de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 6 de agosto de 2019

LA LISTA DE LA SEMANA


LA LISTA DE LA SEMANA

COMIDA ALEMANA EN SANTIAGO: MÁS ALLÁ DE UN CRUDO

Cierto. Más allá del crudo, que es el caballito de batalla de todas las fuentes de soda, shoperías, restaurantes y demases, quisimos encontrar los mejores restaurantes alemanes de la capital. Esos que hacen delicias con el repollo morado, con las albóndigas y sus típicas wurts. Lo increíble es que solo encontramos cuatro en toda la ciudad. Algo que no se condice con las tradiciones que nos dejaron las olas de inmigrantes bávaros que llegaron hace más de un siglo y que aún mantiene una férrea colonia, donde parece que la gastronomía poco les interesa.

 

LILI MARLEN
El más alemán de los alemanes lo recibe con marchas prusianas y retratos militares, donde mantienen una sintonía muy fina con los años de la dictadura de Pinochet. Sin embargo, mantiene una cocina típica alemana, donde los embutidos de cerdo, vacuno y ciervo tienen un sabor inigualable, al igual que sus kassler, las ensaladas alemanas con chucrut, tocino y pepinillo, todo a la usanza del pueblo alemán. Solo atienden de martes a viernes en horario nocturno. Una experiencia imperdible. (Julio Prado 759, Providencia / 22341 6213)

 
TANTE MARLENE
Luego de sus inicios en las cercanías de Curacaví, este restaurante ha experimentado varios cambios de domicilio y también de nombre. Pero la tradición obligó a sus propietarios (marido y mujer), regresar a su nombre original. Pioneros en la venta de cervezas alemanas, el pernil –que elaboran bajo estrictas normas- es uno de los grandes best sellers del lugar.  Una verdadera taberna alemana en pleno Vitacura. (Av. Nueva Costanera 3100, Vitacura / 22761 9043)

BIERSTUBE
Desde los años ’60, este lugar es centro de peregrinación de los amantes de las cervezas y de las “wurts” alemanas, las que vienen acompañadas de sus famosas ensaladas de papas, tocino, pepinillos y la verdadera mostaza germana. Es pequeño y ya tiene la calidad de “culto” para los capitalinos que frecuentemente llegan a este rincón del Parque Forestal. Este lugar es uno de los pocos vestigios de la real cocina alemana en el centro de la capital, y por ello es un dato fijo para nuestros lectores (Merced 142, Santiago Centro / 226337 717)

STARNBERG
Cuando el desarrollo urbano de Providencia obligó a los propietarios del Munchen a cerrar sus puertas, amigos y trabajadores del lugar propusieron a sus dueños abrir otro local con similares características. Así nació el Starnberg, en Vitacura, donde mantuvieron la carta, mobiliario e incluso su personal. Hoy es uno de los más conocidos restaurantes alemanes de la capital, y sus productos –de elaboración propia- son apetecidos por los nostálgicos clientes de Providencia y toda una nueva generación de clientes, que no deja de aplaudir su oferta gastronómica ni su servicio. (Alonso de Córdova 2359, Vitacura / 22953 5100)