de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 12 de septiembre de 2017

MIS APUNTES


MÁS QUE UN ASADO CON PAPAS MAYO

Los aliños chilenos (ají de color, ajo, comino, laurel, orégano, cilantro, entre otros) han estado presentes durante toda nuestra vida. Si comenzamos a pensar en recetas tradicionales, todas llevan por lo menos dos de los condimentos antes señalados. Nuestro ADN viene marcado con estas especias y quien no lo crea, que pregunte por LA NEGRITA, un pequeño sachet de color verde -que fue creado en los años 1940 por el agricultor Enrique Helfmann en su almacén ubicado en la comuna de Quinta Normal-, que nos entregó nuestra propia idiosincrasia. En estas páginas, cinco platos que complementan nuestra nacionalidad en este mes de la patria. (JAE)

 

 
MEJORES CAZUELAS
JUAN Y MEDIO
Con doble porción de asado de tira (donde los huesos aportan todo su sabor) y “con barandas”, es la cazuela que ofrece este local que nació en las cercanías de Rancagua y que hoy hace felices a cientos de comensales capitalinos. No se extrañe por su tamaño y sólo preocúpese de darle el bajo a un plato que lo dejará satisfecho y feliz. La cazuela es un dato fijo en este lugar, y por cierto, búsquele compañía con un buen cabernet sauvignon del Valle Central. (Huérfanos 2076, frente a Plaza Brasil, Santiago Centro, teléfono: 22696 6337)

 

 
MEJORES ARROLLADOS
SAN REMO
El arrollado de huaso es el plato estrella del lugar. En la barra hay un recorte de una entrevista al chef Javier Pascual. Allí cuenta que la mejor comida “no está ni en París ni en Londres, está en el San Remo. La afirmación no puede ser más precisa pues, aseguran en el local, la receta es el secreto mejor guardado del San Remo. “La carne que ocupamos para el arrollado es exclusiva, muy escasa, es una parte muy especial del chancho. El cuero también se ocupa y se le hace un trabajo especial, no se puede ocupar el cuero del lomo porque es duro como una lata”, explica uno de sus propietarios. Es frecuente, por estos días, ver a unas 30 personas esperando una mesa disponible. Las ilusiones de pegarse un suculento patache se esfuman en cuanto el garzón grita: ¡se acabó el arrollado! (Av. Miguel Claro 2220, Ñuñoa, teléfono 22555 0541)

 

MEJORES POROTOS
DIVERTIMENTO CHILENO
Longaniza o plateada se suman a los porotos granados que la chef Flaminia Sacco elabora cada temporada en su fresco restaurante a orillas del cerro San Cristóbal. Allí, entre centenarios árboles, la cocina chilena reina en todo su esplendor y los suaves porotos recién sacados de sus vainas, se convierten, luego de añadirles zapallo, choclo y la tradicional enjundia chilena, en uno de los favoritos del público. Sin duda, agregarle tomates recién sacados de la huerta y ají verde, lo convierten en uno de los grandes clásicos de nuestra nación. (Av. El Cerro s/n, esquina Pedro de Valdivia Norte, Parque Metropolitano, teléfono 22233 1920)

 

 
MEJORES EMPANADAS
DOÑA TINA
Hace 40 años, doña Tina (Agustina Gómez) vendía en las cercanías de su casa, pan amasado y empanadas, con la finalidad de conseguir algún dinero para alimentar a sus hijos. Hoy es un imperio gastronómico con una capacidad de 500 personas, que diariamente llegan a su restaurante a probar sus delicias, entre ellas, sus ya famosas empanadas, que las elabora personalmente todos los días. De gran formato (algo que ya no hacen los restaurantes), con carne molida, cebolla, huevo, aceituna “y un poquito de aquí y un poquito de allá”- dice-, “están el tiempo justo en el horno para que salgan caldúas, muy calientes y listas para saborearlas con un buen carménère.” “Puede que salgan muy grandes y algo disparejas”, comenta. “Pero yo soy así”, finaliza. (Los Refugios 15125, Lo Barnechea – Santiago, teléfono 22321 6546)

 

 
MEJORES ENSALADAS NOVEDOSAS
LA ESTANCIA
En el lugar menos pensado, en pleno Providencia, es posible encontrar la mejor ensalada de cochayuyo que se puede preparar en el país. Incluso los que odian las algas, se rinden ante esta preparación que forma parte del salad bar del lugar. Con buenos trozos de cochayuyo, es decir, no trata de disimular lo que es, está muy bien aliñada con aceite común, limón, cebolla y perejil. ¡Y tampoco hace falta más! Esa es la maravilla: lo simple, lo nutritivo y sano a la vuelta de un plato y un tenedor. Posiblemente sea una de las ensaladas más adictivas que hemos probado en años. (Nueva Providencia 2250, piso 16, teléfono 22232 1827)