de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 10 de junio de 2014

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


QUITRAL
Lo nuevo de Lastarria

Una mirada distinta a la cocina criolla, esa que envuelve la tradición chilena con toques de nuestros antepasados, es la que se puede saborear en este nuevo restaurante del barrio Lastarria, que luego de su apertura en abril de este año, pasó por un período de marcha blanca –sin alcohol-, detalle ya solucionado y desde este mes con un horario establecido.

En la cocina está el chef Carlos Mardones, de larga trayectoria en restaurantes de la Quinta Región. Su propuesta va enfocada a la cocina de esa zona, tradicional por sus frutos del mar y la cocina del valle interior. Aún con algunas fallas en el servicio –algo normal en estas latitudes-, la presentación de sus platos e intensidades de ellos van por buen camino, gracias a la calidad de la materia prima y a la dedicación del chef y su equipo de cocina, que se las juegan por entregar platos con un buen valor agregado.

Partí mi cena con un espumoso JEIO, de procedencia italiana, que no me sorprendió para nada. Más aun, creo que muchas burbujas nacionales lo superan en calidad y precio. Con esa copa comenzó un recorrido por algunos de los platos de la carta, como unas geniales Papas rellenas con mechada, apanadas y fritas, acompañada de una sublime mermelada de tres cebollas (7.100), un plato para compartir y para recomendar. Luego, un cebiche (¿quién no ofrece cebiche en la actualidad?) de pulpo a la parrilla (7.900) de buen sabor pero demasiado ácido. Ambos platos “para compartir” según la carta del restaurante.

Tres fondos para medir capacidades: un crujiente Medallón de congrio frito con tempura de calamar (9.900), puré de zapallo y una grata ensalada chilena, plato de gran atractivo a pesar de que la tinta de calamar en la tempura no aportaba ningún sabor adicional. A continuación un sabroso Asado de tira braseado y acompañado de un dulce pastel de choclo (9.800), para terminar con una plateada de wagyu en cocción lenta y acompañada de un risotto de palta (9.700). Tres buenos platos que dan esperanzas de un buen futuro para este nuevo restaurante.

Sobresalen los postres chilenos por su novedad y calidad del producto. Leche asada, dulces de La Ligua, sustancias y sabores de la infancia para finalizar una buena cena donde lo único que queda al debe es el servicio. Un tema complicado de resolver, pero absolutamente necesario de abordar. Esta cocina merece un buen servicio y mozos que estén atentos a los requerimientos de los clientes. (Juantonio Eymin)   

Quitral: José Victorino Lastarria 70, local 4 (Paseo Lastarria), fono 2664 0850