican con su propia personalidad, algo que los podría convertir en verdaderos cocineros.

Los hay repartidos por todo Chile, nuevas caras como las de Diego Prado, un cocinero irreverente que actualmente está en España haciendo clases en el Basque Culinary Center;  Pedro Salazar, que hace poco trabajaba feliz recogiendo y cocinando morchelas y setas de los bosques sureños para la felicidad de los pasajeros y clientes del hotel Valle Corralco, en las cercanías de Temuco y hoy es un contento emprendedor de comida callejera en Pucón con su food truck (por así decirlo); o Nicolás Gárate, que a sus 23 años ya tiene un nombre tras ganar varios concursos gastronómicos, entre otros de sus méritos.  Esta nueva generación no busca la plata ganada fácilmente como medio para ser felices. Ellos manejan muy bien el presente, no les interesa mucho el pasado y se despreocupan por el futuro. Esta generación de intercambio pronto estará en nuestras cocinas y restaurantes.

Al menos, yo creo en ellos. Aún son pocos y esperamos muchos más. Ojala sea una verdadera generación de recambio. (JAE)

BUENOS PALADARES

CRONICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

QUÉ PASA
DANIEL GREVE
(ENERO) LA COSTANERA (Nueva Costanera 3832, local 2, Vitacura. 2 2228 4668): “La Costanera ofrece distintos tipos de ostras de alta calidad con la mínima intervención -con vinagreta de chalotas y limón de Pica, a $6.900 la docena- o preparadas, como unas Ostras gratinadas con salsa holandesa -a $7.900 la docena, parecidas a las Rockefeller-. La terraza es una de las mejores de la cuadra y la cocina ofrece  además diferentes cebiches y tiraditos; un excelente Tataki de atún ($6.900) con sorbete de maracuyá y jengibre; y algunos guiños carnívoros, como una Carrillera deshuesada con camote ($9.800) y una hamburguesa con tocino y huevo frito ($8.900). El proyecto sufre un traspié con su oferta de vinos, poco atractiva y con un solo tipo de espumoso por copa. ¡Uno! Para un bar de ostras es una traición a su esencia. Resuelto eso, La Costanera tendrá todo para cultivar un nuevo concepto que ya le pertenece.”

MUJER
PILAR HURTADO
(ENERO) BAJO EL NOGAL (Luis Pasteur 5774, Vitacura. 2 2219 0399): “Sentadas en la terraza delantera, en plena calle Luis Pasteur, revisamos la carta, que ofrece ensaladas, sándwiches, pastelería y cafetería con opciones sanas como leche de almendras o de arroz; las limonadas y el té se hacen con agua filtrada y el milkshake con fruta natural, aunque la carta en sí no es vegetariana. Hay un menú cuyo plato principal era corvina a la plancha con puré rústico. Nosotras pedimos una ensalada Emma, de hojas verdes con tomate, queso de cabra, pastrami y alcaparras, aliñada con limoneta (hubo que pedir que la trajeran pues no llegó en primera instancia); estaba bastante fresca y rica. Yo pedí un wrap del huerto, tortilla de trigo rellena con berenjena, zapallito, tomate, champiñones y espárragos salteados que en la carta decía con salsa ranchera o crema ácida. Llegó con un rico guacamole pero sin advertencia del cambio; estaba buena la combinación de ingredientes. Para terminar, quisimos compartir algo dulce y pedimos un key lime pie, que según recordábamos trae harto relleno de crema de limón, pero llegó una suerte de kuchen con bastante masa y poquito limón.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(ENERO) HANSOBAN (Río de Janeiro 248, Recoleta.  2 2735 9354): “¡Qué sabrosa y sanita es la cocina coreana! Con harto brote, poca fritura y sabores intensos que pueden hasta prender un incendio en la boca. Por lo mismo, hay que apertrecharse con unas cuantas cervezas y aguas antes de atacar. Para no espantarse y arrancar del prejuicio, cerca de un tercio de la carta o menos es de corte picante. Y la mayoría de los platos para compartir -usualmente los de carnes- vienen en cortes que facilitan la rápida preparación (por ejemplo, el asado de tira en láminas). Por lo mismo es importante destacar que las "parrilladas" coreanas son popularísimas en otros países, lo que no ha ocurrido en Chile, aunque seamos devotos carnívoros. Todo un enigma.

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(ENERO) ONCES BELLAVISTA (Camino a Ensenada Km 34, Puerto Varas (45) 2 441617): “Unas "onces completas" ($9.000) incluyen 4 rebanadas de pan por persona, mantequilla, pastas de huevo duro y de salmón, salsa tártara, queso, salame, quesillo, 2 tipos de mermelada, torta, kuchen, más té o café con leche.” “No es, realmente, para tomar "entre almuerzo y comida". Por eso, puede Ud. optar por acompañar su té o café con una buena torta Cielo, de manjar y crema; kuchen de nuez o torta de nuez; torta de merengue, crema, frambuesas y bizcocho de chocolate; aromático kuchen de murta con crema pastelera; streusel de frambuesa y otras variedades, todas a $2.000 la tajada generosa. El té, ay, es solo en bolsitas. La atención, correcta. El estacionamiento, amplio. La verdad es que, aunque las viandas son buenas, lo mejor es la vista (de día claro, naturalmente). El paseo hasta el lugar es espléndido.

 

 

martes, 13 de enero de 2015

REVISTA LOBBY


REVISTA LOBBY Año XXVII
ESPECIALES  DE VERANO / 15 al 21 de enero 2015

- Restaurantes innovadores
- Ópera
- Crónicas y criticas de la prensa gastronómica

GASTRONOMÍA


DIEZ RESTAURANTES QUE INNOVARON
LA GASTRONOMÍA EN LA CAPITAL

No son nuevos –tampoco viejos- pero llegaron un día a remover las estructuras de las cocinas de la capital. Hay un antes y un después luego del éxito que lograron estos restaurantes que, cada uno en su estilo, lograron cambiar las costumbres gastronómicas de la población. Desprejuiciados, sensibles, democráticos, únicos, rebeldes, finos, místicos e incluso antisistémicos son adjetivos que permiten descifrar la filosofía de estos restaurantes que lograron destacarse y revolucionar sus cocinas en beneficio de clientes y turistas, como este listado de comedores que removieron las estructuras de la gastronomía en nuestro país durante los primeros años de este XXI. (JAE)

MAJESTIC

La cocina india, esa de curries, tandoori, lentejas, verduras, aromas, colores y sabores inusuales, llenó de lujuria una esquina del centro de Santiago y se convirtió en el más efectivo estimulante para las parejas de enamorados que van tras el tantra y el buen comer. Ahí, en un comedor que huele a especias remotas, la cocina india se fue transformando en un ícono de la trilogía comer, rezar y amar, insuperable hasta hoy. (Santo Domingo 1526, Santiago Centro. Teléfono 2 2690 9400)

TIRAMISÚ

Esta pizzería es el sueño de todo empresario. Nació el 81, en plena crisis, y de ahí no ha parado de crecer y fortalecerse. Un local histriónico, rústico, de pisos imperfectos pero con color y vida. Según su dueño, Fuad Lama, las pizzas se tratan como un cisne, no como patito feo. Como botón, acá ocupan diariamente 70 kilos de prosciutto. La propuesta es mayoritariamente pizzas y dentro de su aparente sencillez, las lleva a un punto cercano a la perfección. (Isidora Goyenechea 3141-A. Teléfono 2 2519 4900) 

MIRAOLAS

Como un thriller de acción, la historia del Miraolas es casi fantástica ya que sin quererlo, Maximiliano del Real tuvo que hacerse cargo de algo que nunca estuvo en sus planes. Aun así, y con una constancia sin límites, logró reconquistar a una clientela adicta a la cocina vasca, esa que disfruta sus ya notables kokotxas de merluza austral al ajillo o sus berenjenas rellenas de congrio y ostiones, gratinadas con bechamel y salsa vizcaína. Una prueba más de que el profesionalismo y la cocina de productos nobles rentan al final más que la pirotecnia y la publicidad. (Av. Vitacura 4171. Teléfono: 2 2206 0202)

BRISTOL

Ha ganado tantos premios que el muro que exhibe los diplomas está repleto. La cocina chilena de mantel largo se convirtió en preferida de chilenos y extranjeros que conocen la calidad, el servicio y la buena mano del chef Axel Manríquez, que se ha obstinado para que su cocina sea reconocida en gran parte del mundo. Un trabajo sin descanso que lo ha llevado a la cima de la gastronomía chilena moderna que se ofrece en nuestro país. (Alameda 816. Santiago Centro. Teléfono 2 2639 3832)

RIVOLI

Una huerta propia, donde logra reunir productos básicos y elementales para su restaurante, puso al romano Massimo Funari en lo alto de la “cucina”, como bien llaman a esta increíble especialidad. Durante años mantiene un liderazgo que ha sido imposible alterar. De bajo perfil prefiere no llamar la atención, aun así, se le tiene un respeto tremendo, ya que su cocina fue fundamental para el desarrollo de esta especialidad en Chile. (Nueva de Lyon 77, Providencia. Teléfono 2 2231 7969)

LIGURIA

No es un restaurante –dicen-, es una institución. Y tienen razón quienes lo afirman ya que el Liguria se ha convertido en toda una religión para sus miles de fieles que lo siguen en su casa matriz o en las sucursales. Con nombre italiano, ha sacado un provecho enorme gracias a la cocina chilena criolla y a un ambiente fuera de serie que diseñan los hermanos Cicali. Un profesionalismo a toda prueba que muchos han intentado imitar… sin igualar. (Av. Providencia 1373, Providencia. Teléfono 2 2235 7914)

ICHIBAN

Minsu Bang –su dueño coreano- hizo el milagro de democratizar el gusto de los chilenos por la comida japonesa, más allá de los rolls y sashimis. Con una batería de conocimientos, logró con su cuchillo y una preciosa técnica, encantar y entusiasmar a toda una generación de jóvenes-adultos que se convirtieron en clientes habituales a pesar de que su restaurante está alejado de cualquier circuito gastronómico. La paciencia oriental en todo su esplendor para un comedor excelente. (Av. Padre Hurtado Norte 1521, Vitacura. Teléfono 2 2453 1793)

BACO

Frédéric Le Baux –su propietario- llegó en 1996 a Santiago y logró la concesión del terminal de carga del aeropuerto. No fue un proyecto fácil: armó una empresa y la vendió en 2005. Luego vino Baco, su restaurante franco chileno que cambió las estructuras de los locales de comida en base a tres pilares: un concepto de cocina muy claro; el acento en el servicio, basado en la máxima de que el cliente siempre tiene la razón y la idea de que los márgenes de ganancia deben ser los mismos para un foie gras o para un pollo, igual que para un vino de 100 mil pesos o para uno de 6 mil. Por todo esto ha conseguido estar entre los mejores restaurantes casuales del país. (Nueva de Lyon 113, Providencia.  Teléfono 2 2231 4444) 

BORAGÓ

No hay un restaurante en Chile que tenga la repercusión en el mundo que tiene actualmente el Boragó. Y lo mismo sucede con Rodolfo Guzmán: no hay otro chef chileno que esté dando tanto qué hablar en el extranjero (y en lugares muy importantes de la industria) como él. Una historia de dulce y agraz que sólo el convencimiento de que su cocina endémica se haría algún día famosa, lo hizo ser constante y tenaz con su propuesta, una que lo llena de orgullo ya que su comedor se repleta diariamente con los fans que tiene alrededor del mundo. (Av. Nueva Costanera 3467, Vitacura. Teléfono 22953 8893) 

HAPPENING

Los mozos y los cortes argentinos, además de su ubicación y diseño, hicieron de este restaurante la primera parrilla fina que triunfó en la capital. Mozos que con su conocimiento y técnica de tomar pedidos sin anotar, hicieron famosa esta esquina de mantel largo, convirtiéndola en el mejor restaurante para hacer negocios en toda la capital. Rodrigo Safrana, su propietario, señala que otra de las virtudes que tiene este local, por la gran cantidad de extranjeros que lo visita, es que dispone de cartas en inglés, coreano, japonés, portugués y chino, además de trabajar con carnes que son "el mejor producto disponible en el mercado" y "maestros parrilleros de primer nivel", la mayoría traídos desde Argentina. (Av. Apoquindo 3090, Las Condes. Teléfono 2 2362 1092)

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


ÓPERA
Uno de los mejores restaurantes de Chile.

Es difícil para cualquier especialista determinar cuáles son los mejores restaurantes del país. Me incluyo como parte de ellos y varios tendrán una opinión absolutamente contraria a lo que expreso en estas líneas. Pero tomando en cuenta la experiencia y la sabiduría que dan los años, afirmar que el Ópera es uno de los cinco mejores restaurantes del país no es nada extraño.

Para fundamentar esta decisión, tengo que ir más allá de la gastronomía ya que para estar en las grandes ligas (o en las superiores) se necesita mucho más que un buen cocinero y una carta adecuada. El diseño, el servicio y la oferta debe estar a la altura de cualquier restaurante que se precie de ser uno de los mejores. Buen servicio, con anfitriona (dedicada a su función y no una mera recepcionista); una carta de vinos y alcoholes adecuada y no mezquina y por último un gusto por los detalles (flores frescas incluidas), que van desde las servilletas a la elección correcta de la vajilla y cristalería. Si a todo eso le sumamos una gastronomía que se mueve dentro de un nivel de excelencia, no es difícil llegar a la conclusión de que este lugar, parte del complejo Ópera-Catedral, sea uno de los grandes referentes gastronómicos de nuestro Chile.

Ignacio Ovalle, un cocinero chileno que trabaja desde los inicios de este restaurante, tomo las riendas del lugar luego de siete años de intenso trabajo de los europeos Mathieu Michel y Frank Dieudonné, experiencia que le significó asumir el cargo de chef del Ópera y desde hace un tiempo de todo el complejo. A decir verdad, una enorme responsabilidad y a la vez un reconocimiento a la formación de cocineros en nuestro país. Tras una pasantía en Francia para empaparse de reminiscencias de aquel país, asumió su nuevo cargo y la semana pasada tuve la oportunidad de conocer su nueva carta de verano, pensada e ideada para que sus fieles clientes siempre tengan la oportunidad de conocer y saborear nuevas texturas, sabores y productos que asoman cada temporada.

Como debe ser, materia prima de gran calidad. En un comedor repleto a mediodía, cada uno de los tiempos, desde el agua mineral para comenzar hasta el café final, adecuados para un almuerzo tranquilo. Ocho entradas, similar cantidad de fondos repartidos entre pescados, carne y pasta, más postres, son
suficientes para lograr entender una cocina que se atreve a variar cuatro veces al año para que sus clientes no coman siempre lo mismo. Algunos platos, como la gallina trufada en dos servicios se mantiene desde los inicios del Ópera ya que es su ícono. Aún así, para felicitarle son su Tártaro de pescado (9.200), donde el atún y el salmón brillan por si solos en un espejo de coral de ostiones y pequeñas esferas de limón para dar la acidez necesaria. Los platos maridados por un atento sommelier, se suma al espectáculo de colores, sabores y texturas que Ignacio entrega en cada preparación.

De fondo, un maravilloso filete de Merluza austral (pescada con espinel –que la hace más apetitosa aun ya que no llega golpeada cuando es pesca de arrastre), acompañado de papas nativas a la mantequilla y ragú de morillas (13.200), que me terminó por convencer de que en esto de la gastronomía triunfan sólo los iluminados.

Al postre, una tarta de peras servida tibia, con almendras y helado de toffee (4.600); buen café y mejor final para un almuerzo distendido y fuera de serie. Es de esperar que Ignacio Ovalle continúe en estas cocinas y afiance su poderío. Él no es un chef mediático ni nada que se le parezca. Difícil será que aparezca en revistas de papel couché ya que mantiene un perfil bastante anónimo. Pero el Ópera es el Ópera. Acá hay un concepto de atención, servicio y gastronomía creado hace muchos años en lo que fue el poderoso hotel Crillón, el único con estrellas en esos años. Allí, la familia de Juan Carlos Sahli –el propietario del complejo-  continuó con el concepto de calidad, esa calidad que hoy tiene al Ópera en el lugar que le corresponde. (Juantonio Eymin)

Restaurante Ópera, Merced 395, esq. J.M. de la Barra / Santiago Centro / 2 2664 5456

BUENOS PALADARES

CRONICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(ENERO) CHIPE LIBRE (Lastarria 282 / 2 2664 0584): “Donde murió el restaurante Gatopardo, en calle Lastarria, ha surgido hace pocos meses un sitio autodenominado República Independiente del Pisco. Así es más fácil comprender el doble juego de CHI (por Chile) y PE (por Perú), que sumados dan la sonoridad de "chipe" libre, lo que es asumir lo heterodoxo de su oferta: una completísima carta con piscos de ambas nacionalidades.” “Primero un tartar de salmón ($5.700) servido sobre trozos de su piel frita, exquisita, y con algunas huevas coronando cada porción. Igual de sabrosa una carne de centolla sobre una panna cotta de palmito, bañado esto con leche de tigre, y matizado con pimiento y ají verde ($6.900).” “De fondos, dos trozos de blandísimo cordero con su salsa de cilantro (seco, a $9.500), sobre un puré de pallares al que le fue tan bien como el puré rústico de yuca -casi un rosti- al escabeche de trucha ($8.900).” “Una muy buena forma de comenzar el año.”

WIKEN
RUPERTO DE NOLA
(ENERO) CASA VALDÉS (Santa Rosa 040, Puerto Varas / 9-0793938): “En su carta se advierte de inmediato un muy bienvenido toque vasco, con algunos productos y preparaciones que no se encuentran por lo general en otras partes. Es señal de progreso culinario el surgimiento de restoranes temáticos o de estilos regionales o nacionales. Aquí partimos con unas buenas ostras ($6.800 las 9) luego de que vimos, al entrar, una piscina, operada con modernas técnicas, donde viven sus últimos momentos estos bivalvos, más unas centollas, langostas y otras creaturas de Dios acuícolas. Grandes, carnuditas y bien servidas las ostras. “Seguimos con algo inusual en Chile: cocochas (o kokotxas) de merluza austral. Suele servirse como tales los cachetes ("mejillas", para los finos) de algún pescado; pero no: éstas eran auténticas, y en cantidad inusualmente grande ($4.500). Venían a la plancha, y pedimos con ellas una sencilla y típicamente vasca salsa de mantequilla al limón. Si hubieran sido al pilpil (al auténtico pilpil, no al ajillo)...; pero ya llegará la noticia. Unos delicados pimientos del piquillo rellenos con jaiba, con salsa vizcaína (un coulis de pimiento rojo) y arroz, cerró la parte central ($7.200).” “La carta de vinos es bien pensada, razonable. El servicio correcto y discreto. El local, muy bien puesto. Estacionamiento al frente. Balance: muy recomendable.”

MUJER
PILAR HURTADO
(ENERO) DENNY’S (Isidora Goyenechea 3275, Las Condes / 2 2371 1061): “Fuimos de noche, y aunque en locales vecinos como el Tiramisú la cosa ardía, aquí había apenas tres mesas ocupadas. Su ambientación es sobria, iluminación agradable, mesas de melamina amarilla, sillas de madera, individuales y servilletas de papel. Partimos pidiendo bebidas (algunas tienen refill por el mismo precio, son bebidas en lata) y un smoothie de groovy mango, que estaba rico. Picoteamos unos Zesty nachos, carne molida, queso cheddar, salsa pico de gallo (tomate y cebolla en cubitos) y crema ácida, media porción que devoramos y estaba perfecta para acompañar un trago (en las noches hay happy hour), pero andábamos abstemios. Luego cada uno se pidió un sándwich, si bien la carta ofrece desde hot cakes para el desayuno, hasta sopas, ensaladas y platos. El sándwich de mi hermana: super bird, pechuga de pavo con queso suizo derretido, tocino crocante y tomate en pan a la plancha, equilibrado en sus sabores. Los otros fueron un bacon slamburger, hamburguesa con papas al hilo, huevo, tocino y salsa de queso. Otra hamburguesa: Cali Jack Burger, con palta a punto y salsa picante. El pan estaba ok, las hamburguesas enormes pero sin sal. Otro sándwich fue Hickory grilled chicken, pechuga de pollo con cheddar derretido y aros de cebolla, donde la pechuga estaba compacta y algo dura, aunque mi sobrino igual se lo devoró junto a una salsa dulce al parecer preparada con chancaca. Todos los sándwiches vienen con hartas papas fritas y, a juzgar por la música del lugar y el tamaño de las porciones, el público objetivo es definitivamente joven. De postre compartimos un buen brownie tibio con helado y, al menos yo, pasé la noche pidiendo perdón, porque liviano no es. En su promesa de comida rápida y contundente, Denny’s cumple, si es que le gusta este tipo de cocina estilo americano.”

EL MOSTRADOR
CARLOS REYES
BAR NIMBUS (Hotel Mercure. Alameda 632, Santiago Centro /2 2595 6622): “Sillones modernos y cómodos repartidos en un amplio espacio que los convierte en pequeños islotes; a un costado la piscina refresca la tarde-noche y permite que las luces de colores reboten sobre la superficie del agua y le den más vida al ambiente. Todo transcurre mientras cinco pisos más abajo, en Alameda a la altura de Santa Rosa, se vive ya el declive del intenso hormigueo de transeúntes en el centro popular; ese de kioscos, paraderos del Transantiago y schoperías. Aquella es una realidad bien distinta y ajena a bar Nimbus, del remozado hotel Mercure, que se acrecienta si se mira hacia el frente y aparece el techo de la Biblioteca Nacional con todo su esplendor arquitectónico. Ahí la sensación de estar en otro sitio, en alguna ciudad europea quizás, se acrecienta. Cosas de una urbe con sus naturales contrastes, pero en suma, que integra a todos en el mismo espacio.” “El trago de la casa es el Nimbus, a base de Hpnotiq, licor que mezcla coñac, vodka y jugo de frutas, y que con su celeste intenso viene a reforzar las pretensiones de frescura que se lleva bien junto a un Cebiche del día ($ 6.500) sencillo y efectivo, sin picores excesivos sino con una sazón con pocos sobresaltos. Luego del trago, unas copas de sauvignon blanc hacen juego con Fish and papas ($ 6.900), dados de congrio bien rebosados y fritos, acompañados de bastones de papas buey (asadas con una mezcla de especias y luego fritas) que se confundían entre el pescado pero que finalmente le dieron un toque de peso a la sazón. Aunque más carne y menos tubérculos hubieran sido mejor.” “En suma pura sencillez en un espacio donde lo que se busca, además, de acuerdo a la filosofía de su chef, es que la mayoría de los productos utilizados en su cocina provengan dentro de un radio de 100 kilómetros a la redonda y que idealmente recorten la cadena de intermediarios. Buenas ideas por dentro y por fuera.”

LA CAV
CARLOS REYES
(ENERO) SARITA COLONIA (Loreto 40-46, Recoleta / 2 2881 3937): “La coctelería funciona: un impecable Mojito ($ 5.000) y un suave Aperol spritz ($ 6.000) resaltaron dentro de una carta que en todo caso, ojalá, reconsidere sus precios en los tragos de la casa. Bastaba pararse e irse, pero los trozos de Pulpo al olivo ($ 7.800) de morado intenso y consistencia justa, brillaron en medio de la salsa de aceitunas. Una vez retornado a la mesa el plato devuelto (y luego de unos bocadillos gratis por la espera) la masa del Mim pao relleno de un jugoso y elegante lomo saltado ($ 8.100) reveló la esencia culinaria del local: la de un espacio travestido de peruanidad y muchas otras influencias, donde la suavidad en la sazón manda.” “Y en ese plato, tal declaración de principios funcionó muy bien. Aunque de inmediato a ese ideario travesti se le notaron las costuras en el Chaufa con tortillón de camarones ($ 9.900), soso y no mejor que en cualquier otro comedor cruzando el Mapocho hacia el centro. El postre de harina de coca con helado ídem ($ 4.900), cálido y frío a la vez, sabroso y diferente, hizo el contrapunto en un lugar que es moda hoy, pero que tiene pendiente su consolidación en la mesa.”

martes, 6 de enero de 2015

REVISTA LOBBY


REVISTA LOBBY Año XXVII
ESPECIALES  DE VERANO
Terrazas / 8 al 14 de Enero 2015

- Las mejores terrazas de Santiago
- Crónicas y críticas de la prensa gastronómica

ESPECIAL VERANO


LAS MEJORES TERRAZAS DE SANTIAGO

Este verano hay terrazas para todos. Tanto para los cerveceros como para los amantes del vino con frutilla y hielo. Pero también las hay más chic, alternativas y sofisticadas que se convierten en placeres no culpables. Terrazas que cada cierto tiempo necesitamos visitar. Si bien es cierto que algunos hoteles se llevan las palmas en esto de las terrazas de verano, existe una gran variedad de alternativas para reunirse al aire libre en horas en que la brisa capitalina convierte una copa y un bocadillo gourmet en una emoción duradera. Acá, nuestras veinte mejores terrazas abiertas (esas que permiten ver las estrellas y fumar) durante todo el verano. (Juantonio Eymin)

EL BOHÍO

A un costado de la piscina y con una espectacular vista a los jardines del hotel Sheraton, El Bohío destaca por su variada oferta gastronómica y cócteles de procedencia mundial. Con una cómoda barra y elegantes carpas estilo marroquí alrededor de sus jardines, se ha convertido en una de las más célebres terrazas capitalinas. Ideal a mediodía y al atardecer
Av. Santa María 1742, Providencia / 22233 5000

TRAMONTO

En las alturas, la terraza del hotel NOI Vitacura ofrece no tan sólo las mejores vistas de la ciudad, sino que además los más exclusivos cocteles tradicionales y de autor, acompañados de las mejores delicatesen orgánicas, las que se disfrutan al lado de la piscina, convirtiendo este espacio en uno de los grandes placeres de este verano. Ideal atardecer.
Vitacura 3736 / 22941 8100

DE LA OSTIA

Disfrutar una de las mejores sangrías que se elaboran en la capital junto a unos pimientos de padrón y sentados en la terraza de este singular parador español, es una de las mejores formas para finalizar un agitado y caluroso día de verano. Una de las buenas terrazas gastronómicas de nuestra capital. Ideal atardecer.
Orrego Luco 65, Providencia / 22335 1422)

ARMANI CAFFÉ

El lujo es un concepto tan subjetivo que en él cabe todo, desde el caviar beluga al placer de no tener que hacer nada. Por ello esta terraza está preparada para sentir la exclusividad de beber un cóctel en un ambiente perfecto sin sentir culpabilidad alguna. Solo hay que dejarse llevar… Ideal, mediodía y atardecer.
Parque Arauco, Distrito de Lujo, Av. Kennedy 5413, local 481 /  22245 5005 

ZANZIBAR

Por años esta terraza ha sido recomendada como la más atractiva de la capital. En los altos del restaurante Zanzibar y con una decoración marroquí, ha conquistado a todos los que la conocen.  Beber un cóctel a la hora del ocaso mientras la brisa mueve las telas de su ambientación, es un placer para todos los sentidos. Ideal, atardecer.
BordeRío: Monseñor Escrivá de Balaguer 6400, local 6 / 22218 0118

SARITA COLONIA

Recién estrenada, la azotea del Sarita Colonia mantiene la misma iconografía kitsch y religiosa de su primera versión. La búsqueda de los objetos incluye un espectro extenso, con  adquisiciones que van desde un payaso de los Juegos Diana, a molduras de escenografías y una cabeza de macho cabrío, con cuernos y todo. Una terraza para conocer y regresar. Ideal, atardecer.
Loreto 40, Barrio Bellavista. Teléfono 22881 3937

LA MAR

Las terrazas de esta exclusiva cebichería peruana están al aire libre donde –al igual que en Lima- podrá beber sus ya memorables pisco sour o punch, acompañado de los mejores platos de la imaginería peruana. Terrazas para ver y dejarse ver.
Av. Nueva Costanera 4076, Vitacura / 22062 7839) Ideal, mediodía y atardecer.

ESTRÓ

Elegante y llena de verdes hacen de la terraza del hotel Ritz Carlton una de las más agraciadas y cosmopolitas de la ciudad. Ideal para parejas o grupos de amigos que se reúnen en torno a los grandes cócteles que preparan en una de las barras más surtidas de la ciudad. Ideal, atardecer.
El Alcalde 15, Las Condes / 22470 8500

AZOTEA MATILDE

Abrir sus puertas y convertirse de inmediato en la terraza del año, fue lo que sucedió con la Azotea Matilde, un lugar al aire libre con gastronomía de autor y un amplio repertorio de cócteles mixológicos para la bohemia hipster y sofisticada de la capital. Un espacio para descubrir y disfrutar. Ideal, atardecer.
Antonia López de Bello 0118, Piso 6, Bellavista

TIERRA NOBLE

Las mesas y sillas que rodean esta tranquila casa esquina, son las primeras que se ocupan cada tarde a la hora del aperitivo. Acá, conversar de a dos o de a cuatro se ha transformado en un imperdible de la socialité santiaguina. Frescas ostras con un frío sauvignon blanc es uno de los must de esta parrilla gourmet que ha ampliado su oferta a lo mejor de nuestras costas.  Ideal, atardecer.
Reyes Lavalle 3310,  Esq. La Pastora / 22232 4797

DIVERTIMENTO CHILENO

Debe ser la terraza con más atributos de nuestra capital: la más verde, la más grande, la más tranquila, todo ello gracias a su entorno, repleto de árboles centenarios ubicados a la vera del cerro San Cristóbal. El plan: sólo uno. Una botella de fresco vino acompañado de cualquiera de las especialidades italianas y chilenas que elabora Flaminia Sacco. Tiéntese con unas empanaditas de pino o queso mientras observa el atardecer. Ideal, mediodía y anochecer
Av. El Cerro s/n esquina Pedro de Valdivia, Parque Metropolitano; Providencia /22233 1920 

OPORTO

Debe ser la terraza más chic de El Golf, que al son de la música electrónica, acerca a lindas chicas y apuestos tipos dispuestos a dejarse ver cómo disfrutan los atardeceres capitalinos. De moderno diseño y una comprometedora media luz, Vodkatinis y Apple ginger sour se entremezclan con tablas de carnes, quesos y mariscos a la hora que comienzan a iluminarse los edificios aledaños. Ideal, atardecer.
Av. Isidora Goyenechea 3477, Las Condes / 22378 6411 

MESTIZO

Con una privilegiada vista al Parque Bicentenario –con laguna, cisnes y todo-, esta terraza, con mesas y reposeras, es una de las favoritas de los crepúsculos de verano. Ideal para grupos, una amplia carta de tragos y su ya famosa tortilla de papas, hacen que los atardeceres sean una bendición para todos los sentidos. Ideal, mediodía
Av. Bicentenario 4050, Vitacura /Cel. 7477 6093

LE FLAUBERT

Un pequeño oasis en pleno Providencia. Así se podría describir esta agradable terraza, ubicada al interior de este clásico bistró francés. Y aunque es una excelente opción para ir a la hora de almuerzo, el atardecer es ideal para “conversar” una botella de vino, acompañado de tostaditas con pâté maison. Como estar en París, pero sin moverse de la capital. Ideal, anochecer
Orrego Luco 125, Providencia / 22231 9424

EL RINCÓN DE TOLEDO

Verde y luminosa es esta terraza ubicada en La Reina, donde mandan los sabores y aromas de la Madre Patria. Destaca su agradable sangría (pídala en jarra ya que es de vicio) y acompáñela con una tabla de embutidos ibéricos o una recia tortilla de papas.  Acá se encuentra sabor y fácilmente olvidará Twitter, Instagram y todas las aplicaciones de su celular, ya que no los necesitará. Ideal, mediodía
Av. Príncipe de Gales 6560, La Reina / 22403 8369

COCOA NÁUTICO

Si viaja con los ojos cerrados, al abrirlos no creería que la laguna que tiene al frente de su vista esté a pocos minutos de la capital. Y si a eso le suma un verdadero pisco sour peruano (en vaso) y lo acompaña con un clásico cebiche nortino, la experiencia será inolvidable. La gracia de esta terraza es que el atardecer comienza a la hora de almuerzo…Ideal, mediodía
Colina del Sur 24500, Chicureo, Laguna Piedra Roja /22948 3014

DANUBIO AZUL

Recién estrenada, los amantes de la nueva comida china-americana sentirán gran placer al sentarse en esta terraza tranquila y de moderno diseño, que la hacen perfecta para un perfecto gin tonic servido en copa balón, mientras se disfrutan unas deliciosas masitas de pato asado, con cebollín y salsa Hoisin, una de sus especialidades más apetecidas. Ideal, atardecer.
Reyes Lavalle 3240, Las Condes / 22234 4688

COQUINARIA ISIDORA

Finalizar el día con un Bellini (burbujas + pulpa de durazno) acompañado de una tabla de foie gras fresco con brioche tostado y chutney de higos; sentados en una terraza donde poco a poco va disminuyendo la luz del día y una suave brisa invita a la intimidad, es un sueño que se puede convertir realidad en este multipropósito restaurante - emporio. Ideal, atardecer
Isidora Goyenechea 3000, Subsuelo, Las Condes / 22245 1958

CASA LUZ

Con una escogida decoración, en donde priman muebles y objetos antiguos, su terraza interior es la reina de esta temporada: silenciosa, tranquila y, sobre todo, verde. Ahí podrá disfrutar de su excelente carta de tapas, donde destaca el pulpo a la parrilla, más una selecta selección de tragos, donde el vodka es el rey, y el gin, uno de sus súbditos. Ideal, mediodía, atardecer.
Av. Italia 805, Providencia / 22918 7204