de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 25 de junio de 2019

LOBBY MAG


LOBBY MAG
Año XXXI, 27 de junio al 3 de julio, 2019
LA LISTA DE LA SEMANA: Cinco datos para la semana
MIS APUNTES: Comedor Central
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: Mar de amores (Valparaíso)

LA NOTA DE LA SEMANA


CINCO DATOS PARA LA SEMANA

 
 
ALIGOT: Lo nuevo en Isidora
Desde el pasado domingo está abierto –luego de meses de pruebas- el Aligot, el nuevo restaurante de Frédérick Le Baux, ubicado en Isidora Goyenechea esquina Luz. Acá la apuesta es sencilla, ya que primero sirven una ensalada de lechugas, luego se puede optar entre un filete al horno con finas hierbas o una reineta a la mantequilla, acompañado del aligot, un adictivo puré de papas mezclado con quesos franceses. Adicionalmente ofrecen vino en copas, postres y quesos franceses.

 

LOLITA JONES: La barra del momento
En el piso -2 de CV Galería (Vitacura 4355), uno de los nuevos polos gastronómicos de la capital, tiene entre sus grandes novedades este restaurante mexicano-moderno, con una barra al aire libre de 30 metros de largo, que la ha convertido en uno de los bares más solicitados y envidiables de Vitacura. Para ver y dejarse ver…

 

LA ARGENTINA: Pizzas con sabor bonaerense
Ubicado en barrio Italia, justo en la esquina con Marín, el argentino Juan Manuel Pena Passaro, elabora personalmente esas pizzas que tanto nos agradan cuando viajamos a Buenos Aires. Aquí las pizzas son de masa alta y esponjosa, corteza crocante y vienen acompañadas de buenas dosis de cuatro tipos de queso. Con más de 40 opciones para elegir, que van desde la sencilla Muzza con el agregado que desee, hasta la Calabresa, con chorizo picante; las que se pueden pedir al corte, completas o incluso crudas –para llevar.  

 

TEMPLE: Ramen para el frío invierno
Llegando el frío, el ramen, esa sopa japonesa llena de enjundia y sabor, se convierte en uno de los platos más consumidos por los que gustan de los caldos con sabores sublimes. Ofrecido en muchos lugares, los que entrega Minsu Bang en el restaurante Temple –adosado al hotel InterContinental-, son realmente supremos e inolvidables. Un verdadero vicio.

 

FRANCK & HÉCTOR: La dupla dorada
De la noche a la mañana se convirtió en un éxito y hoy todos hablan maravillas de La Brasserie, que tal como dice su nombre, está guiada por dos grandes señores de la cocina y los vinos en Chile. El chef francés Franck Dieudoneé y el Master Sommelier Héctor Vergara, han logrado en solo cuatro meses, convertir este restaurante de la Galería CV, en un imperdible para la sociedad y en fuerte candidato a la mejor apertura del año.  

 

MIS APUNTES


 
COMEDOR CENTRAL
Tras seis meses de operaciones, el Comedor Central, ubicado en plena Plaza de Armas capitalina, consolida su prestigio.

La apuesta era grande, Instalar en pleno centro de la capital –tierra de completos y comida rápida, un restaurante con estilo propio, oneroso para los habitúes de la zona y con una propuesta de autor, basada en la cocina chilena de mantel largo.

Pero Cristian Correa, propietario del ya famoso Mulato de la calle Lastarria, se sintió preparado para asumir el riesgo de “cambiarle el pelo” al kilómetro cero de Chile. Hace seis meses se instaló –a medias- sin tener adaptado aun el segundo piso y una terraza que sólo estaba en la imaginación de algunos. Hoy, en junio de este 2019, la tarea está completa, con un piso superior para 40 comensales, su primer piso con cocina a la vista y una terraza que sería la envidia de muchos empresarios. Allí, y en esos espacios, ofrece desayunos, almuerzos y cenas, en horario continuado y cerrando a las 10 de la noche, día a día suma adeptos – adictos, ya que su oferta es tentadora, creativa y –hasta el momento- la más sugerente de la Plaza.

Botones de muestra: Para partir, unos blandísimos Locos en salsa de cebollín con papitas brujas mayo, humus de garbanzos y habas (16.800), una preparación para contemplar y gozar infinitamente los diferentes sabores que van dejando las respectivas guarniciones. Grande y suculento, alcanza perfectamente para dos comensales.  Más tarde, y para acompañar el mal tiempo, un criaturero Mariscal caliente, con almejas, ostiones, machas, piure, ulte, cebolla y cilantro (9.600), una verdadera oda al sabor de los mariscos chilenos. Ya en los platos principales, y para los nostálgicos, encontrarse con unos Fritos de coliflor, con puré de albahaca y ensalada chilena (7.900), es un regreso al pasado, para pasar al futuro con un excelente Risotto de betarragas con queso azul, peras confitadas y hojitas verdes en aceto (8.900), es prácticamente un logro.

La cocina es manejada por Valentina Saba, quien logró captar el concepto del restaurante y de Cristian Correa, que, como propietario del lugar, debió dejar en manos expertas el siempre difícil manejo de los fogones y sus cocineros.

El dulce final tiene de todo: desde el clásico Mote con huesillos (2.200), hasta su afamada Terrina de queso de cabra y dulce de membrillo (4.800), que se ha transformado en uno de los clásicos del chef Correa.

Por todo lo escrito y mucho más, y aun a la espera que se sumen nuevas alternativas gastronómicas en este nuevo barrio, la presencia del Comedor Central es un aliciente para mejorar la calidad del lugar. La Plaza de Armas de antes era un feo lunar que nos avergonzaba. Hoy se demuestra que, con buenos proyectos y buena voluntad, se logra lo imposible, como es ver Santiago desde otra perspectiva, donde las puertas y la oferta están abiertas a todos, desde el más alto ejecutivo, a turistas, inmigrantes y toda la población flotante de una comuna que recibe diariamente a más de dos millones de personas.

Para sacarse el sombrero.

Comedor Central:  Portal Bulnes 489 / Plaza de Armas, Santiago / 23291 9417

 

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR



 

MAR DE AMORES
El esplendor de los mariscos frescos en Valparaíso
Aunque pocos lo crean, Valparaíso le da la espalda al mar y sus habitantes se inclinan por la carne, ya sea vacuno, cerdo o pollo, a la hora de comer. Muchos dicen que los mariscos y pescados se los dejan a los turistas, algo que en parte tienen razón.

Por eso, encontrar un restaurante en los cerros porteños que esté dedicado en un 100% a los productos del mar, es difícil. Más aún cuando, si de pescados se trata, no escatiman y dejan de lado algunas especies que son de consumo habitual en los hogares, como la reineta. En Mar de Amores, los pescados de roca son parte de su carta, que, junto a una serie de mariscos frescos, que se mantienen en piscinas con agua de mar en condiciones y temperatura ideal, lo ha convertido en uno de los restaurantes favoritos del cerro Alegre, siempre repleto de turistas ávidos de conocer algo más de estos lindos parajes.

Los mariscos que ofrece Mar de Amores provienen principalmente de la actividad de Acuicultura en pequeña escala. En el caso de las ostras - japonesas y chilenas - y choritos, vienen de un hermoso lugar bañado por la corriente de Humboldt, llamado Hueihue, ubicado en los mares interiores de Chiloé, al este de Ancud. El resto de los mariscos, los extraen e sus respectivas zonas económicas.

Desde el plato de ostras (12 unidades a $ 8.300); una soberbia degustación de ostras chilenas y japonesas, choritos y ostiones ($ 12.500); machas a la parmesana ($ 8.900) y otras combinaciones de mariscos, que mejor se aprecian bebiendo un frio sauvignon blanc, donde destaca Casas del Bosque (15.700) y Terrapura ($ 9.900).

De los principales, destacan unos inmensos caldillos (de mariscos o congrio) a $ 9.500 y un soberbio pastel de jaiba ($7.900), dentro de una carta de ocho fondos. Como “bonus track”, para los que no gustan de estas especialidades, ofrecen unos excelentes fetuccinnis caseros con pomodoro (6.300), que muchos agradecen. Se valora el cariño que ponen en la presentación y decoración de cada plato. Sin duda, un plus que va más allá de la calidad del producto que proponen.

A la hora del postre y a pesar que hay una gran variedad, no deje de probar unos deliciosos y delgadísimas hojarascas rellenas con manjar. Tan sublimes, que ya son uno de los caballitos de batalla de la casa.

Entretenido e interesante lugar. Con terraza a la calle –para los días soleados- y comedores interiores sin mayor intervención de diseño. Lo importante acá es la propuesta, que de todas maneras apruebo y recomiendo, ya que una vez que lo visite, saldrá tan contento como este cronista. (JAE)

Mar de Amores: Almirante Montt 336, Cerro Alegre / Valparaíso / 22324 4296 /