de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 15 de enero de 2019

LA NOTA DE LA SEMANA


 
THE GLASS REAFIRMA SU LIDERAZGO

Los creadores de la cadena hotelera Cumbres se tomaron la gastronomía en serio. Hace años ya y durante la construcción de su primer hotel en Puerto Varas, su cocina, en esos entonces a cargo de Claudio Úbeda, ya estaba haciendo pruebas para convertirse en el mejor restaurante de la zona. Luego, la cadena creció y tras una compra en San Pedro de Atacama, construyeron dos hoteles en la capital, el de Vitacura y en Lastarria. Hoy, ambos manejan una gastronomía de calidad, convirtiéndolos en líderes en lo que respecta a la gastronomía hotelera.

Ubicado en el piso 17 del hotel ubicado en Vitacura en los ejes con Vespucio y Alonso de Córdova, con una vista majestuosa al Club de Golf Los Leones y el sector alto de la capital, The Glass es un viaje por la gastronomía chilena renovada, donde antiguas recetas y tradiciones chilenas son traídas al presente a través de modernas técnicas culinarias. De esta forma, un amplio abanico de preparaciones que contemplan carnes, pescados, pastas y ensaladas, son los emblemas de la cocina honesta que invita a redescubrir los sabores de antes.

Cada carta ha dejado recuerdos imborrables. El Cajón de erizos no ha podido salir del menú diario, y su Sopa de topinambur con láminas de trufas chilenas, dejó atónitos a todos sus clientes. Con un servicio que incluye sommelier y una brigada de mozos rápida y efectiva, The Glass se ha ido con el tiempo convirtiéndose en uno de los grandes restaurantes del circuito gastronómico capitalino.

Fuimos por su carta nueva, ya que el chef le gusta cocinar productos frescos y de temporada. ¿Sorpresas?

Varias y deliciosas. Para partir, Láminas de locos –cocidos al vacío- con papas con mayonesa de locos, palta y crumble de cebolla, con un sabor inigualable (14.600). Al cocinar los locos al vacío, estos conservan todo su sabor y textura. Si la idea es compartir las entradas –algo muy común en estos días- su tamaño es perfecto.

Pero lo chileno no se queda en los locos, ya que las Empanaditas de prietas con manzana al oporto y chancho en piedra (11.800 la porción), son de antología.  

Luego, en los fondos, otro –para mí- descubrimiento: Salmón confitado sobre una crema de avellanas chilenas, vegetales salteados y mantequilla de ciboulette (14.300), una presentación tan delicada que da pena destrozarla para degustar sus ingredientes. Sorprendente la crema de avellanas chilenas, ya que no es un sabor que sea del gusto de todos, pero la suavidad del producto lo convierte en lo más imprescindible de esta preparación.

La cocina popular también tiene un espacio, ya que los Porotos granados (5.500) son una delicia que hay que probar. Con su “color” (manteca de cerdo y ají de color), además de zapallo, choclo y finalizado con albahaca, logra sorprender y encantar.

Para finalizar esta degustación, la interpretación de unos italianísimos Cappelletti rellenos con humita en olla, salsa de tomaticán y albahaca (11.500) un giro importante a la cocina tradicional hotelera.

De postre regresan los recuerdos ya que una Pera al vino tinto con crema de mascarpone y almendras tostadas (4.500), reivindica esta cocina comandada por Claudio Úbeda, que ha logrado llevar nuestra gastronomía a estándares nunca vistos con anterioridad. Acá se concentra el origen de los productos, lo ancestral y la cocina burguesa del siglo XIX, para deleite de sus comensales.

Lo mejor del barrio (y el barrio es grande).

The Glass, Hotel Cumbres Vitacura / Av. Kennedy (lateral) 4422 / 22487 5150

 

 

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


EL DULCE PLACER DEL POSTRE
Más allá de los problemas que puedan acarrear o lo felices que sean sus consumidores, los postres son y seguirán siendo un infaltable en la gastronomía. Los hay en todo el mundo y esta semana le entregamos un resumen de los diez mejores que se pueden degustar en nuestra capital para lograr un dulce final de fiesta. 
 

TORTA DE CHOCOLATE / BARRA CHALACA
Húmeda, esponjosa y llena de peruanidad, esta torta que combina un burbujeante biscocho de chocolate con capas de manjar, es un placer de esos que nunca hay que arrepentirse. La buena mano de la repostería limeña en todo su esplendor (Costanera Center, piso 5, Providencia)

 

TARTE TATIN / CASTILLO FORESTAL
La manzana caramelizada en mantequilla y azúcar es uno de los sabores más reconocidos de la pastelería francesa. Acá, la repostera Carolina Godoy la prepara tal como la crearon las hermanas Tatin en su hotel francés, lo que obligó al restaurante vender porciones para llevar a casa. (Cardenal José María Caro 390, Centro)

 

PICARONES / LA MAR
Hincarle el diente a un picaron peruano, de ligera masa frita elaborada con harina, camote y zanahoria, bañado con miel de higos, anís y especias, es un placer que va más allá de la glicemia que se pueda tener, ya que deja hermosos recuerdos y provoca una gran adicción. (Nueva Costanera 4076, Vitacura)

 

GULAB JAMUN / RISTHEDAR
Popular en la India y de los amantes de esta cocina en Chile, estas bolitas elaboradas en base a leche evaporada cubierta con harina, fritas y condimentadas con azúcar, cardamomo, hebras de azafrán y agua de rosas, lo han convertido en un imperdible a la hora del postre (Vitacura 5461)

 

CANELONI DE DULCE PATRIA / GIRATORIO
Una pasta elaborada con almendras, huevos, azúcar, coñac, especias y más conocida como “Dulce Patria”, la Nutella de la alta sociedad del siglo pasado, es la materia prima principal de uno de los postres más solicitados en este lugar preferido por los turistas internacionales. ¡Poderoso! (Av. Nueva Providencia 2250, piso 18, Providencia) 

 

ÑOQUINDÚ / SARITA COLONIA
Emociones varias provoca esta original propuesta donde unos sabrosos gnocchis de plátano y camote asado mezclado con curry y servidos con salsa de coco, aceite de menta y toques de canela, es uno de los postres más solicitados en este mágico lugar donde todo es diferente y atrevido. ¡Un must! (Loreto 40, Recoleta)

 

CHEESECAKE DE LECHE DE CABRA Y DULCE DE MEMBRILLO / MULATO
Es-pec-ta-cu-lar. Por eso quizá nunca lo ha sacado de la carta y es uno de los grandes caballitos de batalla de este lugar. Un suave, cremoso y ligero cheesecake bañado con salsa de membrillos es parte de su carta de presentación, convirtiéndolo en todo un símbolo para la repostería chilena. ¡Imperdible! (J.V. Lastarria 307, Centro)

 

BAKLAVA / MEZE
Para alzar las manos y alabar a los dioses es este dulce que tiene como D.O al pueblo turco. Un pastel elaborado con pasta de pistachos triturados y distribuida en una masa filo con mantequilla y bañado con jarabe de miel es, sin duda, el postre favorito de los amantes de la cocina del medio oriente. (Manuel Montt 270, Providencia)

 

CREPES SUZETTE / LA CASCADE
Una de las joyas de la alta repostería francesa y casi siempre elaborada frente al comensal, es parte de un rito que acá nunca se ha perdido. Más aún, solo preparada con materias primas nobles como Grand Marnier, jugo natural de naranjas y mantequilla de calidad, los convierte en uno de los postres más finos de la capital. (BordeRío. Local 8. Vitacura)

 

FRESH APPLE COBBLER / HARD ROCK CAFÉ
Con locales en más de 63 países del mundo, este popular postre norteamericano y más conocido como Pie de manzana y canela, atrae a miles de jóvenes y adultos que se recrean con el popular rock & roll en estos míticos establecimientos. Una gran porción acompañada de helado de vainilla y caramelo es un casi universal fin de fiesta. (Costanera Center, nivel 1, Providencia) 

 

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS                                             
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(Enero) EL BODEGÓN DE LA VINOTECA (Nueva Costanera 3955, Vitacura / 22953 6291): … “si usted se compra un buen vino en La Vinoteca (que los tiene, y muchos) puede bebérselo tranquilamente en el restaurante de al lado, El Bodegón, sin que le hagan ningún recargo por el descorche” “Más encima, la cocina de este flamante local de Nueva Costanera, que abrió en noviembre, es muy recomendable. Si alguien le ofrece probar el jamón crudo de bellota (español, obvio), merecería los fuegos del Averno si rechazara tan irrenunciable tentación, de delicadas grasas infiltradas en el músculo, como ocurre con el mismísimo bife de Kobe que pone de cabeza a los sibaritas del mundo.” “Una mesa sin barreras. Si quiere desayuno (la terraza del local es óptima para comerse unos croissants matutinos-, o almuerzo, picoteo o cena, aquí lo encuentra.” “Platos de tamaño adecuado (no sólo minúsculas degustaciones), con el chef ejecutivo Luis Segovia a cargo y en la sociedad con Alejandro Brunetti, argentino con 20 años en Chile, quien dio estructura a alimentos y bebidas del Enjoy en su partida en Chile.”

WIKEN
ESTEBAN CABEZAS
(Enero) GOEMON RAMEN (Bucarest 49, Providencia): “En Japón una de estas maravillas es el ramen, un bol en el que se combina caldo y fideos y que llega frente a uno antes de diez minutos, a veces hasta menos. “Primero: para el que quiera finezas o mezclar comida con reunión social, que vaya a otro lado. En la esquina de Bucarest con General Holley hay solo barras, muchas de ellas con una vista casi zen a un panel de formalita. Aquí comer es un trámite, recompensado con un buen sabor y un precio bien conveniente. Hay tres opciones calientes y una fría a $5.900 (en el volante se oferta una vegetariana, por si acaso), la que se cancela en la caja antes de esperar que se cante su número. Mientras tanto, llegan la servilleta, los palillos y la gran cuchara. Y un vaso de agua bien fría.” “Abierto entre las doce y media y las ocho de la noche, su horario continuado está pensado para darse el gusto más tempranito, o si ya le crujen las tripas porque se le pasó la hora de almuerzo. Será rápido, será sabroso. Y será japonés de verdad.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(Enero) MADAM TUSAN (Parque Arauco local 365): “…abundante y barato. Podría ser más fino. Por ejemplo, para comenzar pedimos cuatro bocaditos siumai ($6.600), especies de "gyosas" (si me entiende) al vapor con un relleno de chancho, camarones y hongos.” “ El servicio es correcto (nos atendió una venezolana muy simpática, con su modito encantador). Había una musiquilla bastante horrísona, pero no a gran nivel, por lo que no hubo ocasión a reclamos: después de todo, pensamos, a alguien habrá de gustarle semejante bodrio. Los platos de fondo fueron descomunales: incluso en el menú del tablet, donde se muestra lo que uno va a comer, no se apreciaba su increíble tamaño. Uno fue un pollo enrollado (o sea, arrollado de pollo, hecho con carne de pechuga), relleno con picadillo, harto compacto también, de carne de chancho y camarón y salsa de naranja ($11.900): enorme pieza, que hubiera alcanzado fácilmente para dos. Plato bien hecho, delicado. Con un arrocito que no estuvo a la altura. “Lugar recomendable para grupos con niños.”

 

 

 

 

martes, 8 de enero de 2019

LOBBY MAG

LOBBY MAG
Año XXXI, 10 AL 16 de enero, 2019
LA NOTA DE LA SEMANA: El limón del cóctel
MIS APUNTES: Las mejores aperturas del 2018
BUENOS PALADARES: Crónicas y críticas de la prensa gastronómica

LA NOTA DE LA SEMANA


 
EL LIMÓN DEL CÓCTEL

Y es que tiene mucha lógica, porque si un hielo se puede contaminar con cien bacterias, las naranjas y limones, además de esas cien, ya de origen, traen otras tantas, y durante los diferentes transportes, rodando por mercados, almacenes mayoristas, fruterías, y en la propia despensa del bar, lo que pueden llegar a coger, ni lo especifico, porque sería una narración escatológica, pero si lo analizásemos, les aseguro que se parecería más a una alcantarilla que a un producto comestible.

Cuando hacemos un jugo no pasa nada, porque la piel cumple su función, que es precisamente la de aislar la pulpa de los agentes patógenos que pululan por el ambiente, pero si usamos las cáscaras (tanto las de limón como las de naranja tienen un delicioso sabor, completamente diferente al del jugo, que sirve para especiar mil bebidas y comidas), o si ponemos esa rodajita de limón en el gintonic, como lo que estamos sumergiendo es la propia piel, entonces, hay que tomar medidas.

Y no me refiero a tener un esterilizador de hospital, la idea es sencillamente poner a remojo un par de minutos esos limones enteros en un poco de agua con unas gotas de cloro, luego se lavan, se secan, y ya tenemos unos limones limpios y relucientes, listos para ser usados de cualquier forma.

 ¿Tan difícil es?
¿Tanto trabajo cuesta?
¿Es tan elevado el costo como para evitar una medida higiénica que debería ser obligatoria?

Particularmente creemos que no, y de hecho en casa también debería hacerse, porque no nos engañemos: las mismas porquerías tienen los limones que van al bar, las tenemos en nuestra casa, y las buenas costumbres deben empezar por uno mismo.

Los cítricos suelen venir casi todos con un tratamiento de protección que consiste en una finísima película de cera que se vaporiza en origen. De esta forma la propia piel se aísla de los agentes agresivos externos para ofrecer un mejor aspecto al comprador (si nos fijamos en los limones caseros, su piel suele tener picotazos, mordeduras, etcétera, mientras que los que compramos en bolsitas, parece como si hubiesen salido de una máquina).

Esta cera, que por supuesto no es tóxica, tiene sin embargo un problema, y es que al ser adherente, actúa como un imán sobre todo tipo de microbasuras (cuando agarren uno de estos limones industriales verán que tienen un tacto algo pegajoso, que una vez lavado, desaparece), y así, cuando lo metemos en el trago, nos libera de una tacada todos los miasmas que ha ido recogiendo por media geografía nacional.

Y no he dicho nada de esos boliches donde cortan las rodajitas por la mañana, y cuando llega la noche están resecos, oxidados y con caquitas de mosca, porque doy por hecho que los lectores son personas de buen gusto que no frecuentan esos locales, pero que, de haberlos, los hay.

MIS APUNTES


LAS MEJORES APERTURAS DEL 2018
En Lobby hemos conocido gran parte de los nuevos restaurantes que abrieron este 2018. De ellos, escogimos las 10 mejores aperturas que seguirán dando que hablar este 2019. Dejamos de lado por razones obvias, las aperturas de finales de diciembre.
 

 

 
SOTTOVOCE
CasaCostanera se puso pantalones largos tras la apertura de este restaurante con reminiscencias italianas que con los meses se ha convertido en uno de los mejores y exclusivos de la ciudad. Originario de Puerto Madero, en Buenos Aires, su carta acapara aplausos de sus seguidores, amantes de la cocina italiana y del ambiente sofisticado del lugar. (Nueva Costanera 3900, Vitacura / 2 2486 2091)

 

JERÓNIMO
En la sucursal santiaguina del exitoso Jerónimo de Lima, comandado Moma Adrianzén, su cocina no se encasilla solo en los sabores peruanos, experimentando también con platos mexicanos y mediterráneos, que lo llevó a convertirse en uno de los hits del último trimestre del 2018. Un lugar colorido, sabroso y muy interesante. (Alonso de Córdova 3102, Vitacura / 22608 0481)

 

LA SALVACIÓN
Los guisos sabrosos y un tributo al chancho son parte de la carta de este lugar ubicado en el epicentro de la gastronomía capitalina. Rolando Ortega, su chef, se consagró gracias a sus platos donde aprovechaba el quinto cuarto de los animales, que son los cortes menos apetecidos. Una cocina bien chilena en un merecido ambiente (Plaza del Sol, Local 104, Providencia / 2 2840 9983)

 

 
LA CABRERA
Pionera en las parrillas de mantel largo en Argentina, el concepto aterrizó en Chile y cambió totalmente la imagen de las parrillas en nuestra capital. Con una entretenida ambientación, sillas de colores y juguetes colgando en cada rincón, el local luce amplio y luminoso, colorido e informal, con una carta similar a la que existe en Buenos Aires. ¡Todo un éxito! (Alonso de Córdova 4263, Vitacura / 93236 1687)

 

 
BARRA CHALACA
En un espacio pequeño, con poco más de una decena de mesas de madera, carteles de colores y cocina a la vista, la última apertura de Gastón Acurio en Santiago se alojó en el Mall Costanera Center y se transformó en uno de los fetiches más solicitados de la capital. Acá, los clásicos marinos del Perú se entremezclan con lo chaufa, para placer de los cientos de clientes que todos los días hacen largas filas para poder disfrutar este genial aporte gastronómico. (Costanera Center, piso 5 / 2 2617 0861)

 

ARROCERIA CIENFUEGOS
El arroz (en todas sus formas) es el pilar de este nuevo espacio de Benjamín Cienfuegos, que tras seis años fuera de los fogones regresa con este entretenido restaurante temático. Su base es el arroz bomba y con él prepara decenas de platos entre paellas, caldosos, salteados y risottos. Con una barra de excelencia y una destacada decoración, se ha convertido en uno de los favoritos de la socialité capitalina. (Alonso de Córdova 3788, local 12, Vitacura / 98556 0219)   

 

 
SIERRA RESTAURANTE
Tras siete años trabajando y aprendiendo con el chef Rodolfo Guzmán en el Boragó, Cristian Sierra decidió independizarse y abrir su propio local donde las carnes son las protagonistas. Un lugar donde la cocina de vanguardia es accesible a todos, ya que calidad y buenos precios van de la mano, sin sacrificar ingredientes ni prestigio. (Antonio Varas 117, Providencia / 94503 7425) 

 

 
OSAKA
Luego de salir del hotel W, Ciro Watanabe y los socios de Osaka se demoraron un año en abrir un nuevo local, esta vez a un costado del hotel Noi. Una linda ambientación de dos pisos para atender a 240 personas simultáneamente, con nuevas preparaciones protagonizadas por pescados y mariscos locales, aunque siempre manteniendo la impronta especiada, picante y sabrosa que hizo famoso este restaurante nikkei, simplemente el mejor de la capital. (Nueva Costanera 3736, Vitacura / 22381 9070)

 

ORIGEN
Debe ser –sin duda alguna- la más reciente apertura de la capital. Una gran casona de la calle Cumming, en el Santiago antiguo, recibe en su tercer piso, remodelado con un gran gusto, la cocina de Ignacio Ovalle, el chef que estuvo detrás del mítico Ópera y del restaurante de La Vinoteca. Acá, con una calidad que sobrepasa el nivel del barrio, carnes, pescados y mariscos son –y serán- parte del nuevo circuito gastronómico del 2019. ¡Un must!

 

 
PUERTO CLARO (VALPARAÍSO)
Las aperturas en regiones suelen ser copias –buenas o malas- de los restaurantes capitalinos. Sin embargo, hay que destacar este restaurante porteño que ha revitalizado la agenda de Valparaíso. Puerto Claro es un ejemplo de identidad, calidad y servicio, mereciendo por ello estar en este listado de las mejores aperturas. Buena cocina, vinos y cócteles de buen nivel y un atractivo lugar lo convierte en un imperdible. (Papudo 612, Cerro Concepción, Valparaíso / 22792 8196)

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS                                             
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(Enero) KM 0 (Isidora Goyenechea 3000 / 22245 7077): “El Kilómetro 0 tiene algo de club, comparte la solemnidad que da a Isidora Goyenechea tantísimo transeúnte con corbata. Con carta amplia: les moules (esos proletarios choritos que son bocado de reyes), el confit de pato, preparado en su tan tóxica como sublime grasa; huevos benedictinos, para hablar horas sobre ellos. Por cierto, el inevitable boeuf bourguignon.  O para revivir el pato a la naranja.  Tienen un plato de especialidad diaria (solomillo los martes, ñoquis con camarones los jueves) y, lógico, el surtido de queso para concluir. Con 16 ostras para empezar y una notable variedad de vinos que ocupan todos los muros de su amplio local.” “El Kilometro O cumple siete años conservando esta tradición y en su local, desde el tártaro de carne ($8.700) o de salmón, pasando por el fondo, hasta sus merengues y berries ($4.300) y demás postres, se crea una atmósfera que no se pierde en este mutante Santiago.

WIKEN
ESTEBAN CABEZAS
(Enero) POLVO (Constitución 187 / 98440 2462): “Polvo es un bar de vinos. Bellamente montado, con aires antiguos, como de pulpería. Amplio y bien atendido, su vocación va por las etiquetas novedosas…” “Las entradas, ambas magistrales. Una ensalada de zapallito italiano en finas láminas, con algo de queso de cabra y yogurt por un lado. Un medio tomate asado, con otros tantos cherry crudos, y unas manchas de palta, aparte de unos cuantos brotecitos. Maravilloso en su sencillez.” “En los fondos, la cosa fue menos edénica. Un tuto grande de pollo feliz -entiéndase, criado sin estrés- en su punto, con trozos de zapallo asado. Sano y bueno. Ojalá que esto de evitar los plumíferos inflados y torturados se convierta en una necesaria moda. El otro plato era un pescado muy difícil, la jerguilla, porque es de un sabor intenso que va aumentando desde el mismo momento de su pesca. Bueno, este pez había pasado a pescado hace un rato.” “…más estructura, señores. Y más nervio, por favor, porque el proyecto es buenísimo.

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(Enero) ORIGEN BISTRÓ (Cumming 94, Santiago Centro): “Partimos probando un tártaro de filete Angus ($5.800) auténticamente barroco, o sea, destinado a impactar: bien aliñada la carne picada, lleva sobre esta algunas ostras frescas de buen tamaño y un toque de foie gras ... rallado: nos pareció imposible lograr tal rallado hasta que lo probamos y, sí, agrega un toque de suculencia y suavidad. El barroquismo logra su objetivo: impacta, y estupendamente. Qué gran introito.” “En el capítulo de los fondos probamos una verdadera maravilla de perfección técnica (¡ah, la carrera por la tecnología culinaria, que en otras partes solo conduce a desastres!): un cuadril de cordero ($9.600) de secano costero, cortado al modo de un magret de pato, o sea, con una cantidad justa de grasa parejamente distribuida y, gracias a la calidad del animalito, tan sabrosa y suave como la de pato.” “Los vinos están a un precio excelente, el servicio, muy amable y discreto. Ojalá el chef Ignacio Ovalle consiga mantener la altísima calidad y sencillez de sus platos. Y que el barrio no se deteriore, como pasa con otros no muy lejanos. Los precios son sorprendentemente convenientes.”

 

martes, 1 de enero de 2019

LA NOTA DE LA SEMANA


 
LOS 31 AÑOS DE LOBBY

¡Huy, casi mi edad!, expresó una buenamoza periodista del rubro gastronómico cuando supo que Lobby estaba celebrando sus 31 años de existencia. A decir verdad, nos sentimos satisfechos. Ella y Lobby en su mejor edad.

Los que continúan desde esos años en la hotelería y gastronomía aún nos siguen leyendo aunque ya no estemos en papel. La crisis de los medios tradicionales plantea una necesidad ineludible: reinventarse bajo los criterios y necesidades de una sociedad digitalizada. Antes teníamos 4 mil lectores directos (a los que se les mandaba la revista gratuitamente a sus domicilios), y hoy tenemos las no despreciables 7 mil visitas semanales, algo que no deja de ser en este amplio mundo de la web, donde las últimas generaciones lamentablemente no saben leer más allá de 140 caracteres de cualquier tema.

No son grandes cifras, pero es la realidad. Superamos el nivel de lectura de muchos sitios de la web y eso nos llena de orgullo. Tenemos un nicho donde profesionales de la gastronomía nos siguen permanentemente, algo que nos importa realmente, ya que somos unos de los referentes en este sector.

Esperamos seguir muchos años entregándoles las novedades semanales de Lobby. Posiblemente el formato Blogger que tenemos no cumpla con las expectativas gráficas de algunos, pero es la forma más sencilla de traspasarles nuestra información. 31 años no es poco ni mucho, pero en esto de las comunicaciones es una eternidad.

Nuestro trabajo es serio, aunque por ahí se nos escapen algunos trazos de humor de alguno de nuestros colaboradores. Lo importante para nosotros es mantenerlos al día e informados de lo que sucede en nuestro propio mundo gastronómico. Nos sentimos pagados cuando el lector hace un click para leernos. Ahí está nuestro norte y objetivo. Y gracias a ustedes seguimos adelante.

Llega el 2019 y junto a ello nuestra propia celebración. A todos nuestros lectores les deseamos un año inolvidable y exitoso.

Un gran abrazo, feliz nueva vuelta al sol, y le dejamos interesantes lecturas para este caluroso enero.

 

MIS APUNTES


 
PAMPAS, FUEGOS ARGENTINOS
Partió como una parrilla de barrio y gustó tanto –gracias a su calidad y precio- que pronto, aseguran,  ingresarán a las grandes ligas.
 
¡Tienes que ir a Pampas!, me sugirió una amiga hace un par de semanas. “Es chiquito, pero se come como los dioses”, sentenció. Su nombre me quedó dando vueltas varios días e incluso lo busqué en Internet, logrando muy pocos resultados. La única referencia fue la de Gaetan Eonet, propietario de Le Bistrot, que contó en la revista Wikén que había encontrado notable su Entrecot con papas rusticas. Como la curiosidad era grande, el sábado pasado y tras varios intentos frustrados para reservar una mesa, llegué a Pampas para conocer de primera mano este lugar abierto por una pareja de argentinos que decidió quedarse en Santiago y abrir este lugar.
No es grande, pero está bien instalado. Mozos argentinos para una carta repleta de recetas del otro lado de la cordillera. Revisando la carta me percaté que sus precios son más económicos de lo pensado. Pocas mesas ocupadas ya que era sábado y la zona donde está emplazado está llena de oficinas. Aun así, algunas parejas –solas o con sus hijos- ocupaban las mesas interiores y de la terraza. Mi acompañante, que sabe que debe respetar los horarios de este cronista, llegó sólo un par de minutos atrasado, mientras yo bebía un vino Terrapura –la viña de la casa-. Mi vecino de mesa revisó la carta y se entusiasmó con las famosas empanadas argentinas (900 c/u), ricas en sus dos versiones (pollo y carne), de una carta llena de especialidades argentinas, desde Arrollado de matambre (2.990) hasta medio kilo de Chuletón de bife ancho (12.950).

Como restaurante de barrio, la pantalla plana de TV mostraba imágenes de un canal con música argentina. Buen y acogedor servicio, aunque algo lento, ya que la parrilla se toma su tiempo para preparar los platos. Recordando mis visitas a Baires, decidí probar la archi-famosa Milanesa napolitana (4.990), que la sirven en una sartén de fierro, una verdadera chanchada repleta de queso fundido y tomate, que prácticamente consumía el sabor de la carne. Mi vecino de mesa, de buen apetito, optó por una Bondiola laqueada (8.900), asada con cerveza negra, mostaza y miel, acompañada con puré de camote, que encontró inolvidable a pesar de no poder terminar su plato.

De postre, Helados Freddo (3.000) para bajar la ingesta calórica y poder regresar a las actividades normales. 

La idea de sus propietarios es crecer. Les ha ido bien y pronto abrirán al lado del Baco (en la Plaza del Sol) un nuevo Pampas. Son palabras mayores ya que para ser vecino de grandes restaurantes como el propio Baco, Le Bistrot, Ambrosía, Rivoli, La Salvación y otros, no sólo hay que tener coraje, sino también una gran calidad y ganas de triunfar.

Mientras tanto, vaya a su actual locación. Su relación precio/calidad es realmente una de las mejores de la capital y merece una visita. ¡Un buen descubrimiento!

Pampas Fuegos Argentinos, Nueva Providencia 2034 / 97862 4163

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


TERRAZAS VERANIEGAS
A ras del suelo o cerquita del cielo, disfrutar los atardeceres mágicos que nos brinda la capital en el verano, es un tremendo privilegio. Las mejores terrazas & azoteas se las presentamos con la idea de aprovechar al máximo las buenas temperaturas, la fresca brisa y las bondades del entorno, para comenzar un 2019 entretenido

 


KROSS BAR BORDERÍO
Los amantes de la cerveza se frotan las manos con la llegada de este importante bar de chelas a BordeRío. Una barra con 24 salidas de schop bien helado, además de 60 etiquetas de todo el mundo, cócteles con cerveza y una carta bien golosa, con pizzas, sándwiches y picoteos, modernizan este importante centro gastronómico. (San José María Escrivá de Balaguer 6400 / 22219 1544)

 

DIVERTIMENTO
Debe ser el único restaurante de la capital que logra tener una amplia terraza con aroma a pasto recién cortado. Con centenarios encinos, a pasos del teleférico y un menú que contempla lo más típico de lo nuestro, la convierte en un destino imperdible. (Av. Pedro de Valdivia Norte s/n, esquina El Cerro / 22975 4600) 

 

EL CAMINO
Cerrar los ojos y pensar que estamos en Texas es la propuesta de este restaurante que incorporó a nuestras opciones gastronómicas la parrilla texana: carnes ahumadas, levemente picantes y con salsa BBQ, le dan la impronta necesaria a una terraza agreste pero alegre, con plantas del desierto y música country, que cautiva a todos. (Av. Italia 1034 / 22986 0765)

 

ÁUREA
Una de las novedades de Recoleta, que cuenta una preciosa terraza, coctelería de autor y especial énfasis en el producto chileno como el ajo chilote o la rosa mosqueta, además de veraniegos cócteles, como el “moscow mule”, con vodka, jugo de limón, ginger beer y una ramita de menta, o el “sour rica-rica”, con pisco macerado en rica-rica, jugo de limón y syrup. (Antonia López de Bello 191 / 98140 1163)

 

BAR VALDIVIA
Instalado en una casona ecléctica en el barrio Bilbao, lo que acá se ofrece es una cocina simple pero rica, con opciones sangucheras como el “Tennessee”, que lleva pulled pork, queso, champiñón y cebolla a la mantequilla, aparte de una larga carta de cócteles y opciones veganas y vegetarianas. (Av. Pedro de Valdivia 1764 / 22419 2966)

 

SARITA COLONIA
Si el interior del Sarita Colonia es especial, la terraza tiene una puesta en escena que encanta a sus visitantes y la convierten en una de las más increíbles de la capital. Buena coctelería en un ambiente que transita entre lo kitsch, teatral y dramático, más una sencilla carta de platos, sigue llamando la atención. ¡Insustituible! (Loreto 40 / 22881 3937)

 

LA DIANA
Emplazado en lo que fue un convento y conectado directamente a los Juegos Diana, su terraza es un monacal pasillo lleno de detalles como puertas y ventanas recicladas, antiguos videojuegos y rincones escondidos. Pizzas, tártaros y mollejas entre los platos favoritos y con una buena carta de cócteles y vinos, es casi una obligación conocerla. (Arturo Prat 435 / 22632 8823)

 

TÍO TOMATE BARRIO ITALIA
En una de las típicas casonas del barrio Italia, esas de fachada continua y patio grande, donde se conservan los ladrillos originales y una barra que se creó en el que fue un establo, esta terraza /patio es de esas en las que dan ganas de quedarse por horas de lo cálida y agradable que es. Aparte de sus famosas pizzas tienen una agradable carta de cocteles veraniegos y cervezas importadas. (Av. Italia 975 /22316 2176)

 

CASTILLO FORESTAL
En esta linda y exclusiva terraza que domina gran parte del Parque Forestal y el museo de Bellas Artes, la cocina y repostería francesa hace viajar a sus clientes a Francia, gracias a su diseño arquitectónico, la calidad de su gastronomía y variedad de vinos y licores, transformándose en uno de los sitios más apetecidos por chilenos y turistas extranjeros. (Av. Cardenal José María Caro 390 / 22664 1544) 

 

PISO UNO
En una notable terraza- lounge, donde predominan largos sillones y cojines, la cocina nikkei del destacado chef Juan Osaki ofrece una diversidad de cócteles y bocadillos a la hora del ocaso. Fina y delicada, le pone el sello nocturno a la Plaza El Sol, uno de los centros gastronómicos más potentes de Providencia. (Santa Magdalena 116 / 22840 1800)

 

 

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS                                             
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

WIKEN
ESTEBAN CABEZAS
(Diciembre) NIU (Consistorial 2100 / 22249 2630): “Ubicado en este caso en Peñalolén, es un local de tamaño medio, con hartas mesas en el exterior. Con su pantalla mostrando las últimas noticias, entran y salen sujetos dedicados al delivery. Bien por ellos, por NIU, pero mal por quienes optamos por comer en sus mesas: media hora de demora, mientras salían, una tras otra, esas cajas transparentes.” “Aunque, lo maravilloso/fantástico/inédito de este lugar es que le aplican un 50% de descuento a toda su comida. ¿Habrá un genio aún ignorado del márketing tras esta promoción? En fin.” “Después fue difícil escoger entre tanta combinación con queso crema, palta, camarones fritos, pollo agridulce o kanikama, sin olvidar el sésamo y las almendras tostadas (o envueltos en ciboulette, ay).” “Por favor, un poquito de estudio. Uno que les haría notar otros temas: aprender la técnica para que el rollo de algas -el hosomaki- les quede bien pegado y no suelto; que la bolita de arroz de los nigiris es pequeña, no una BOLA, y que un japonés jamás le pondría un camarón roto encima; y que el tamaño de los rollos es para comerlos de un bocado.

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(Diciembre) EL CÁNTARO DE ORO (Av. Kennedy 9321 esq. Gilberto Fuenzalida): “Entre las cosas mejorables está la selección de causas ($7.900) que trae dos causas de camarón, dos de pollo y dos de pulpo; pero las de camarón habían reemplazado este por trozos de pescado apanado y frito. No estaban mal, pero tampoco está bien que se anuncie una cosa y se sirva otra.” “Un pollo saltado ($9.950), en que el avechucho reemplazaba al tradicional lomo. No obstante que ni el pollo con la mejor disposición es capaz de equipararse en sabrosura al lomo, esta fórmula peruana tan exitosa es capaz de saborizar casi cualquier cosa, por lo que el plato resultó satisfactorio (y muy adecuado, además, si ocurre que Ud. anda con algún imberbe de los que no comen más que pollito, papitas fritas, quesito, jamoncito, huevito: aprenderá a despercudir sus empecinadas papilas con una excelente lección).” “Local amplio, buen servicio, ideal para ir con niños. Buen estacionamiento.”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(Diciembre) KM 0 (Isidora Goyenechea 3000 / 22245 7077): “El Kilómetro 0 tiene algo de club, comparte la solemnidad que da a Isidora Goyenechea tantísimo transeúnte con corbata. Con carta amplia: les moules (esos proletarios choritos que son bocado de reyes), el confit de pato, preparado en su tan tóxica como sublime grasa; huevos benedictinos, para hablar horas sobre ellos. Por cierto, el inevitable boeuf bourguignon.  O para revivir el pato a la naranja.  Tienen un plato de especialidad diaria (solomillo los martes, ñoquis con camarones los jueves) y, lógico, el surtido de queso para concluir. Con 16 ostras para empezar y una notable variedad de vinos que ocupan todos los muros de su amplio local.” “El Kilometro O cumple siete años conservando esta tradición y en su local, desde el tártaro de carne ($8.700) o de salmón, pasando por el fondo, hasta sus merengues y berries ($4.300) y demás postres, se crea una atmósfera que no se pierde en este mutante Santiago.