de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 7 de abril de 2009

LOS CONDUMIOS DE DON EXE




LOS PREMIOS DE LOS CRONISTAS
Crónica gastronómica interpretativa

I. La Previa

Sería la noche del año. El Círculo de Cronistas Gastronómicos me había invitado a participar de la entrega de premios que anualmente realiza y que distingue a lo mejor de la gastronomía y los vinos nacionales. La cita era con pareja. O sea, con Mathy. Ella feliz ya que hace tiempo que no la sacaba a airearse. Las restricciones monetarias de la familia Quintanilla ya no me permiten tantos lujitos como antes. Sin embargo este convite me llegó como anillo al dedo. Para mí, probar nuevamente esa ambrosía de pisco sour que hace Emilio Peschiera en su restaurante (ya que el evento se realizaría en el Emilio) y para Mathilda el placer de ver a uno de sus ídolos. ¡Qué Julio Iglesias ni Al Pacino! No. A ella le atrae más la apostura y carisma del Peschiera ese. Ganaríamos los dos. Y para ello nos preparamos.

- ¿Premiarán a El Hoyo?, me pregunta Mathy.
- ¿Por qué habrían de premiarlo?
- Pucha Exe. Bourdain lo puso en la cima de la gastronomía santiaguina.
- Esto es más serio Mathy, contesté. Si bien El Hoyo es un lugar típico, los cronistas van un poco más allá y premian –según lo que me han dicho- innovaciones y cosas de alto nivel.
- Fomeque ¿no?
- ¿Y tú lo habrías premiado?, le consulté para saber sus preferencias.
- No conozco EL Hoyo, me responde, por lo menos no el de Grajales, dice riéndose.
- ¿A quien premiarías tu?

Mathy queda pensativa in instante y me dice:

- Yo le daría un premio (por el momento) al Da Carla, porque ahí nos conocimos hace un par de años. En una de esas se lo quito en un tiempo más. También le daría otro a la Fuente Alemana, ya que se lo merece hace tiempo. También me habría gustado darle uno al gringo del Zully, por mirar donde nadie había mirado antes… me refiero al barrio Concha y Toro…

- Ya. ¿Y qué otros?
- También le daría al “So” un premio especial.
- ¿Por?
- ¿Te parece poco? Ha sido el único restaurante en Chile que cerró antes de que abriera al público. ¡Eso es tener visión empresarial!

- No me hagas reír Mathy. Acá estamos hablando de gastronomía, no de otras cosas.
- Bueno Exe. También distinguiría al Bali Hai.
-¿Al Bali Hai? ¿Por?
- Creo que es el único boliche en Santiago que todos conocen. ¿O no has estado nunca ahí?
- Si es por eso Mathy mía, habría que premiar también a El Rápido, al Bar Nacional, al Dominó y a muchos otros que han hecho historia en la ciudad. Pero los cronistas hablan de gastronomía, no de shows, de comida rápida ni negocios para turistas.

- Pero no te enojes Exe. Tú comenzaste.
- Bueno Mathy. Sigamos.
- ¿El café Paula existe?
- No bella, lo cerraron.
- Que lastima. Era tan bueno. Recuerdo cuando mis tías me llevaban a comer torta y café helado al centro… ¿Y el Hansel y Gretel?
- No te delates preciosa. Estamos en otros tiempos…

- ¿Sabes?
- Dime.
- Yo le daría un premio a la Roccatagliata esa con el Tiramisú. ¡Que boliche! Siempre lleno de gente y un pozo de oro para sus dueños.
- Tienes razón. Una visión diferente pero bueno. ¿Qué otro podría ser ya que te estás poniendo más seria?
- De lo que yo conozco Exe, cierto que es poco, me encantaría que alguna vez premiaran al chef desconocido.
-¿Quién es ese?
- Ese que trabaja y se saca la mierda en la cocina mientras el chef principal se pasea por las mesas, me contesta riéndose nuevamente.

- ¿Y los premios al vino?
- ¡Ah, no! Ahí estoy segura.
- ¡Que bueno! ¿Quién ganaría?
- Yo le daría todos los años el premio a Felipe de Solminhac.
-¿Todos los años?... ¿Por?
- Por guapo. Los otros enólogos no son tan encantadores como Felipe. Yo le daría un premio vitalicio. Yo conozco a su mujer, la Susana, y se lo he dicho en su cara. ¡Un mino!

No hay caso con Mathy, prácticamente me agarra para la palanca cuando quiere. Por eso me gusta. Es impredecible.

- Sabes Mathy, para que salgas de dudas te diré los premios de este año.
- ¿Los tienes? Eres un carajo no haberlo dicho antes.
- Lo que pasa es que están con embargo. Pero mejor que vayamos a la cita… allá lo sabrás…

II. La gran noche

Llegamos cuando el restaurante Emilio estaba repleto. Conseguimos sitio en la terraza y logramos entrar cuando se inicio la ceremonia. El local, colmado de chefs, enólogos, gente de la gastronomía y del vino. Conocíamos a unos cuantos así que nos entretuvimos bastante mientras comenzaba la premiación. Enrique Rivera, presidente de la cofradía comenzó su diatriba agradeciendo la presencia de tanto personaje en el lugar. De ahí, cada premiado tuvo su presentador y la ceremonia se hizo muy simpática y entretenida. Lagrimas también brotaron de uno y otro premiado convirtiendo ésta en una de las ceremonias más brillantes que les he visto a los Cronistas en los últimos años. Los galardonados, para que los revisen y los tengan presente fueron los siguientes:

Premio Rosita Robinovitch: Jorge “Coco” Pacheco
Chef del Año: Giancarlo Mazzarelli (restaurantes Puerto Fuy y WD)
Chef Revelación del Año: Benjamín Cienfuegos (restaurante Cienfuegos)
Trayectoria Gastronómica: Guillermo Rodríguez

Acontecimiento Gastronómico del Año: Mercado Paula Gourmet
Cocina Extranjera Destacada: Restaurante Majestic
Excelencia en el Servicio: Julio Sepúlveda, maître del restaurante Sakura

Trayectoria Vitivinícola: Mario Geisse
Personalidad Vitivinícola Destacada: Eduardo Chadwick
Acontecimiento Vitivinícola del Año: Elección de Clos Apalta 2005 como N° 1 del mundo

Mejor Empanada de Santiago 2008: Empanadas Rosalía

Para todos ellos, de parte de Mathy y mía, un gran abrazo y felicitaciones.

Exequiel Quintanilla