de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 29 de diciembre de 2010

REVISTA LOBBY

ESTA SEMANA
AÑO XXIII, 30 diciembre 2010 al 5 enero 2011

LA NOTA DE LA SEMANA: Y llegó el 2011
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR ¿Y cuál es el mejor restaurante?
LOS APUNTES GASTRONÓMICOS DE LOBBY: El suceso gastronómico del 2010
LOS CONDUMIOS DE DON EXE: Augurios y consejos para la llegada del 2011
BUENOS PALADARES: Las críticas gastronómicas de la semana

LA NOTA DE LA SEMANA

2011

Y se fue el año maldito. Y esta fotografía captada por Esteban Manríquez el 28 de febrero pasado en Dichato lo muestra todo. Desde la rabia a la impotencia. Cada uno con su drama y sus temores. Este año no fue un restaurante el ganador de esta última edición. Es una imagen de una colección privada que nos facilitaron para dejarla de recuerdo en esta revista.

Los que vivimos en el centro del país también tuvimos problemas, pero quizá fueron menores. El daño fuerte fue desde Colchagua al sur. Allí se continúa reconstruyendo y aun quedan cientos de vestigios de este gran terremoto. Para todos los damnificados que no conocemos pero que apreciamos en esta fecha, un solidario abrazo. Vivimos en una tierra traicionera pero a la vez querida por todos. Y vayan para todos nuestros lectores un gran saludo de Año Nuevo, esperando que nunca más sucedan desgracias como las de nuestra imagen que se la entregamos al doble de su tamaño normal. Y como nuestra memoria es frágil, bien vale la pena de vez en cuando recordar los desastres que nos proporciona la naturaleza.

Feliz 2011.

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR

¿Y CUÁL ES EL MEJOR RESTAURANTE?

La pregunta del año. Casi toda la gente que conozco, al saber mi profesión no duda en hacer la misma pregunta. Y diez, quince o veinte veces tengo que responder lo mismo: “todo depende de lo que quieras comer”. Y es cierto. Comer en un restaurante ya no es fácil ya que la elección depende de muchos factores. Incluso el ánimo del comensal.

¿Cuántos restaurantes están en nuestra memoria? ¿Diez? ¿Veinte? Es posible que algunos archiven algunos más pero todos repiten una lista hasta el cansancio. Pero cuando les explicamos que en la capital existen un millar de establecimientos, de decenas de especialidades y precios, es posible que ahí comprendan que no es nada de fácil escoger lo mejor. Muchas veces los comensales se dejan llevar por el ideario colectivo y la elección no es la más correcta.

¿Español, peruano, chino, francés, italiano, preguntamos? ¿Mantel largo o precio / calidad? ¿Estacionamiento para que no le desvalijen el auto mientras come? ¿Buen servicio? ¿Buena comida? Estas son parte de las variables que hay que tener en cuenta a la hora de salir a almorzar o cenar fuera. Se puede tener la mejor experiencia gastronómica de la vida, pero si al salir se encuentra con un parte empadronado pegado en el vidrio del auto, de seguro no volverá nunca más a ese lugar.

Pero insisten en conocer la madre del cordero. Es posible que quieran sentirse participes de un buen comentario: el mejor es “Fulanito”. Y si nuestro interrogador lo conoce, se sentirá feliz de haber estado un día en ese lugar. Si no es así, lo archiva para más adelante, para conocer lo que los expertos dicen.

A veces me dan miedo mis propias respuestas ya que por omisión se pueden dejar de lado buenos lugares para una comida de calidad. Ir a comer ostras con champagne a The Pinch of Pancho es un must, tanto como unos callitos en el Guría. Pero muchas veces y no necesariamente lo que a uno le agrada le gusta al resto. Nuestro ejercicio es entregar sensaciones a nuestros lectores y guiarlos en esta maraña de locales que invaden la capital. En regiones es más sencillo y menos selectivo. Pero tampoco deja de ser importante el desarrollo que se ha visto fuera de la capital para ofrecer una digna gastronomía.

Mas que optar por el mejor restaurante, la idea es dejarse llevar por la oferta que tienen los locales. Nada se saca con pedir un filete con papas duquesas o una ensalada Cesar cuando se pueden descubrir miles de sabores que incrementaran el conocimiento gastronómico. Hay que atreverse a degustar cosas novedosas, aprender a diferenciar un lenguado de una corvina. A conocer el sabor de las mil y una especias que nos brindan los restaurantes. Eso es lo importante que hay que saber. El resto, la gran lista de los mejores de la ciudad, es solo para las medallas respectivas. El paladar se cultiva comiendo de todo (o probando de todo). Y como bien dice un gran amigo chef, “una buena sardina es mejor que una mala langosta”.

Tenemos restaurantes para regodearnos y de ellos, más de un centenar de buenos ejemplos. Hay de todo y para todos. Pero acá lo importante es innovar con las nuevas propuestas de los chefs. Vamos entonces este 2011 que recién comienza a deleitarnos con la buena mesa y no preguntar por los mejores… ya que hay muchos y para todos los paladares (Juantonio Eymin)

LOS APUNTES GASTRONOMICOS DE LOBBY

EL SUCESO GASTRONOMICO DEL 2010

Las balizas de un carro escalera mecánica, perteneciente a la Vigésima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago, iluminaba en horas de la noche del jueves 8 de abril la entrada del hotel Ritz-Carlton de Santiago. Pero muy lejos estaba que se debiera a una emergencia en el lugar, más bien era la escenografía que se montó para recibir a las 250 personas que adhirieron a la iniciativa “Por un Chile de Pie”, gala de beneficencia organizada por el hotel para ayudar a reconstruir el Cuerpo de Bomberos de Parral.

El ejercicio solidario de la gastronomía no es algo que estemos acostumbrados en nuestro país. Sin embargo y debido al terremoto que sacudió a gran parte de Chile en febrero pasado, Gastón Acurio, el chef peruano de renombre mundial, le envío un mail a Tomas Olivera, en esos entonces chef ejecutivo del Adra, el restaurante principal del hotel Ritz Carlton capitalino, para ponerse a sus órdenes para lo que creyera conveniente.

Así y rápidamente (y con el apoyo de los ejecutivos del hotel, entre ellos Branko Karlezi, su relacionador público), se fue armando la primera cena Blue Ribbon Ball, a la que luego se sumaron los chefs peruanos Hajime Kasuga, Pedro Miguel Schiaffino y Héctor Solís, para conformar un grupo de cuatro embajadores peruanos que vendrían a Santiago a cocinar para esta gala benéfica. Olivera también convocó a sus amigos Matías Palomo y Giancarlo Mazzarelli, conformando un equipo de siete chefs que darían realce a esta noche solidaria.

El evento empezó con un cóctel servido en los salones del Ritz Carlton y un remate silencioso. Luego, de entrada, Hajime Sakuga (Hanzo) presentó un Trío de piqueos nikkéi; Matías Palomo (Sukalde) un Camarón crocante con puré ahumado y salsa de ajillo y Gastón Acurio (Astrid y Gastón) un Dúo de cebiches.Los platos principales fueron Arroz mojadito perfumado en ají mochero con mero y langostinos salteados al pisco acholado, elaborado por Héctor Solís (La Fiesta); Pierna de cordero con papas chilotas demi glace con murtillas y hongos, de Giancarlo Mazzarelli (Puerto Fuy), y Rocoto relleno de morcilla, plato presentado por Pedro Miguel Schiaffino (Malabar). De postre, Tomas Olivera (Adra) entrego una Torta de mote con huesillos y helado de cola de mono. Cada plato fue acompañado con copas de Amayna, Matetic EQ, pinot noir de Casas del Bosque, Chocalán Malvilla, syrah de Tabalí, ensamblaje Santa Ema Amplus One y Pisco Mistral envejecido. Un banquetazo en siete etapas.

El evento contó con la animación de Tonka Tomicic y el show de Luis Jara. Además, estuvieron presentes importantes personajes del espectáculo, la política y la prensa especializada, por lo que, aparte de ser una fiesta gastronómica, incluyo remates silenciosos y a viva voz de Denise Ratinoff, la conocida representante de Christie’s en Chile.

En resumen, y luego de revisar un año de acontecimientos, en Lobby creemos que este suceso fue el más importante del año gastronómico nacional. Es de esperar que pronto tengamos nuevamente una embajada tan especial y podamos enriquecernos con su alta gastronomía. (JAE)

LOS CONDUMIOS DE DON EXE

AUGURIOS Y CONSEJOS PARA LA LLEGADA DEL 2011
(No importa la magnitud de la farra, el regreso debe ser siempre digno)

¿Se han percatado, mis queridos lectores, que todos, a final de año, andamos buscando los resúmenes y los mejores hechos que leemos con gratitud y parsimonia?

¿Será un algo medio melancólico o al revés, algo maquiavélico, que nos gusta recordar lo bueno y lo malo de lo que sucedió en el año?

Creo que es una mezcla de los dos conceptos. Nos da añoranzas recordarnos de las cosas bellas y un poco también de sadismo cuando recordamos las desgracias. No nos bastó el terremoto… queremos ver nuevamente las fotos y las imágenes del sismo. No nos bastó estar una semana pegados al televisor para ver el rescate de los 33 y queremos nuevamente ver saliendo a Mario Sepúlveda, el minero dicharachero... queremos volver a revivir el mundial y los goles que nos dejaron con la boca abierta y fuera de competencia… Queremos ver sangre (y no prietas precisamente), para finalizar un año… ¡que por fin se nos va!

Con tantos años a cuestas les puedo decir que nada se termina ni cambia este 1 de enero. Solo cambia el calendario, el color del pelo, las arrugas y el genio. El resto, todo sigue igual. Ni los chinos, con sus años dedicados a los animales y donde este 2011, según sus creencias, será el año del conejo (cuidado ya que es muy prolífico), han logrado cambiar nada. Bueno, ellos a su manera tienen al mundo colgando de un coco, pero eso no tiene nada que ver con el horóscopo. (A propósito de conejo… ¿le gusta el escabeche de esa especie?)

Lamento decirlo pero ni los calzones amarillos ni las vueltas a la manzana con una maleta cambiaran las cosas. Menos las doce uvas y las tres cucharadas de lentejas, que sumado al champagne y a la cena de año nuevo, lo único que le prometen es una caña y una indigestión de las poderosas este caluroso 1 de enero. A decir verdad, váyase por lo sanito la noche final. Si tanto le agradan, vea los resúmenes que estarán a la orden del día en la televisión. Beba moderado y no como un cosaco ya que su hígado se lo agradecerá al día siguiente. Y si bebe, no maneje. Por tres lucas lo llevan a su casa sano y salvo y no aparecerá el domingo en La Cuarta.

Si va a un hotel o restaurante a cenar la noche de Año Nuevo, no piense que todo esta ahí para comérselo y/o bebérselo. Váyase tranquilito por las piedras y disfrute la noche. Para ser sincero, si se le apaga el televisor temprano y al día siguiente no se acuerda de nada, habrá perdido gran parte del festejo y ni se le ocurra preguntar el porqué este año no habían fuegos artificiales. Estuvieron mejores que nunca, pero usted nunca los vio.

Es una fiesta más y espero que la disfrute. A decir verdad, yo haré lo mismo que ustedes y quizá algo más, pero el jefe quería que este mensaje tuviera un trasfondo mas civilizado. Feliz 2011 a todos. Realmente me veré mono con los boxers amarillos que me regaló Mathy para Navidad, además que de todos modos agarraré la primera maleta que encuentre para dar una vuelta a la manzana mientras me como las uvas y las lentejas. No creo en brujos, Garay, pero que los hay, los hay.

Felicidades y nos vemos el 2011… Si Dios (y el jefe) no dicen otra cosa.

Exequiel Quintanilla

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

SOLEDAD MARTÍNEZ (Wiken)
(24 diciembre) HOTEL HYATT (Av. Kennedy 4601, Las Condes, fono 950 3050): “Sus restaurantes (Senso y Matsuri con cuatro platos y postre, e inagotable buffet en Anakena) presentarán una cena con productos de alta calidad cada uno en su propio estilo, mediterráneo, japonés o tailandés ($140.000 incluidos los vinos y bebidas, bar abierto... y el show y la fiesta), menú infantil en Senso ($80.000) y un buffet más liviano ($30.000) en el bar Duke's. Como muestra fiel de lo que pueden ser estas experiencias, un almuerzo nos fue alternando recetas del Matsuri y el Senso.”

ESTEBAN CABEZAS (Wiken)
(24 diciembre) TOROMIRO (Nueva Costanera 4076, Vitacura, fono 986 4803): “…pese a lo nuevo, la atención, el ambiente -desprovisto, elegante- y la cocina ya muestran rasgos de estar a punto. Y vamos: unos pejerreyes apanados ($5.800) con salsa de maracuyá, ricos, aunque a la salsa le habría venido mejor un toque ácido: más del tipo chutney. Luego un pescado clásico de la mesa pascuense, el mahi-mahi ($7.500), en el límite del grill e impecable con su ensalada de cous cous ($3.200). Ojo que las porciones aquí no son pequeñas (tampoco prehistóricas, pero sí muy humanas). Lo mismo ocurrió con un buen par de trozos de atún, también grillados ($8.300), rojos en su centro, con tomates y cebollas al grill ($3.200) y un solomillo con piña ($5.700) con unas papas fritas Toromiro ($3.400), con cebolla y queso.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(24 diciembre) CASINOS DE JUEGO (varias ciudades): “Sin aspavientos, los casinos de juego se preparan para dar exámenes antes las sucesivas oleadas de turistas de este verano que empieza. Con más de treinta años como Enjoy, el Casino de Viña cumple un doble papel, atendiendo a los entusiastas de los juegos de azar, pero también ofreciendo su capacidad para la demanda social de la Quinta Región.” “Mientras, el flamante Monticello sigue creciendo en Angostura. Su restaurante principal, el bien instalado Capataz, del segundo piso, se completa con el Hola Café, el Bravo Bar y el MVG Lounge, que funcionan en la planta baja con una cocina central. “… en Coquimbo se reactivan también los restaurantes del casino local, con la llegada masiva de turistas. Una oferta de cocina nortina, internacional y japonesa en La Barquera, Hoire, Hanami y Bingo.” “Y quien quiera tirar unas fichas en Colchagua encuentra un buen dato en el Hotel Santa Cruz Plaza, en el mismo recinto del Casino Enjoy. En el restaurante Los Varietales, el chef Jonathan Elitin prepara muy sabrosos bocadillos campesinos (cola de buey, conejo escabechado entre otros) a prudente precio. Tratándose de gastronomía, ya no es cuestión de suerte.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(25 diciembre) CASA FLAÑO (Bilbao 2435, Providencia, fono 209 3481): “… una terrina de salmón rellena con mousse de camarón y langostino, servida con ensalada fresca marinada en aceto balsámico, agradable. Además, un pimentón rojo asado, relleno con atún del Pacífico con guiso de quínoa en salsa de mango y jengibre. Y una particular pero bien lograda lasaña de jaibas y ostiones, gratinado de espinacas y aceite de albahaca; y una suprema de ave grillada, ragú de camarones, gratín español y vegetales salteados, rico, pero simplemente enorme.” “La primera impresión es que los platos son demasiado generosos. La terrina venía en cuatro trozos más o menos grandes, así como la lasaña y la pechuga grillada. El tamaño, definitivamente atenta contra el gusto de saborearlo. Es como comida casera, contundente y sabrosa, pero no refinada, y eso que la carta de Casa Flaño tiene esos toques especiales que hablan de alguien que sabe lo que está presentando.”

CARLOS REYES (Unocome)
(24 diciembre) EL ECOLOGISTA (Ramón Carnicer 71, Providencia, fono 634 7559): “Una cosa es el respetable anhelo de lograr el equilibrio entre lo que se produce y lo que se gasta. Ser responsables respecto al origen de los productos y ofrecerlos como una alternativa sana, en una ciudad donde la dieta de almuerzo cada vez deja más que desear. Por ese lado, todo ok, incluso que lo transformen en una herramienta de marketing. Mas, si toda la puesta en escena se da en un espacio grande, sencillo, creíble y en general tan distendido como amable en lo que a servicio respecta. En eso, El Ecologista es coherente, consecuente. Pero hay algo importante, que al probar tanto su menú de almuerzo como sus cervezas, apareció como una preocupante evidencia: NO TIENEN SABOR. Confundir el comer sano con el comer fome es una de las grandes fallas de los comedores "eco". Casi siempre. Una lamentable paradoja en un país tan rico en opciones naturales "en potencia"

DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(24 diciembre) SANTA PIZZA (Parque Arauco): “¿Quién dijo que una buena pizzería no podía tener buenas ensaladas? Probablemente alguien con una obsesión por la guerra de las vitaminas contra los carbohidratos. Pero si lo piensan un poco, el armado de una y otra es más o menos el mismo. En la ensalada, muchos ingredientes sólidos caen sobre una cama de verdes. En la pizza, otros tantos sobre una masa. Una es fría; la otra, caliente. Pero el principio de componer es compatible y, digamos, un ejercicio relativamente igual de civilizado. Pues bien, en SantaPizza podemos decir que -en general- dominan ambas facetas. Sobre todo con la Ensalada bizantina ($ 6.900), una mole bien condimentada de mil caras que nos sobreestimula con espinacas y otros verdes, tomates secos y fritos, albahaca, huevos duros, hummus, camarones salteados, queso de cabra en cubos y ravioles crocantes de berenjena. Toda una explosión de sabor, intensa pero equilibrada.”


PILAR HURTADO (Mujer, La Tercera)
(26 diciembre) TATAKI EXPRESS (Luis Pasteur 6053, Vitacura, fono 953 6860): “Pedir comida a la casa me parece una buena opción cuando uno anda cansado, como en esta semana entre Navidad y Año Nuevo. Me habían recomendado el Tataki Express, un sushi tirando a lo nikkei.” “Seguí con mi pedido, que incluía varios rolls del chef (peruano, según dice la web). Me dijeron que había media hora más menos de demora en la entrega. El pedido llegó una hora y algunos minutos después, justo cuando llamé para apurar la causa. Mi marido no es amante de los sushis, pero estos le gustaron bastante. El cebiche trufado, aromatizado con aceite de trufa y en buena porción, estaba sabroso pero podría haber venido más frío. Las gyosas traían su propia salsa y un salteadito de verduras bien rico. El sashimi mixto traía pulpo bien blando, atún, salmón y corvinilla.” “Los pescados estaban bien frescos. En el resto del pedido, los rolls no venían individualizados ni tampoco las salsas relacionadas con cada roll. Viendo la carta, ahora puedo descifrar que el Paula era aquel envuelto en fideos crujientes que debiera haber ido con la salsa tamarindo. Muy bueno el del chef, con camarón al ajillo, pimentón y queso crema envuelto en palta. También entretenido el kappa, sin arroz, con salmón envuelto en pepino. El paty, de calamar apanado y pimentón envuelto en nori, un poco más fome.”

miércoles, 22 de diciembre de 2010

REVISTA LOBBY

ESTA SEMANA
AÑO XXII, 23 al 29 de diciembre, 2010

LA NOTA DE LA SEMANA: La Navidad de los demás
LOS CONDUMIOS DE DON EXE: Mathy, Mathy… ¿Qué he hecho para merecer esto?

NOVEDADES: La experiencia de viajar
BUENOS PALADARES: Las críticas gastronómicas de la semana

LA NOTA DE LA SEMANA

LA NAVIDAD DE LOS DEMÁS

Vivimos un mundo evolucionado, conmocionado y revolucionado. La sociedad moderna nos ha llevado a que Cristo, la figura de nuestra Navidad, pase a segundo plano y sea sólo excusa para unas fiestas de gran boato y de regalos asombrosos. Ya nos acostumbramos a ello y ciertamente hemos dejado de lado el sentido cristiano de esta fecha.

Estamos “en otra”, como dice nuestra juventud, que aun limpia de deberes y de compromisos, se atreven a comprometerse con valores que los mayores ya olvidamos. Y olvidamos a nuestros mendigos. Esos que cada día nos acercan las manos para recibir una moneda, del tamaño que sea.

Y una reflexión: el mendigo no es un ladrón ni un estafador. Es un ser humano que le fue mal en la vida y que debe practicar la vergüenza de pedir limosna para sobrevivir. Es cierto que hay falsos mendigos que se aprovechan de las circunstancias para hacerse algo de dinero. Pero nuestro comentario va por otra parte. Al mendigo que nadie le dio la oportunidad de crecer y honesto que es, prefirió la calle al delito.

Ese mendigo lo vemos a diario. Muchas veces cerca de la casa o de la oficina. Nada pide, sólo estira la mano y sigue siendo intachable en su proceder. Como un perro fiel, no se enoja si no lo miran y agradece lo que sea. A veces, dos palabras…

Detrás de cada mendigo hay una tragedia. Hay abandono y malos tratos. De los muchos que duermen en las calles de nuestro casi desarrollado país (como dicen las autoridades), pocos o ninguno aspira a ser algo más. No son una lacra, son seres abandonados por la sociedad.

Ahí debería estar nuestro espíritu navideño. El mendigo es una imagen ya que nuestro mundo convive con muchos de ellos. Algunos piden dinero, otros una palabra de aliento y otros un cordial saludo. Por otra parte, muchos mendigamos en ciertas oportunidades de la vida ya que nadie nos ha dado el don de ser perfectos. En estas pascuas acerquémonos a quienes creamos que están faltos de dinero, amor, cariño, afecto o comprensión. La pobreza no es algo repelente ya todos somos pobres o carentes de algo. Y hay algo muy cierto: la felicidad no se compra con dinero.

Vamos entonces a una Navidad distinta que se oculta bajo plasmas, cuatro por cuatro, tablets, I Pods y todo un ingenio del post-modernismo. Vamos por lo lógico, por intentar hacer felices a los demás. Y no con regalos ni dádivas. Con un tan sólo una sonrisa verdadera y un “te aprecio porque eres de carne y hueso igual que yo”, es posible que logremos un mundo mejor.

Feliz Navidad.

LOS CONDUMIOS DE DON EXE

MATHY… MATHY…
¿Qué he hecho para merecer esto?

Heme aquí en espera de unos calcetines verdes y un par de hawaianas que nunca he podido usar ya que los dedos de mis pies poco responden a sujetar una suela con un pedazo de goma entre el dedo gordo y el que le sigue. Pero regalos hay que hacer para Navidad y mi linda Mathy se ha encargado de ello. Bueno, ella es feligresa del Parque Arauco y hace unos días me pidió la lista de los regalos que debía comprar… y el billete correspondiente.

Comencé a anotar los nombres de mis nietos. Mis hijos, prolíficos para la época, ya me tienen con siete nietos a estas alturas de mi vida. Yo siempre los incentivé para que usaran forrito, pero parece que desoyeron mis consejos y se han dedicado a procrear como si el mundo se fuera a acabar el 2012, como dicen los mayas. – Tu me acompañas - sentenció Mathy. -Yo compro pero tú vas a mi lado, corrigió.

No era cosa fácil. Odio los malls y todo lo que lo rodea. Ella ufana y yo taimado. No soporto perder el tiempo en trivialidades, pero ella insistió que la acompañara. Lo bueno: las lolitas con shorts y pechuguitas al aire que renovaron mi libido. Lo malo, negocios llenos donde nadie te atiende y pierdes tiempo.

- ¡Aquí no atiende nadie, Exe! ¿Qué hago para que me den pelota?
- Me extraña Mathy. ¿Quieres que nos atiendan en medio minuto?
- Si lo logras, te autorizo para que te vayas a tomar un trago y me esperes afuera, dijo escéptica.
- ¡Manos a la obra! Le comenté, y como estábamos en un perchero con cientos de poleritas, comencé a sacar un gancho, mirar la prenda y botarla al suelo. Agarro otra prenda, la miro y la boto, tomo otra y boto, a la sexta prenda se acerca una vendedora.
- ¿Necesita algo el señor?
- La señora quiere comprar, le dije. Yo voy por un campari.

La pobrecita comenzó a recoger las pilchas que estaban regadas en el suelo mientras yo miraba a Mathy y con los ojos le decía que me había ganado el premio. – Será, me dijo. Te lo ganaste, pero antes una pregunta -¿Dónde aprendiste tanta maña?

- ¡La vida, querida Mathy, la vida!

Prácticamente arranqué del mall. O sea de su interior. Afuera hacía calor pero intuí que los merenderos que existían en las afueras tendrían aire acondicionado. Era temprano aun pero ya los comederos del mall estaban repletos de clientes. Como eran tantos, me fui por el azar: ene, tene, tu, cape, nane, nu… y la suerte escogió el Vendetta. Ese ambigú sería mi asilo durante algunas horas.

- ¿Cuántos son?, me pregunta una linda chica (con mejores pechugas) que oficia de anfitriona.
- Uno, por el momento. Luego seremos dos.

La vi retirarse no con buena cara ya que las mesas eran para cuatro y no quería separarlas. La vi consultar un computador y comentarle algo al camarero que estaba tras la barra. Regresa al par de minutos y me dice que la siga. Efectivamente habían abierto una mesa en el altillo del boliche. -¿Que se le ofrece al señor?

Miré sus protuberancias y pensé en algo que no era lo adecuado.

- ¿Cómo hacen el Bloody Mary, preciosura?
- ¡Excelente!, contesta. ¿Lo quiere con tabasco y Worcester?
- Con todo, cosita. Y con una buena porción de vodka, lógico.
- En un momento, señor

Pensé que la ricura llegaría con mi cóctel, pero llegó un mozo con él. Preguntó si quería algo para el mastique pero preferí esperar a mi Mathy. No tardaría tanto ya que es rápida para comprar.

Y así fue. Me llama y le cuento dónde estoy. Al par de minutos aparece llena de bolsas y asorochada por el calor. – Consígueme una mineral, por favor, vengo mas seca que cañería de pirámide.

- Me debes plata Exe.
- ¿Por?
- Es que me calenté y compré el regalo que tú me harás.
- ¿Cómo es eso?
- Cierto, Ese. Tú habrías llegado con un pañuelito para el cuello.
- ¿Y? ¿No te gustan?
- Tengo siete querido, y no ocupo ninguno. En cambio en la vitrina de Gacel encontré unos zapatos de todo mi gusto.

Ella comía pizza y una copa de rosé. Yo, pizza y otro Bloody Mary. Se me acabó el apetito cuando me contó que los zapatitos no eran chinos… sino ingleses.

- ¿Cuánto? Pregunté serio.
- ¡Menos de lo que valgo!, dice con propiedad. -Pero no te preocupes, los compré con tarjeta.

¡Como si una tarjeta de crédito fuera la panacea para todos los males! ¿Qué hago ahora con el pañuelito peruano que le compré en la feria de la Plaza Ñuñoa?

Tiramisú y café express para ella. Nada para mí. Pedí la cuenta la que cancelé con los pocos pesos que me quedaban. Así es y será mi puta pascua. Calcetines, hawaianas, una botella de vermouth y unas lindas (por así decirlo) tarjetitas pintadas por mis nietos serán mis regalos. Mathy, de seguro, llegará con una billetera “para que guardes tus kilos de papeles y boletas sin importancia” me dirá, y yo encalillado todo el año para darle en el gusto a la “family”. Pero algo me relaja. Esto les pasa a todos. Y el que reciba regalos más finos que los míos… que tire la primera piedra.
Feliz Navidad

Exequiel Quintanilla

Vendetta: Boulevard Parque Arauco, Av. Presidente Kennedy 5413, Las Condes, fono 245 3390

NOVEDADES


LA EXPERIENCIA DE VIAJAR
¿De vacaciones?

N de la D: Nos mandaron este artículo sobre la experiencia de viajar. Es extremadamente simpático y se los entregamos a nuestros lectores para que se entretengan un momento durante este agitado fin de año. Es español castizo y por razones obvias lo dejamos (casi) tal cual nos lo enviaron. Entre tantas carreras de última hora este texto es un bálsamo para disfrutar estas navidades... y prepararse para las vacaciones.

Cada época tiene sus manías. A los romanos les gustaba ver a los leones arañándoles el culo a los cristianos. A los chinos les encantaban los jarrones. Y ahora, lo que nos gusta es viajar. Viajar a cualquier lado. Lo mismo nos da ir a Abrazamoscas (un pueblito cercano a Madrid) que a San Petersburgo. El caso es tener el culo en movimiento como Shakira. Por eso Shakira viaja tanto. Yo creo que, por mucho que lo digan los poetas, viajar no le gusta a nadie. Lo que nos gusta es llegar al destino, pero el viaje es una joda.

Viajar consiste básicamente en llevarse una maleta llena de ropa limpia para traerla sucia. Todo el mundo dice que viajando se aprende; pero, para ser sinceros, viajar lo que de verdad produce es estreñimiento. Al salir de tu casa, el culo se cierra en banda y no suelta prenda. Por eso en los aviones hay más puertas de emergencia que baños. Y en los hoteles lo saben, por eso lo que se gastan en toallas lo ahorran en papel higiénico. Siempre está empezado y con un piquito doblado, que debe de ser la firma del último estreñido.

Además, no hay nada más triste que un aeropuerto. En los aeropuertos no se ríe nadie. Ves a la gente seria, tirada en los sillones o despidiéndose con lágrimas, rodeada de bultos. Parece que, en vez de iniciar un viaje, les fueran a operar de la vesícula, que por cierto, sería de gran utilidad en los viajes largos. Ya que estás tan aburrido y tan incómodo, esos viajes se podrían aprovechar para operarse de algo. En vez de jugo, un trapo con cloroformo, de forma que cuando llegues a Cancún, además de no tener jet lag, llegarías a tu destino con un lifting, una liposucción y tres hígados, que en Cancún te van a hacer falta, con eso de la barra libre.

En el avión, todo está preparado para jorobarte. ¿Por qué cuando despegas y aterrizas hay que plegar la bandejita? "Huy, gracias, por si acaso hay un accidente y morimos todos. Al menos que no se me derrame el café en los pantalones tendré una muerte digna". Y también hay que poner el respaldo recto para que el de atrás pueda plegar la bandejita, debe ser... O eso, o para morir incómodo. Claro, que si te agobias siempre puedes conectar el aire acondicionado, ese chorro potente y direccional que te permite tener tres centímetros de la cabeza muy fríos... Hay gente que con este sistema se ha quitado las verrugas de la nuca.

Luego hay que reconocer que el cinturón de seguridad tampoco es maravilloso. El túnel del terror de la feria de mi pueblo tiene un sistema bastante más elaborado. Claro que en mi pueblo son tan impredecibles que lo ponen para que nadie pueda pegarle al fantasma.

Ahora la cosa es comprar los pasajes por Internet, que es un sinónimo de "no gastarse". Por Internet puedes, por ejemplo, alquilar una casa en el monte para hacer turismo rural. Y hay que explicar un poco lo que es el turismo rural, que no es que un campesino vaya a la ciudad, es más bien al revés. Vas tú donde el campesino para que se ría de ti. El lugar es una casa en ruinas al precio de un loft en Manhattan. A cambio, las vistas a través de las mosquiteras son preciosas. Menos mal que siempre puedes contratar unas excursiones que consisten en subir a una montaña para ir a una fuente donde el agua sale superpura. Pero descubres que no la puedes beber, porque está tan fría que si le das un trago te duele la cabeza toda la tarde.

Hay gente con gingivitis que ha perdido los dientes por el agua pura. Por eso la gente de los pueblos, en general, tiene tan pocos dientes. Recuerdo que una vez fui a beber de un agua muy pura en una montaña. Y venga a beber, y venga a beber... Y luego me enteré de que los del pueblo lavaban los pañales río arriba. Y en el pueblo no había niños.

Misterios de los viajes.

Si el turismo rural no es lo tuyo, siempre te puedes apuntar a un viaje en grupo, que es divertidísimo. Vas con unas personas a las que no conoces para nada, pero de repente es ¡tu grupo! Todos seguís al señor del paraguas, porque él es tu único contacto con la realidad, y crees que si pierdes al señor del paraguas vas a morir, porque es el único que sabe frases claves para espantar a los que piden dinero en varios idiomas.

Pero lo peor de los viajes en grupo son las amenazas. Se pasan todo el rato amenazando: "Ahora vamos a parar aquí 20 minutos. ¡Pero si en 20 minutos no estáis, nos iremos y os dejaremos abandonados aquí, en Kurcijistán! ¡Donde los hombres son violentos… y muy puntuales!".

En estos viajes se suele ir en autobuses que se caracterizan por tener un vídeo sin sonido y un micrófono con el que no se entiende nada: "Y no se pierdan aquí la excelente visión del majestuoso Sdlkjsfdkfj, donde es muy fácil ligar con mujeres si se entra con un dñalskdsdf. Ellas se les tirarán a los brazos y les harán una ñlsjsdfkj". Aquí también te suelen amenazar: "¡Pero cuidado con las mujeres de Kurcijistán, porque si usted hiciera algo como sdkfjlkajsd, les esperaría una muerte lenta y dolorosa!".

Eso sí, lo que no se puede hacer en estos viajes es ofender a la gente del país. Y cuidado, porque se molestan pronto: "¡Vamos, amigo, prueba nuestro yogur caliente de perro...! ¡Si no lo pruebas, desairas a toda mi familia! Y ahora dale un beso al señor del herpes gigante, que se le ha muerto la cabra..., está triste. ¡Vamos! ¡Besa en la boca y acaba el yogur de perro, que eso frío no hay quien se lo trague!".

Si no quieres estas incomodidades, siempre puedes hacer el turismo sin turismo, conocido como "los hoteles con pulsera". La idea no puede ser mejor: comer y beber hasta reventar. Este turismo suelen elegirlo los recién casados, con el siguiente pensamiento: ¿para qué nos vamos a esperar hasta los 40 para ponernos gordos si en una semana podemos ver cómo será nuestro futuro? Y tú, que te habías casado con una chica monísima, vuelves a España con tu nueva bruja oliendo a coco y con la cabeza llena de trenzas. En cambio, tú vuelves tan gordo y con tan poca movilidad que te tiene que limpiar el culo un pájaro.

Los que más ganas tienen de viajar son los jóvenes, porque es lo más parecido a irse de casa que pueden hacer. Para estos menesteres, los gobiernos han inventado una cosa que se llama Interrail. En esta modalidad, el reto consiste en irse lo más lejos posible y conseguir volver sin haber gastado dinero. Cuando vuelve alguien de Interrail le preguntas: "¿Qué has comido en Austria?". "Chopped"... "¿Y en Checoslovaquia?". "Chopped"... “ En Alemania". “Chopped” ¿Y en Kurcijistán?"... "¡Yogur de perro, ya que si no, se enfadan!".

Ligar en el Interrail es complicado. Normalmente se liga con chicas que también están de viaje, con lo cual ya no te fijas en si es guapa o no. Es más importante saber cuántos días lleva sin ducharse. ¿Y qué le ofreces a una chica en esa situación? No es fácil: "Eh, guapa... Si te quedas conmigo, quiero que sepas que hay una lata de mejillones que tiene tu nombre. ¿Y qué te parecería un poco de agua potable?".

Está claro que el Interrail triunfa más por la fama que tiene que por lo que es en realidad, que te dicen: "Vete a Noruega”. Y llegas allí y te encuentras con tu amigo en una estación que está en un descampado, y entre los dos juntáis seis euros, y otros tipos te quitan los calzoncillos, el chorizo y la faltriquera con el pasaporte que te cosió tu madre al forro de los bermudas. Y tú, mientras, piensas: ¡qué bien estaría en Madrid con mis padres comiendo una paella!

Pero de todas las formas que hay de hacer turismo, la más extrema es el turismo en pareja. El viaje es muy diferente si lo haces con tu amante que si lo haces con la mujer estable. Con la pareja estable es como si estuvieras haciendo la milicia. Madrugas más que cuando vas a trabajar porque no te puedes perder el desayuno. Si vas con un rollete y te pierdes el desayuno da igual, te tomas un café por ahí o vas directo a la cerveza.

Pero la pareja estable lleva un plan de viaje que ella ha preparado durante seis meses: se ha metido en todos los foros de Internet y ha subrayado toda la guía Lonely Planet. Algunas llevan tatuado en el pecho los itinerarios que hay que seguir, como el de Prison Break.

Y es mucho peor si la pareja viaja en auto, porque eso ya es un no parar de discutir. Antes se discutía porque, cuando te perdías, ella te decía: "Para y pregunta". Ahora lleváis GPS, pero la mujer, en general, no cree en los aparatos. A ella le gusta desplegar el plano, metértelo en un ojo, taparte toda la visibilidad, y luego lo dobla mal y queda más gordo que El Código Da Vinci y no cabe en la guantera, así que lo tira al asiento de atrás con el resto de porquerías que ha ido tirando: una bolsa de papas fritas, unas chanclas, los periódicos, el pareo, cuatro piedras de recuerdo, una manzana que ha cogido del hotel (por si le daba hambre), botellas de agua de varios días (calentita y con sabor a plástico)...

Llevas el coche de tal manera que, si lo aparcas mal, no sabes quién se lo va a llevar antes, si la grúa o el camión de la basura.

No es que yo esté en contra de los viajes en pareja, pero si viajas con pareja estable vuelves con más estrés del que tenías. ¿De dónde sacarán esa energía las mujeres en los viajes? No se les puede quedar una iglesia por ver. Ella tiene que ir a todos los sitios que le han recomendado sus amigas y a todos los que ha leído en las revistas: el Martini en Vía Veneto; comer fettuccini en el Trastevere y el capuchino en la Piazza Navona. Y le tienes que hacer una foto con el celular tomándose el capuchino para que se la mande a todas sus amigas. A ti no te hace falta la foto para acordarte del capuchino. Con lo que te cobran, no se te olvida en la vida.

No podéis parar ni a echaros la siesta porque ella quiere ver todas las piedras del Foro. Y te va leyendo a quién pertenece cada pedrusco: "Ésta es la casa de Trajano, ésta es la de Plinio el Viejo, ésta es la de Tito Livio...".

Pero aunque el turismo en pareja es el más extremo, no es el peor. El peor turismo del mundo es el que haces cuando eres niño, que te da igual donde te lleven porque tú sólo miras el suelo y los marruecos. Y además no decides nada: a los sitios entretenidos para ver, tus padres no quieren entrar. El Museo de la Tortura suele ser un sitio polémico, hasta que al final tu padre te lleva, y se oye a tu madre desde fuera: "¡Blablablá irresponsable; blablablá no está preparado, blablablá!"... Y cuando sales de ahí estás alucinado. Con seis años ya sabes utilizar el verbo ensartar. ¡Y eso también es cultura, hombre!

En fin, feliz verano, disfrutad de vuestros viajes, y si tenéis que cometer un delito, esperaos a la vuelta, que las cárceles del extranjero son horribles y además no te entienden cuando les gritas: "¡No, por favor!".

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

RODOLFO GAMBETTI
(Las Últimas Noticias)
(17 diciembre) SUKALDE (Av. Nueva Costanera 3451, Vitacura, fono 228 5516): “…su “hamburguesa hecha en casa” ($5.900) es una delicia de auténtica carne de vacuno, sobre pan frica recién horneado, con pepinillos caseros, queso chanco y gruyere, escoltado por ajíes jalapeños o chipotle e impecables papas fritas. ¡Para comerla de rodillas!” “Pero lo que hará historia son los “atardeceres con burbujas”, desde las 19:30 horas, que combinan en su oferta foie gras con frutas, ostras, langostas, y para beber desde espumantes nacionales e importados hasta champagnes auténticos, según la magnificencia de cada anfitrión. Y como Palomo es reconocido como nuestro Harry Potter de la gastronomía moderna, ofrece una sorprendente cena con menú de 6 tiempos ($25.000 0 $35.000 por persona, sin vinos o con ellos) o de 9 tiempos ($35.000 o $45.000). Con alarde de esferas de sabores, espumas, aires y demases, que crearán memorable aventura gustativa para quienes disfruten de ese recorrido sensorial.”

ESTEBAN CABEZAS (Wikén)
(17 diciembre) LE PETIT CHATEAU (Bilbao 460, Providencia, fono 634 4268): “…una carta acotada y una sensata elección de vinos, servicio gentil pero... una lentitud en su cocina que quita el apetito. Más de media hora desde que se hizo el pedido, con renovación de potes de mantequilla y paté, con casi tres rondas de pan para matar la espera.” “Y aunque se hizo una atención del 10% de descuento, la verdad es que si cobran $9.600 por un plato de salmón (salsa y acompañamiento incluidos), con un corte no muy generoso y muy seco, es de esperar que la experiencia sea acorde al valor que la carta le atribuye. Pero no.” “Si bien es cierto que llevan poco tiempo atendiendo, también es verdad que debieran cuidar a los clientes que llegan a tentar suerte... y que finalmente se van arrastrando su tentación, muerta de aburrimiento.”

SOLEDAD MARTÍNEZ (Wikén)
(17 diciembre) ZAFRÁN (Hotel Radisson Petra La Dehesa. Comandante Malbec 12851, Lo Barnechea, fono 9374100): “Sin duda, Franck Dieudonné es hoy uno de los mejores cocineros de Santiago y la carta que aquí le conocimos posee un enfoque original y amplio del estilo mediterráneo, cuyo nombre con tanta frecuencia se invoca en vano. En ella, sin abandonar las exigencias de su escuela francesa, presenta valiosos ejemplos de las comidas regionales de su país de origen, incluyendo una -para mí- curiosa "bouillabaise de pollo", así como de Italia y de España, pero también de la norafricana, menos común por acá, con especialidades de Túnez o Marruecos (reineta y cous cous en tinta de calamar, tajine de pollo al limón y aceitunas con bulgur, postre tunecino de almendra y naranja, entre otras).”

CARLOS REYES (Unocome.cl)
(17 diciembre) TANAKA (Alonso de Córdova 4248, Vitacura, fono 206 6000): “El lugar funciona en un espacio moderno, limpio visualmente y bastante cómodo en todos sus ambientes, con algunos detallitos estéticos que requieren atención como enchufes demasiado a la vista, más oxígeno para la lagunita de la terraza para que el agua no se vea tan turbia y cartas nuevas más resistentes al roce; pensando en que la propuesta escénica sí que importa para el estilo y para el barrio. De la comida, un compendio de platos que cumplen bastante bien con el ideario nikkei, pero sin llegar a la emoción que otros lugares cercanos (sigo pensando en Osaka) le imprimen a la comida. Así de claro: está bien, muy bien. Pero hay que refinar mucho más para ganarse el cielo de la onda.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(18 diciembre) LILI MARLEN (Julio Prado 759, Providencia, fono 341 6213): “Para comenzar, un crudo sobre pan negro: fresco, bien preparado y adictivo. Si se va en grupo, hay que pedir una muestra de sus platos. Las chuletas kassler se deshacen al tomarlas y se funden en la boca con la deliciosa y aliñada ensalada alemana de papas. Los embutidos y el cerdo en todas sus variedades son tentaciones que no resistiría ni el más ascético. El strogonoff es otro pecado capital, así como las sencillas hamburguesas que aquí se convierten en una poesía. Y tienen el mejor pernil de Chile y sus alrededores. Sonrosado, generoso de carnes, suave y tierno, es una verdadera oda a la lujuria gastronómica. Un recochineo de la concupiscencia, para decirlo en buen castellano. Cuando aparece se produce un respetuoso silencio.”

CÉSAR FREDES (La Nación Domingo)
(19 diciembre) COQUINARIA (Isidora Goyenechea 3.000. Las Condes, fono 245 1958): “El timbal de jaiba, camarones y locos, rico y fresco, era una amalgama de los tres mariscos sobre una ensalada grata, en la que predominaba la quínoa, convenientemente aliñada. Y luego, muy bueno, un llamado “cannelloni” de jamón serrano con relleno de Mouse de ostiones. Muy bien logrado el relleno, el jamón se adhería suavemente sin contrastar con el relleno.” “Después hubo pez blanquillo “quemado” con palta, choclo peruano y papas chips. Ni quemado ni jugoso, el blanquillo por tratar de ser original y aperuanado, no llegó a ninguna parte. Malo no era, pero inferior a la media.” “El penúltimo plato, sencillo y contundente, fue una pechuga de pollo rellena con mozzarella, chorizo y albahaca, con compota de trigo mote con notas levemente agridulces.” “Y el final, gran plato de magret de pato, no convencional, porque el pato iba blando, muy jugoso, pero bien cocido, con peritas y salsa de higo y oporto.” “Por primera vez Coquinaria estuvo notable y ojalá siguiera así.”

DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(18 diciembre) MAMUT (Diego de Velázquez 2051, Providencia, fono 792 6882): “Aquí, lo que cabe son las porciones grandes, la rapidez, la informalidad y los precios inversamente proporcionales al tamaño. Good deal, ¿eh? Nada mal. Pueden pedir la nueva Squeeze salad ($ 3.890), de lechugas con pimentones y anillos de calamares apanados, y andarán relativamente bien. Olviden las empanadas de queso, verdaderos obstáculos en el camino y vayan, esta vez a la segura, por unos Ribs & Fries ($ 5.790), costillar de cerdo a la grilla con salsa BBQ. De esas costillas sabrosas, con una salsa dulce y ahumada, y una carne que se deshace y despega del hueso al primer contacto. Si quieren un grand finale, el Cheescake pistacho ($ 2.290) es un sueño. Simple, abundante y extraordinario. Ya estaba dicho: es todo un asunto de proporciones.”

miércoles, 15 de diciembre de 2010

REVISTA LOBBY

ESTA SEMANA
AÑO XXII, 16 al 22 de diciembre, 2010

LA NOTA DE LA SEMANA: A propósito de Sernatur
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: Su majestad el sándwich
LOS APUNTES GASTRONÓMICOS DE LOBBY: Descorchados y la hoguera de las vanidades.
LOS CONDUMIOS DE DON EXE: Premoniciones gastronómicas para el 2011
BUENOS PALADARES: Las críticas gastronómicas de la semana

LA NOTA DE LA SEMANA

A PROPOSITO DE SERNATUR

¿Que bicho está picando en el sector público nacional? ¿Desde cuándo tanto puritanismo y uniformidad?

Recuerdo, de lo poco que he viajado este año, haber estado en Lima y precisamente en un kiosco de informaciones de PromPerú una chica joven atendía el lugar. De aritos en la nariz y con tatuajes en sus brazos (lo que se veía). Pero tenía una gracia: era simpática y manejaba el inglés, chapurreaba el alemán y ante cualquier pregunta tenía una respuesta. Más aún, sus atuendos le daban personalidad. Y esa personalidad es la que necesitamos en nuestro país. A pesar de ser una joven con rasgos indígenas (algo común en nuestro vecino país), su cultura era superior a muchos de nuestros guías del turismo nacional. Poco falta a estas alturas de la vida que nuestros funcionarios reciban a los turistas con pantalones o faldas grises y chaquetas azules y parezcan estudiantes de la PDI.

No me haría un tatuaje ni me pondría aritos ya que eso no va con mi personalidad. Pero derechamente no entiendo algunas políticas públicas que obliguen a una uniformidad en el ser y en el parecer, ya que ello no lleva a nada.

En pleno siglo XXI estamos discriminando igual que los musulmanes… o discriminándolos. La chica peruana de este comentario, llena de tatuajes y de aritos (incluso uno en la lengua), me indicó perfectamente los riesgos de la capital peruana y sus beneficios. Y eso es impagable.

Soy de los que piensan que Sernatur debe tener un vuelco importante dentro de sus políticas de fomento al turismo. Me gustarían ideas y planes nuevos, un aire de renovación dentro de una estructura pública. Apoyo a las nuevas autoridades y ojala este gafe que se produjo por ser excesivamente celosos de los atuendos de sus funcionarios, sea sólo un detalle. Todos queremos (y necesitamos) un organismo dedicado al turismo (y la gastronomía) que tenga fuerza para hacer frente a las posibilidades del futuro. Esta bien que se uniforme a nuestros empleados de inmigración, pero los que se dedican al turismo deben ser libres y naturales. Como nuestra chica peruana, que luego de diez minutos de conversación se despidió gentilmente deseándome una buena estadía. Ella, profesional en su trabajo no escondía su personalidad (y ojo que no era un disfraz, era su forma de vestir y vivir).

Tengo una amiga periodista que usa un pequeño diamante en su nariz a modo de piercing. Y habla perfectamente alemán, ruso, inglés, francés y obvio, español. ¿No califica para trabajar por el turismo en Chile?

Así no llegamos a ninguna parte.

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR

SU MAJESTAD EL SÁNDWICH

Fue el año del sanguche. Ese que siempre saca de apuros y deja el corazón (y la barriga) contenta. Como nunca crecieron las sangucherías a nivel nacional y no pocos le ponen nota de comida gourmet. A decir verdad, en muchos lugares es un plato de comida metido entre dos panes.

Y el famoso sanguche tomó portadas de diarios y revistas. A inicios de año incluso un gran libro recopiló su historia en el país. Luego, crecieron los locales y también los clientes. De todos modos reemplaza a una comida y ya hay lugares de culto para degustarlos.

Traspasa barreras económicas, ideológicas y geográficas: la Fuente Alemana es uno de los grandes referentes en la capital y le siguen de cerca otros como Dominó, la Fuente Suiza y la Fuente Mardoqueo. Pero fueron otros los que le dieron el empuje final a esta especialidad: Fresia y Ciudad Vieja, Ambos en el Barrio Bellavista y la Fuente Chilena en Apoquindo le abrieron los ojos a muchos empresarios que ya están llenando la capital y las regiones con este concepto gastronómico que ojalá no nos agote.

Lejos quedaron los Barros Jarpa y los Barros Luco. Hoy es comida entre dos láminas de pan. ¿Rica? Obvio. Quizá no tan diet para los que persiguen el peso ideal, pero se convirtió en una de las tendencias del 2010 y que el próximo año deberá llegar a su cúspide.

Platos baratos que se pueden acompañar de una buena cerveza sin que el presupuesto se altere mayormente. No crean los lectores que es un negocio fácil y que es cosa de meter algo dentro de un pan y abrazarse. Es tan difícil como cualquier restaurante de categoría. Pero lo importante es que existe una nueva tendencia gastronómica que era necesaria para comenzar a cultivar paladares en nuestro país. Y eso es lo bueno en las nuevas sangucherías que se están abriendo. Por fin salimos de las hamburguesas y el pollo con pimentón. (JAE)

LOS APUNTES GASTRONÓMICOS DE LOBBY

DESCORCHADOS
Y la hoguera de las vanidades

¿Cuantas lecciones se pueden rescatar después de echarle un vistazo a la nueva Guía Descorchados que ya desde hace 13 años publica Patricio Tapia en nuestro país?

Creemos, los que no tenemos el don para tener paladares ni narices majestuosas para encontrar aromas y sabores que sólo algunos privilegiados pueden llegar a obtener después de largos estudios y muchas privaciones, que una guía de esta naturaleza, que podría servir de referencia a muchos busquillas del vino, aprendices y snobs en búsqueda de reconocimiento de sus pares (han de saber bien que el vino es actualmente un sinónimo de estatus), y fuera de banalidades sociales, el haber catado 1.180 muestras de 140 diferentes viñas, es un trabajo de gran sacrificio que uno sólo se lo podría desear a su mejor enemigo.

Y no es fácil entender el mundo del vino. No soy sociólogo ni sicólogo para comprender personalidades vitivinícolas. Los actores del vino no se comportan como seres humanos reales. Y aquí comienzan las lecciones aprendidas durante el lanzamiento de Descorchados:

1. Vanidad: Quien más y quien menos se cree dueño de la verdad. Peyton Place podría llamársele al mundillo vitivinícola nacional. Todos se aman pero se abrazan con sendos cuchillos. Si no estas dentro de los cinco primeros, es mejor que no asistas al evento. Zahri, el doctor que ganó premios y que siempre me saluda esté donde esté, esta vez no me reconoció y se paseaba como pavo real. Para él posiblemente yo no era una persona importante dentro de su mundo vitivinícola. Si eso no es vanidad, ¿es Alzheimer?

2. Precios: Vinos económicos a la altura de vinos caros. A igual nivel uno de 20 mil que otro de 80 mil pesos. ¿Qué los diferencia? Posiblemente los costos de producción y las políticas de marketing respectivas, pero nos enseña que no siempre un vino de alto precio es superior a otro de precio normal. Como para tenerlo en cuenta.

3. Como en el cine: Las películas que le gustan a la mayoría no siempre son del agrado de los críticos. A decir verdad, nunca. Una guía marca tendencias y no ventas. En el caso de Descorchados es la opinión de un par de expertos. Pero a la hora de comprar las cosas varían tremendamente. A pesar de la cantidad de muestras catadas, nuestro país sigue bajando su consumo de vinos. Es como el cine-arte, hay público para ello, pero cada día es más escaso.

A estas alturas, mis lectores deben pensar que mi relación con Pato Tapia, el autor de la guía, es pésima. Al contrario. Nos llevamos bastante bien y creo que su guía es fundamental para el desarrollo de la industria. Aunque Tapia está bien valorado en el exterior, aun no es un referente de exportación. Y creo que va para allá. Y esa es la importancia del trabajo que ha realizado estos años.

4. ¿Tintos o blancos?: ¿Tan malos son nuestros vinos blancos que cuestan un tercio de los tintos? Hay un potencial enorme y una gran cantidad de enólogos y entre ellos bastantes europeos, neocelandeses y norteamericanos en nuestro país y todos van por nuestras cepas tintas. Salvo Casa Marin y otra que se me queda en el olvido, nadie le ha podido dar valor agregado a los sauvignons y chardonnays nacionales. ¿Son tan malos?

5. Según lo que me comentó un reconocido wine writer nacional, no más de diez bodegas terminan el año con números azules en sus contabilidades. Por lo tanto (y si fuera real), más de cien viñas de nuestro país están esperando un milagro. Tendemos a creerle ya que si salimos de los grandes centros urbanos nacionales, la mayoría de los vinos que se venden son de viñas tradicionales. ¿Von Siebenthal en Arica? ¿Matetic en Iquique? Este tema difícil, ni siquiera los escritores del vino le han metido el diente. Menos los viticultores.

6. Accesibilidad: ¿Dónde encuentro el Gran Reserva 2009 de la viña Alto Las Gredas, del valle de Cautín, elegido como el mejor chardonnay del año? ¿O el Organically Grown Grapes syrah 2009 de la viña Teillery, el mejor vino del valle del Maipo?
Para muchos lectores, esto es chino mandarín.

Ante tanto nombre, ante tanta etiqueta y tanta parafernalia, falta educación y un poco de humildad de los vitivinicultores para educar a los habitantes del país a beber sus vinos. A pocos les interesa el tema. Ven pajaritos de colores cuando colocan sus vinos en el exterior y poco les importa el mercado nacional. Y la caridad comienza por casa. Esa que Patricio Tapia con su Descorchados nos trata de describir. Catar tal cantidad de vinos es una gran tarea. Algo así como tratar de probar cuatro vinos diferentes cada día del año. Y eso es invaluable.

Un gran trabajo como para tenerlo de referencia en el escritorio de la casa. Nunca se sabe si se va a necesitar algún día pero ahí estará. Sin ser hereje, Descorchados es la biblia de los vinos chilenos. (Juantonio Eymin)

RANKING POR CEPAS

Mejor Sauvignon Blanc: 95 puntos, Gran Reserva Sauvignon Blanc 2008 de viña Calyptra, Valle Cachapoal.

Mejor Chardonnay: 94 puntos, Gran Reserva 2009 de Viña Alto Las Gredas, Valle de Cautín.

Mejor Riesling: 92 puntos, Miramar Vineyard 2010 de viña Casa Marín, Valle de Lo Abarca.

Mejor Late Harvest: 94 puntos, Erasmo Torontel 2006 de viña La Reserva de Caliboro, San Javier. Valle del Maule.

Mejor Rosado: 89 puntos, Loica Vineyard Rosé 2010 de viña Leyda, Valle de Leyda, y Quintay Q Rosé 2010 del valle de Casablanca.

Mejor otras cepas blancas: 90 puntos, Sauvignon Gris 2010 Kadun Vineyard de viña Leyda, Valle de Leyda.

Mejor Cabernet Sauvignon: 95 puntos, Zahir 2007 de viña Calyptra, Valle de Cachapoal.

Mejor Carignan: 92 puntos, Villalobos Reserva 2009 de viña Villalobos, Valle de Lolol.

Mejor Cabernet Franc: 91 puntos, Valdivieso 2007 de viña Valdivieso, Valle de Colchagua, y Lomas del Valle 2009 de viña Loma Larga, Valle de Casablanca.

Mejor Carmenère: 94 puntos, Microterroir de Los Lingues 2006 de viña Casa Silva, Valle de Colchagua, y Terrunyo 2008 de viña Concha y Toro, Valle de Peumo.

Mejor Malbec: 92 puntos, Malbec 2008 de viña Polkura, Marchigue, valle de Colchagua.

Mejor Merlot: 92 puntos, Family Vintage 2008 de viña Tres Palacios. Valle de Maipo.

Mejor Mezcla Tinta: 96 puntos, Altair 2006 (CS/Syrah/Car) de viña Altair, Valle Cachapoal.

Mejor Pinot Noir: 92 puntos, Reserva Especial 2009, de Viña Tabalí. Valle de Limarí.

Mejor Syrah: 95 puntos, Gravas del Maipo 2007 de viña Concha y Toro, Buón, del valle del Maipo.

Mejor Espumante: 88 puntos, Cono Sur Brut, Valle de Bío Bío.

Ranking por valles y revelaciones:

Valle Aconcagua: 93 puntos, Seña 2007 (CS/Car/Mer/CF/PV).

Valle Maipo: 92 puntos, Organically Grown Grapes Syrah 2009. Viña Teillery.Valle Casablanca: 94 puntos, 20 Barrels Sauvignon Blanc 2010 de Viña Conosur.Valle de San Antonio: 90 puntos, Sauvignon Gris 2010 Kadun Vineyard, viña Leyda, valle de Leyda.

Valle Cachapoal: 91 puntos, Reserva Superior Travesía 2009 de Viña Gracia.Valle Colchagua: 92 puntos, Reserva Carignan 2009, de Villalobos, Valle de Lolol.Valle Curicó: 91 puntos, Traf 2006 (CS/Car) de viña Los Huañiles.Valle del Maule: 91 puntos, Las Lomas Syrah 2009 de viña Lomas de Cauquenes.

Revelación Descorchados 2011: El País de Quenehuao 2009 de Louis-Antoine Luyt, del valle de Cauquenes.

Revelación del Norte: 94 puntos, Alto Los Toros Syrah 2008, Viña De Martino, Valle del Elquí.

Revelación del Sur: 90 puntos, Quinel Chardonnay 2008, Viña Agustinos, Valle de Bío Bío.

Ranking por precio: Súper precios:

Blanco: 93 puntos, Terrarum Reserva Sauvignon Blanc 2010 de viña Morandé, Valle de Casablanca.

Tinto: 91 puntos, Sepia Reserva Carmenère 2008 de viña Vistamar, Valle de Maipo.

LOS CONDUMIOS DE DON EXE

PREMONICIONES GASTRONOMICAS PARA EL 2011

Mi jefe se está volviendo loco. Ya no le basta que haga horóscopos, selecciones de chefs y mil y una tontera para publicarlas en Lobby. Ahora salió que esta semana necesitaba ¡urgente! -ya que todo para él es a la rápida- , un artículo sobre las premoniciones gastronómicas para el próximo año. Y como necesito de sus cochinos billetes para poder sobrevivir, no me quedó otra que ponerme un turbante en la cabeza, colocar una piedra de cuarzo a un costado del escritorio y al otro, una pequeña bolita de cristal (ojito de gato o canica le llaman), ya que no encontré una bola decente de ese material.

¿Qué nos depara el 2011?

I. Felices están los propietarios de restaurantes en los balnearios, incluso los sureños que sufrieron por el terremoto de febrero pasado. Miles de turistas llegan a sus comedores y comen lo que encuentren. En Santiago es de rotos comer pebre con ajo y merluza frita, pero en la playa es el plato gourmet de la temporada. Los diarios de circulación nacional, junto a fotos de bellos potos playeros, incluyen páginas sociales con famosos comiendo almejas en destinos top. Las mujeres y los niños en la playa y felices los hombres que se quedan trabajando y viajando sólo los fines de semana –por expresa instrucción de sus empleadores-, llenando las terrazas y los puticlubs de la ciudad.

II. El 26 de febrero se acabarán las vacaciones para todos ya que nadie va a querer estar en Dichato o en Concepción el día 27. En el sur llovió que se las peló desde el primero de febrero y todos deciden lo mismo que el año anterior: ¡El próximo año vamos a veranear al norte! El día 27, los restaurantes vacíos ya que todos esperan la réplica que nunca llegará. Para los fanáticos del aceto balsámico, podemos augurar que ya se terminó su corta vida y también lucha por sobrevivir el merquen, tan utilizado en cualquier sucucho.

III. Grandes tacos la primera semana de marzo. Todos de regreso en la ciudad y todos lamentándose del calor que no existió en los balnearios. Muchos ya planifican el descanso de Semana Santa. Están agobiados y eso que el año está comenzando. Vuelven a relucir las tarjetas corporativas y a llenarse los restaurantes caros para hacer negocios (y comer bien). Atrás quedaron las merluzas fritas. Ostiones gigantes y mero vuelven a ser las estrellas. Poca vida para el wagyu. Al final este animal fue flor de un día. Los clientes vuelven al angus y a carne menos infiltrada de grasa, Además, el que nos venden, es sólo un asomo de wagyu… o sea solo la w.

IV. Anuncian la construcción de 29 hoteles de lujo a lo largo del país con capitales chinos asociados a una cadena norteamericana de hoteles. Grandes titulares también para la apertura de un nuevo complejo gastronómico en Los Trapenses, con restaurantes de lujo incluyendo el Nobu y Le Bernardin. El dólar baja a $ 450, y prácticamente todos quieren viajar a Buenos Aires para Semana Santa. Sale más barato que quedarse en Santiago. En Isla de Pascua todo sigue igual. En la Araucanía también. Hay algunos movimientos aymaras en el norte de Chile y los habitantes de Chaitén exigen que se recuperen los servicios básicos. Un restaurante de la capital trajo a cocinar a uno de los 33 mineros. Un fracaso. ¡Pinilla era mejor idea!, sentenció uno de los socios.

V. Los vinos chilenos han obtenido 169 medallas en lo que va corrido del año en concursos extranjeros. Los aceites de oliva, 29. En total 198 comunicados de prensa para publicar en Lobby. Gratis, obvio. El dinero se gasta en El Mercurio. Un dato: cuando las féminas descubran que aliñar una ensalada con aceite de oliva les entrega 900 calorías por cada 100 centímetros cúbicos, pocas querrán sumarse a la cruzada de la comida mediterránea.

VI. Mathy viaja a Iquique para las vacaciones de invierno. No soporta el frío ni los resfríos. Las farmacias están más repletas que los cafés y medio mundo anda resfriado. La nieve tardó en llegar y los brasileños también, pero llegaron y llenaron nuestros centros de esquí. En la capital es época de concursos de vino y de gastronomía. Como siempre, gana un vino desconocido y un casino de empresa. Vaya uno a saber como se puede ir a comer a un casino privado. Aún así, los restaurantes peruanos suman y sumen seguidores y ya se sabe más de tacu tacu que de changles en nuestro largo calcetín de tierra.

VII. A la fecha han cambiado de propietario 77 restaurantes (sólo en Santiago) y nuevos dueños gastaron una pequeña fortuna para comprarlos. El próximo año, y en este mismo orden, sucederá exactamente algo similar.

VIII. Salen a la luz pública las encuestas de lo mejor de nuestra gastronomía 2011. Lo doy por firmado: Astoria, Europeo, Astrid y Gastón y La Mar. El oráculo nada me dice del Nolita. ¿Nadie quiere a los hermanos Toro?

IX. Primavera con olor a empanadas y vino tinto. ¿La mejor empanada siempre será del barrio alto? ¿No han probado las que hace la Panchita en Los Vilos? ¿Y las de las viejas cochinas en Talca? ¿Nadie ha probado una empanada con un tetra Don Salomón que venden acá en Curanilahue? Esos y otros comentarios no publicables llegarán a oídos de los Cronistas Gastronómicos. Pero igual celebraremos el año uno post bicentenario. Por otra parte, ProChile trae a muchos periodistas extranjeros a conocer el país. Y los blindan. Llegan y se van casi en secreto para que no se contagien con las opiniones de sus pares nacionales. Literalmente se aburren y después publican crónicas asépticas y poco convincentes. Los conocí en varios periplos y seguiremos viendo lo mismo. Deprimente, a decir verdad.

X. Terminando de bailar cueca nos damos los abrazos de Año Nuevo. ¿Algo nuevo bajo el sol este 2011? Nada. Todo sigue igual y nada cambia en nuestro universo gastronómico. La única posibilidad este año que se nos viene es que a alguien se le ocurra hacer un copy-paste de Mistura, la feria limeña de gastronomía. Pero no se preocupen, eso lo hacen sólo los peruanos y estamos a años luz de ellos (gastronómicamente hablando). En buen chileno, no esperen cambios fundamentales en nuestra gastronomía durante el 2011. A decir verdad, si no sabemos comprar limones para hacer un buen pisco sour; sacarle provecho a una caigua o a un copao, o simplemente saber diferenciar entre un poroto verde de las cercanías de Santiago y otro del Valle de Azapa, es decir que nos falta bastante.

Y no es crítica. Es la puta y santa verdad

Exequiel Quintanilla

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

SOLEDAD MARTÍNEZ (Wikén)
(10 diciembre) NIPPON (Orrego Luco 040, Providencia, fono 234 0101): “La tendencia de algunos restaurantes orientales a preparar simultáneamente la cocina de varios países me produce instintiva desconfianza.” “En materia de sushi, elegimos tres tipos de rolls de ocho bocados cada uno, con láminas de jengibre, wasabi y soya: California ebi (camarón y palta envueltos en sésamo, $2.400), almond (pollo, queso crema, almendras tostadas, envueltos en palta y salsa teriyaki, $3.400) y sake cheese (salmón, palta, queso crema, envueltos en palta, $3.200), todos correctos. De la escasa y poco novedosa lista china, un costillar cantonés cortado en dados más bien duros con cebolla y otros vegetales salteados ($4.790). En el menú tailandés estuvo lo mejor: el pad thai curry ($4.790), un simple y buen arroz picante que alcanzaba holgadamente para dos comensales, con trozos de pollo, unos cuantos camarones chicos, muchos champiñones en delgadísimos cortes, brócoli y cebollines.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(10 diciembre) SQUADRITTO (Rosal 332, Barrio Lastarria, fono 632 2121): “Cocina italiana de mantel blanco, con servicio solícito, con personal preocupado de dar buen servicio. Parece fácil, pero es para destacar. Decoración recordando la Italia clásica, la Roma eterna. Platos tradicionales, ya se trate del antipasto de la casa, tentador y variado, una provoleta al pomodoro, de pastas rellenas que saben encontrar combinaciones novedosas y rescatar la frescura y calidad de productos. Como los pansotti al merkén, rellenos de cordero, magníficos. O el risotto Calbuco, con locos y camarones. Buen surtido de vinos y licores, empezando por un atractivo pisco sour y la música italiana de siempre como fondo.” “Un menú en la semana, y platos de fondo entre $7.000 y $ 8.000, que bien valen lo que cuestan. Y el estilo se conserva hasta en los postres, cuyo surtido incluye atractivas crepes suzette al Grand Marnier, el tradicional zabaglione de yema de huevo y el inevitable tiramisú, de queso mascarpone, por cierto. Como se espera de un auténtico clásico.”

YIN Y YANG (La Segunda Internet)
(10 diciembre) ZAFRÁN (Hotel Radisson Petra La Dehesa, Av. Comandante Malbec 12851, fono 937 4100): “El establecimiento, con poco más de cien habitaciones, amplios espacios comunes, una decoración sobria en tonos blanco, gris y negro, y espléndida vista a la cordillera, tiene en el restaurante “Zafrán” una prueba de la notable diversidad que Franck Dieudonné es capaz de ofrecer sin abandonar su característica formación gastronómica francesa. Así opta por dar muestras para muchos desconocidas de una vertiente algo abandonada entre nosotros (salvo por la colonia sirio-palestina) de la comida mediterránea. Para ello combina, por ejemplo, entre otras facetas de esa región, platos clásicos galos, como el magret de pato moulard ($ 9.900), con keftedhes (pequeñas y crujientes croquetas de ternera con pasta de berenjena, pimiento, queso de cabra y tahine ($ 5.400, para dar una idea de los precios), que evocan las costumbres norafricanas y del Medio Oriente.” “Sin embargo, lo que merece destacarse es la extrema perfección de cada receta, donde cuesta mucho decidir cuál es superior a las demás, porque todas han sido elaboradas con extremo rigor y un atractivo diseño. No nos cabe duda de que éste será pronto uno de los establecimientos más cotizados de Santiago.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(11 diciembre) CUEROVACA (El Mañío 1659, Vitacura, fono 206 3911): “Cuerovaca es, a estas alturas, algo más que un restaurante. Es casi como un club de la carne, un lugar que reúne y congrega a los amantes de este tipo de comidas, donde hay clases de parrilla, maridajes y eventos de empresas.” “Fue de los primeros lugares que ofreció las ensaladas aliñadas al gusto de cada comensal, en las manos de expertos garzones. Sus carnes se ofrecen en cortes argentinos, como el maravilloso ojo de bife, o a la chilena, en el que no falta la típica entraña. Las mollejas, hay que decirlo, exquisitas, a la parrilla y crujientes: toda una experiencia.” “Definitivamente, un imperdible con mucho aire a club.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

REVISTA LOBBY

ESTA SEMANA
AÑO XXII, 9 al 15 de diciembre, 2010

LA NOTA DE LA SEMANA: Precio promedio por persona
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: La vida te da sorpresas…
LOS APUNTES GASTRONÓMICOS DE LOBBY: Latin Grill
LOS CONDUMIOS DE DON EXE: Querido Viejito
PURO VINO ES TU CIELO…: The Top 20
CRONICA: ¿Paz en Pascua?
BUENOS PALADARES: Las críticas gastronómicas de la semana

LA NOTA DE LA SEMANA


PRECIO PROMEDIO POR PERSONA

En reiteradas oportunidades me han consultado sobre el porqué y las razones que esgrimen los críticos y cronistas gastronómicos para poner como precio promedio en un restaurante un valor que ni remotamente se parece a un consumo normal de un ciudadano cualquiera.

Este es un tema que da para mucho. De partida hay que considerar que los expertos toman como valor promedio sólo los platos y no los líquidos respectivos, los que la mayoría de las veces abulta la cuenta bastante más de lo pensado. O sea, si un restaurante tiene un valor promedio de 15 mil pesos, entre el aperitivo, el vino y el café deberá sumar a lo menos otros 10 mil y ya llegamos a $25.000, que es más menos el valor real de un consumo normal.

Es difícil que los cronistas cambien su criterio del precio promedio ya que se escudan (nos escudamos) en que lo bebestible no puede ser cuantificado porque los valores de los líquidos varían enormemente entre local y local, además de que el cliente tiene siempre gustos diferentes. Desde bebedores de cerveza (y ahí baja el promedio de la boleta final), hasta almuerzos o cenas con bajativo y todo (que hace subir la cuenta). Por lo tanto y desde ya, agregue siempre un 70 a un 100% más a las recomendaciones de los expertos.

Así no pasará un mal rato.

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR

LA VIDA TE DA SORPRESAS…
¿Cómo ven los turistas nuestros hoteles y restaurantes?

Hace unos días y conversando con Matías de Cristóbal, gerente del hotel Awasi de San Pedro de Atacama, nos enfrascamos en una conversación bastante interesante. ¿Cómo se puede medir la calidad turística de un hotel o de un restaurante?, le pregunté. Fácil, respondió. Vas a Google y entras en Tripadvisor. Tipeas el nombre que te interesa en cualquier lugar del mundo y encontrarás las opiniones de más de cuarenta millones de turistas que han tenido buenas o malas experiencias en algún lugar. La crítica ya es algo que si bien es cierto los especialistas la manejan bastante bien, los comentarios de los clientes son a la larga los mejores. El boca a boca es hoy una simple página de Internet. Y vaya que hay que tenerle respeto y temerle –comentó.

Demás decir que esta pagina web está tan involucrada con el turismo, que aun siendo extranjera tiene referencias sólo en Santiago nada más ni nada menos que 604 restaurantes, mas de un centenar de hoteles y otros tantos bed & breakfast, hostales y alojamientos.

Y aquí comienzan las sorpresas.

Según Tripadvisor, los mejores restaurantes de la capital son:

1. Astrid y Gastón, 2. Ichiban, 3. Tiramisu, 4. Akarana, 5. Le Bistrot, 6. Ky, 7. Majestic, 8. Boulevard Lavaud, 9. Baco, 10. Del Cocinero, 11. La Mar, 12. Zabo, 13. Nolita, 14. Blue Jar, 15. Fuente Alemana, 16. Happenning, 17. Japón, 18. El Huerto, 19. Rivoli, 20. Liguria, 21. Pinpilinpausha, 22. Ox, 23. Café de la Barra, 24. Aquí esta Coco, 25. Puerto Fuy

Más sorpresas en los hoteles santiaguinos. Para muchos, increíble.

1. The Aubrey, 2. Orly, 3. Meridiano Sur Petit Hotel, 4. Le Reve, 5. San Cristobal Tower, 6. Radisson Plaza, 7. Plaza El Bosque Suites, 8. Crowne Plaza, 9. Ritz Carlton
10. Atton El Bosque, 11. Grand Hyatt Santiago, 12. Holiday Inn El Golf, 13. Río Bidasoa, 14. Holiday Inn Aeropuerto, 15. W Santiago, 16. NH Ciudad de Santiago
17. Boulevard Suites Marriott, 18. Diego de Almagro Aeropuerto AMB, 19. Los Españoles Best Western, 20. Hotel Kennedy, 21. Apart hotel Club Presidente, 22. Santiago Marriot, 23. Inmoba Apts., 24. Andes Hostel, 25. Novotel Vitacura.

Raro ¿no?

Más difícil es para nosotros la elección de un hostal o bed & breakfast. Sin embargo los turistas dicen lo contrario. Para ellos lo mejor en Santiago es:

1. Casa Moro, 2. Casa Bonita, 3. L’ Ambassade, 4. Casa Newen, 5. Casaltura, 6. Villafranca Petit Hotel, 7. El Patio Suizo, 8. Casa Daroch, 9. AH hotel, 10. Hostal Romandia, 11.Marilu’s B&B, 12. Soho Santiago Apart, 13. Bellavista B&B, 14. Hotel Las Flores, 15. Hostal Providencia, 16. Altiplánico San Alfonso, 17. Costa Suecia, 18. Posada del Salvador, 19. Altocastello, 20. Providencia B&B, 21. Hotel Lyon, 22 Lastarria 43, 23. Hostal Río amazonas, 24 Carlton House
25. Principado Apart hotel

Y seguimos buscando. Nos interesaron los mejores hoteles en el resto del país y estas son las respuestas:

ARICA: Hotel Bahía Chinchorro, IQUIQUE: Hotel Radisson, ANTOFAGASTA: Hotel Radisson, SAN PEDRO DE ATACAMA: Hotel Awasi, COPIAPO: Hotel Diego de Almeyda, CALAMA: Sonesta Hotel, LA SERENA: Costa Real, COQUIMBO: Hotel de la Bahía (Enjoy), VALPARAÍSO: Hotel Da Vinci, VIÑA DEL MAR: Hotel del Mar (Enjoy), ISLA DE PASCUA: Tauraa, RANCAGUA: Diego de Almagro, SANTA CRUZ: Hotel Vendimia, CURICÓ: Hotel Comercio, TALCA: Casa Chueca, CHILLÁN: Hotel de Montaña MI Lodge, CONCEPCION: Hotel Alborada, TEMUCO: Dreams Hotel, PUCON: Mirador Los Volcanes, VALDIVIA: Dreams Hotel, OSORNO: Sonesta Hotel, PUERTO VARAS: Cumbres Patagónicas, PUERTO MONTT: Holiday In Express y PUNTA ARENAS: Ilaia Hotel

¿Y los mejores restaurantes de esos destinos?

ARICA: Tierra Amata, IQUIQUE: Kiru, ANTOFAGASTA: Club de Yates, SAN PEDRO DE ATACAMA: Adobe, COPIAPO: Domo (Bahía Inglesa), CALAMA: Sabores de Chile, LA SERENA - COQUIMBO: Tololo Beach, VALPARAISO: Malandrino, VIÑA DEL MAR: Divino Pecado, ISLA DE PASCUA: A bout du Munde, RANCAGUA: Azuma, SANTA CRUZ: (sin comentarios), CURICÓ: Miguel Torres, TALCA: Terruño, CHILLÁN: Abracadabra, CONCEPCION: Fina Estampa, TEMUCO: Die Pinte, PUCON: Ecole!, VALDIVIA: Cervecería Kunstmann, OSORNO: Agata, PUERTO VARAS: Da Alessandro, PUERTO MONTT: Embassy II
PUNTA ARENAS: La Marmita

Definitivamente estos listados están llenos de sorpresas para todos. Acá no hay manos negras que manejan resultados ya que con cuarenta millones de opiniones sería muy difícil (aunque no imposible, que quede claro), influir en el desarrollo de estas encuestas turísticas. Es claro que en los comentarios de los viajeros que opinan en esta página hay una fuerte relación precio – calidad, pero es un buen indicador de lo que hay que tomar en cuenta.

Es una gracia que aunque sigamos captando sólo el 3 % del turismo a nivel mundial, estemos tan vigentes en la web. Digan lo que digan, este indicador es válido. Posiblemente no muy preciso gastronómicamente pero bajo estos estos índices se hace turismo en Chile. Y vaya que lo siguen todos los que reciben turistas extranjeros en nuestro país. Lo genial es que en vivo y en directo los resultados van variando. El que antes era numero veinte, puede saltar al trece de la noche a la mañana. Por eso Matías, mi amigo argentino, me decía que esta página es de temer. Un día puedes estar en el cielo y al siguiente en el infierno.

Y tiene toda la razón. (Juantonio Eymin)

LOS APUNTES GASTRONÓMICOS DE LOBBY




LATIN GRILL
Cada dia mejor

Encanta el principal comedor del hotel Santiago Marriott. Encanta ya que es un sitio cómodo y muy bien decorado. Hace un tiempo fue remodelado completamente y da gusto que sea parte del circuito gastronómico de la capital. En los fogones, Luis Cruzat, un chef que aun no ha sido apreciado en su real magnitud.

Encanta la comida y el personal de la sala. Escondido en el piso menos uno del hotel, no revela en su fachada lo que es su interior. Partí con un relajado aperitivo en la terraza acompañado con empanaditas de cochayuyo y otras delicadezas. Como de costumbre, nacionalidades e idiomas diferentes en las mesas de la terraza y en el interior.

La ocasión era especial. Durante el año el chef Cruzat ha preparado varios Menús Experiencia y el día de mi visita probaríamos los platos que a su juicio fueron los más exitosos de este año. ¡Y vaya que tenía razón!

Para comenzar, langosta grillada sobre una lámina de sandía. Si. Sandía y una combinación brillante. Algo había leído de esta preparación pero nunca había experimentado esta conjunción de sabores insuperables. Chardonnay Casa Lapostolle como justo aliado.

A continuación una trilogía de mar: Atún y pera; Salmón ahumado con hojas verdes y Flan de ostiones con tomate y habas. Ahí me enteré que sería quizá la última vez que comería atún en este hotel ya que a partir del primer día de enero, este recurso será eliminado de las cartas de todos los hoteles Marriott del mundo, una decisión tomada para evitar de algún modo que este pez desaparezca de los mares en los próximos años. Loable iniciativa.

Como fondo de mar, Vieja con espárragos al dente, papitas y un saquito de masa con chupe de centolla (¡como para chuparse los bigotes!), y como fondo de tierra Ciervo (blandísimo) con sorrentinos de manzana y espuma de vainilla.

Puras sorpresas agradables. Tantas como el helado de cerveza negra y miel que acompañaba una torta de piñones y rosa mosqueta. A Cruzat le gusta el producto chileno y lo trabaja a la perfección. Es detallista y se percibe. Recuerdo cuando ¡pinto! sus platos con aceites esenciales para dar aroma a su comida y cuando llevó a ese comedor 5 estrellas la comida del restaurante El Hoyo. El chef se arriesga y tiene éxito. Me contó que a falta de atún, tiene ganas de que otras célebres picadas del país se presenten en sociedad para que muchos puedan conocer sus platos. Le recomendé el Colo Colo de Romeral. ¿Algún día?

Técnica y producto nacional. Ahí esta todo el misterio de la cocina del Latin Grill. No es un comedor barato pero está en su justo precio por la oferta. Por ahí escuché que la oferta del Latin Grill es atrevida, osada y que muchas veces supera hasta los más refinados paladares. Y pienso sinceramente que por ahí va la cosa.

No es comida chilena ni “a la chilena”. El concepto va más allá de eso aunque bebamos mistela de cedrón de bajativo y pan de harina de piñones en los entremeses. Cruzat juega con el producto nacional y le saca un gran provecho. ¿Nueva cocina chilena? No estoy muy seguro. Pero aquí hay bastante que rescatar y aun mucho paño que cortar ya que tenemos Cruzat (y Latin Grill) para rato. (Juantonio Eymin)

Latin Grill: Hotel Santiago Marriott, Av. Kenendy 5741, Las Condes, fono 426 2303

LOS CONDUMIOS DE DON EXE

QUERIDO VIEJITO

Nico:

Tu sabes que somos buenos amigos y por eso te llamo así y no San Nicolás, Santa o Noel como muchos otros. Con impaciencia espero que este año regreses por estos lados ya que como estabas sin correo electrónico, no creo que te hayas enterado lo que hemos sufrido por estas tierras. Después de la última juerga que nos mandamos a finales del año pasado (y te agradezco que te hayas quedado un día más en mi departamento), las tragedias se han ido sucediendo una tras otra.

Imagínate. Tuvimos un verano caluroso y seco, pero como veníamos saliendo de la crisis y había que votar nuevamente para elegir al próximo Presidente de la República, medio mundo se quedó en sus lugares de origen. Todos postergamos las vacaciones y estas recién comenzaron después del 17 de enero. ¿Supiste quién ganó? Si no lo sabes fue Piñera (si, ese mismo, el de Lan y el de Chilevisión entre otras cosas). Después, poco y nada pasó. Lo único que puedo contarte es que las dos cajas de cervezas que me trajiste de regalo se acabaron antes que terminara el mes.

Pero nadie intuía que la madrugada del 27 de febrero iba a quedar la mansaca. Un terremoto de esos de madre y señora mía se sintió desde Valparaíso hasta la concha de la lora. Como bien sabes yo vivo en un sexto piso. Cuando comenzó la tembladera quise arrancar pero tenía dos problemas. Como vivo solo y con el calor que hacía, estaba durmiendo en pelotas (en cueros, digamos) y aparte de eso necesito mis anteojos para ver algo. La cosa se movía frígida. Mis anteojos se cayeron del velador y me quedé pensando que mierdas hacer. ¿Salía en bolas a la calle a exponerme a las risas de mis vecinos o esperaba que se cayera el maldito edificio?...

Fueron, Nico, momentos de angustia. Por un lado no quería morir aplastado por una pared y por el otro no quería ser motivo de risa. Me senté en la cama y aguanté estoicamente que pasara el movimiento.

Y pasó. Me vestí y salí a la copucha. El polvo inundaba un Santiago a oscuras y sin mayores noticias. Después nos enteramos de la cagadita. Esa que ya debes saber.

Me costó recuperar mis sentidos. Andaba asustado y sentía temblores a cada rato. Y durante meses el terremoto fue tema de todas las conversaciones, fueras donde fueras.

Pero en julio la hecatombe pasó a la historia. El mundial de fútbol nos convertiría en los fans más acérrimos de nuestra selección. Nos fue como las reverendas pero todos pensamos que éramos héroes. ¿Se nos estará pegando algo tropical en nuestras venas?

Ciertamente llegamos donde teníamos que llegar. Pero no todo terminaría ahí. A semanas de terminado el mundial se nos cae un cerro y quedan atrapados 33 mineros. Eso debiste haberlo visto en la televisión. Lo más increíble, pese a lo fatalistas que somos, es que salieron vivitos y coleando. No te cuento la algarabía que se sentía en el país.

Celebramos también un bicentenario que no es tal ya que el verdadero es recién el 2018, pero hay que darle circo a la gente. El mismo circo que tú nos das cada 24 de diciembre cuando vienes a dejarnos regalos. Y si de regalos se trata, me encantaría que este año seas un poco más generoso con tus obsequios. Dale a mis amigos que tienen restaurantes, más clientes y de los buenos… y dale a los clientes mejores precios ya que como el dólar está por el suelo, comer en Chile es un lujo que no todos se pueden dar.

No me traigas chelas ya que me traumaron con el terremoto. Una cajita de vodka de tus tierras podía ser. Pero del bueno y no en Tetra. Igual te espero cuando termines tu periplo el día 24. Tengo guardado un arrollado de huaso que compré en el Torofrut y como sé que te gusta el pavo, encargué uno al Santiago Park Plaza. También tengo unos vinitos de miedo y oportos para el final de la cena. El único problema son tus renos ya que no tengo estacionamiento y la plaza Ñuñoa está hecha un desastre. Así que tendremos que ver bien donde estacionamos a tus bestias. En una de esas tendrás que regresar a Groenlandia en avión… y eso es caro.

Te espero el 25 en la madrugada.

Un abrazo
Exe.

PD: Mathy pregunta si puedes traerle sildefanil… unas cuatro cajitas… ¿Podrás?

Exequiel Quintanilla

PURO VINO ES TU CIELO...

THE TOP 20
Sólo durante diciembre

El interés de Wain por acercar los vinos Premium a los consumidores chilenos, llevó a una gran alianza con las viñas en lo que han llamado “The Top 20”. Y la idea es la que sigue: durante todo este mes, 28 de los mejores restaurantes de Santiago tendrán en sus cartas una veintena de vinos íconos a un menor precio, similares a los valores que encuentran en la tienda Wain (costarán entre un 30 y un 40% menos). Con este esfuerzo, los comensales podrán acceder y degustar vinos Premium chilenos y conocer así estas joyas de la mano de una gran gastronomía.

Y para no dejar a nadie afuera de esta oferta Premium, la oferta vitivinícola contempla los siguientes vinos: Champagne Drappier; Amayna (Amayna Sauvignon Blanc);
Amayna (Amayna Pinot Noir); Matetic (EQ Coastal Sauvignon Blanc);
Matetic (EQ Coastal Syrah); Aquitania (Sol de Sol Chardonnay); Leyda (Lot 5 Chardonnay); Tabalí (Payen Syrah), Tres Palacios (Cholqui Merlot); Terranoble ( Lahuén Carménère); Apaltagua (Grial Carménère); Domus Aurea (Domus Aurea Cabernet Sauvignon); Casablanca (Neblus Syrah); Von Siebenthal (Montelig Ensamblaje); Agustinos (Escorial Ensamblaje); Neyen (Neyen Ensamblaje); Santa Ema (Rivalta Ensamblaje); Chateau Los Boldos (Gran Cru Ensamblaje); Botalcura ( Cayao Ensamblaje) y Altaïr (Altaïr Ensamblaje)

Los restaurantes adheridos son:
Aquí está Coco, Astrid & Gastón, Astoria, Baco, Boragó, Cuerovaca, El Bohío, El Cid,
Emporio Armani, Europeo, Happening, Ichiban, Infante 51, La Cascade, La Mar, KM 0, Miraolas, Nolita, Noso, Ópera, Oporto, Ox, Pasta e Vino, Pinpilinpausha, Puerto Fuy, Rivoli, Senso y Tierra Noble