de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 25 de agosto de 2010

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

ESTEBAN CABEZAS (Wikén)
(20 agosto) KILOMETRO CERO (Isidora Goyenechea 3000, local 102-103): “Buenos platos, una carta no muy extensa y nadie que quede con daño monetario irreversible. Primera cosa: tienen un plato del día, pero fijo. Por ejemplo, el martes es día de pato. Pero no hay que distraerse. De entradas, un tártaro de salmón ($4.900) y uno de carne ($4.200), ambos en molde, uno cortado -salmón- uno molido (tema debatible) -el vacuno-, ambos en extremo sabrosos. Luego, los fondos, algo demorados, pero con el mozo pendiente todo el tiempo. Mientras, pasaban hacia otras mesas una ensalada con atún rojo y un cucurucho de papas fritas. Mmm. Entonces, sin distraerse, un pastel de jaiba con abundante carne ($4.800) y un coq au vin ($4.900) impecable, con su arroz blanco ($1.700...). Para beber, agua. No tienen patente de alcoholes todavía.”

SOLEDAD MARTÍNEZ
(Wikén)
(20 agosto) PINPILINPAUSHA (Isidora Goyenechea 2900, Las Condes, fono 233 6507): “De entradas, como anuncio de ese día, las diez mejores machas al vapor, por grandes y blandas, servidas con bien aliñado molde de palta, tomate y algo más de verdura, cortado en cubitos ($6.900), y tortilla de papas a la vasca, con pimentón y nada seca, tal como se pidió ($3.600). Luego, chipirones rellenos, en su tinta, con arroz blanco ($ 7.500), y merluza austral a la plancha y a punto, con fondos de alcachofa en conserva y aceitunas negras y algunas verdes ($9.700). Un rasgo común de lo que probamos, poco frecuente en otras muestras de estilo español, fue lo liviano de toda la comida, pese a venir en porciones abundantes, lo que está en consonancia con la nueva preocupación por lo saludable.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(20 agosto) BUFALA (Av. La Dehesa 1201, Lo Barnechea, fono 954 9997): “…una flamante pizzería junto al Portal La Dehesa, que se ha convertido en un faro en esta temporada gélida. La encabeza en la cocina Sebastián Marín, que privilegia la amigable informalidad. Con pastas, risotti, antipasti, y algunas afortunadas creaciones se ha convertido en el alegre oasis de ese sector precordillerano, a sólo un mes de su apertura. Como alguna tabla con queso grana padano, o los spaghetti mediterráneo con vóngole, las tiernas machas de ese mar interior.” “Jóvenes solícitos como meseros, amplia carta de vinos, sin excesivos recargos en el precio, y picoteos de amigable informalidad son la receta del “Bufala”. Un promedio de $13.000 parece ser la clave para un público bastante transversal…”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(21 agosto) AQUÍ ESTA COCO (La Concepción 236, Providencia, fono 235 8649): “De entradas un timbal de mariscos, rico, pero nada extraordinario, con el pulpo un poco duro; un buen cebiche y unas deliciosas empanadas fritas, lejos, lo mejor de la comida.” “Luego, el famoso congrio Mai Mai y una cojinova trey, correctos. El garrón de cordero patagónico, muy recomendado, resultó un tanto duro aunque de buen sabor. Las papas fritas pedidas como acompañamiento fueron deplorables. Aceitosas y blandas, resultaron lo peor de la noche.” “Una torta de la abuela ideal para finalizar, junto a infusiones artesanales. La carta de vinos es amplia, pero excesivamente recargada en los precios, en comparación a establecimientos de su mismo nivel.”

PILAR HURTADO (Mujer, La Tercera)
(22 agosto) VIOLETA DE PERSIA (Vitacura 8657, fono 202 6388): “En la carta, algunos platos vienen con fotos, para que uno no se pierda, cosa muy práctica. Partimos pidiendo arrollados primavera, ricos y recién fritos, que sirven con salsa de tamarindo caliente y soya. Después un plato que siempre escoge mi marido: pollo chitén, que viene con apio y grandes almendras. Estaba ok. Además del arroz blanco, pedimos un chaufán chifán, arroz al estilo chifa peruano, o sea, más aliñado, sabroso, algo picantito. Como decía la carta, venía con unas salchichas chinas, que no nos gustaron: su sabor era muy potente y opacaba el del arroz. Pero nuestro plato favorito, que me encantó (sin duda volveré por él próximamente) fue el chasao topala, un lomo de cerdo asado con torrejas delgadísimas de papas fritas, pimentón rojo y verde, cebolla y salsa topala con poroto de soya. El plato es ligeramente picante y muy sabroso, con las papas y pimientos al dente y el chancho jugoso. Riiiico.”