de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 6 de abril de 2011

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR



OSAKA

Motricidad fina

No estoy seguro si Ciro Watanabe, el “itamae” del Osaka ya cumplió los treinta años. Joven, a pesar de su tremenda experiencia. Peruano de nacimiento y de padre japonés, comenzó en esto de la cocina el año 2000.Tras cinco años en el Osaka de Lima, se traslada a Santiago en mayo del 2009 para abrir una sucursal en ese entonces recién estrenado hotel W.

Tan sólo dos años y ya ha cosechado casi todos los aplausos y premios gastronómicos que se entregan en el país. Dos años que han sido tremendamente buenos para el Osaka, la apuesta gastronómica nikkéi del hotel W.

Los ejecutivos de Starwood, la cadena propietaria del W no se equivocaron con este restaurante desconocido para los chilenos. Todos los días el Osaka se llena de un público ávido para probar las delicadezas de Watanabe. Esas que sólo él puede preparar y que con destreza entrega a sus comensales.

Fina coctelería para comenzar la degustación de su nueva carta. Vaya por un espumoso Cruzat rosé con lichis o un Caipigaia (vodka de pera, pomelo y naranjas). Su carta, extensa por decir lo menos: sushi, causas, cebiches, tiraditos, sopas, pescados, wok y postres entre sus delicias. Quizá lo mejor sea dejarse llevar por el itamae, sin dejar de pedir unas maravillosas empanadas de masa phillo rellenas de tacu tacu y chanchito o un tiradito criollo, con palometa acompañada de una crema de ají amarillo, huacatay y limón sutil.

Hay muchísimo más y personalmente me inclino ante los platillos del mar. No me convencieron los elaborados con vacuno. Pero como en gustos no hay nada escrito, sólo hay que dejarse llevar para descubrir sabores nuevos e inteligentes.

Destreza y motricidad fina son las grandes habilidades de Ciro Watanabe. De sus grandes manos salen platos que cautivan a moros y cristianos. Habilidad para elaborar un brownie de chocolate blanco ¡y rocoto!, cubierto con un coulis de frutillas. Un ingenio que tiene su precio ya que no es barato. Pero bien vale la pena conocer y visitarlo.

Ya sea al almuerzo o cena, reserve mesa con anticipación. Corre el riesgo de quedarse afuera.

W+ Osaka + Watanabe: Notables.

Osaka: Hotel W, Isidora Goyenechea 3000 (4º piso), Las Condes, fono 770 0081