de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 15 de octubre de 2013

BUENOS PALADARES

CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

QUÉ PASA
DANIEL GREVE
(OCTUBRE) FORTUNATA BISTRO (Edificio Titanium Nivel -1, local 204. Av. Isidora Goyenechea 2800, fono 2958 4495): “Si ya había logrado consolidarse como un buen punto de comida para llevar, Fortunata ahora ofrece un sitio cómodo para quedarse. A sus pastas frescas -muy buenos los ñoquis de ricotta, espinacas o betarragas- y sus complementos -flojas las pizzas, buenos los helados- se suman ahora platos de fondo con sustancia. Y la plateada ($ 7.500) es la prueba. La cocina a cargo de Patricio Escanilla, ex Kilómetro 0, seduce con este abundante trozo de carne, blando y sabroso, con profusa y densa salsa de su lenta cocción, que con guarniciones simples logra la perfección. Prometen buenos desayunos y cumplen con holgura, además de ser una excelente propuesta de relación calidad-precio.”

MUJER
PILAR HURTADO
(OCTUBRE) OFELIA (Avenida Paseo Colina Sur 14500, local 1, Colina, fono 2946 4783): “Me tenté con pedir las empanadas de cordero, fritas, rellenas con carne, queso y tomates, pero me abstuve. Así, compartimos una ensalada de hojas verdes con nueces caramelizadas (suerte de praliné que les hacía mucha gracia a las lechugas), con tiras de pollo perfectas y aderezo de mostaza miel, justo en el punto. De fondo, unos exquisitos Rey Lear, fetuccini de pasta fresca con prosciutto, champiñones, tomate deshidratado, aceitunas y jugo de carne. Un plato redondito, jugoso y delicioso.” “Comedia de equivocaciones el nombre del plato de conejo escabechado, porque resultó ser eso: una equivocación, dado que el conejo estaba reseco, y con pocas reminiscencias del escabechado que uno recuerda; su acompañamiento en carta era chuchoca y papas doradas, pero la chuchoca estaba como espesante del caldo bajo el conejo. Para nuestro gusto el plato no funcionó.” “A la hora del postre, de lo probado, la mousse de manjar y lúcuma, servida en un vaso y con varios acompañamientos -que, a mi juicio, pueden ser protagonistas de otros postres (buena compota de manzana, peras al chardonnay, quínoa con leche, todo en el mismo plato)-, se llevó las palmas. Salvo por el conejo, lo demás, incluida una buena atención, resultó una grata experiencia.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(OCTUBRE) DANUBIO AZUL (Reyes Lavalle 3240, Las Condes, fono 2234 4688): “Experimento no satisfactorio. Hay rolls de queso crema y palta ($5.800), en masa perfectamente frita y resultado perfectamente insípido. Además, inauténtico. Esto último, sin sabor, claro; pero molesta como todo lo falso. Otras inautenticidades: wraps de pollo y lechuga, linguini de camarón con lemon grass y salsa de... albahaca, un plato con curry, ají relleno y Panko, crème brulée... En Perú los hijos peruanos de inmigrantes japoneses crearon la cocina nikkei, con fundamento en la realidad sociológica. Pero no se ve por dónde podría surgir el equivalente "chino-chileno" del nikkei peruano.” “Ítem más: platos chinos poco logrados. Un filete a la china con piña, pimiento y espesa salsa de tamarindo ($8.800), teñidora de labios y casi sin sal. En cambio, un chancho (cerdo) Si Chiu con porotos Tausi, verduritas y exceso de sal ($7.800).” “Aquí, platos fusión no logrados, cocina cantonesa (la base de la oferta, evidentemente) mal hecha (Cantón destaca los sabores, no los ahoga en salsas). Estacionamiento al frente. Buen servicio. Mala música occidental. ¿Comida "rica"? Quizá (con menos sal).”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(OCTUBRE) CHICKEN STORY (Antonia López de Bello 267, fono 2732 7939): “En este local se ofrece pollo en distintas versiones. En algunos formatos mucho menos comunes -como contres o patas- y en otros algo más cercanos a lo occidental. Se pidió un pollo picante y el resultado fue una plancha redonda en la que trozos de pechuga con cebolla nadaban en salsa de ají, con queso derretido encima ($15.000). Como para tres, ojalá con mucha hambre o algo de resaca. Sabroso y recio, junto a una ensalada mixta de lujo. Por $2.500 un mix de dos lechugas, cebolla morada, berros, palta, tomates cherry, pimentones amarillo y rojo y brotes de alfalfa. Aparte, se sirve en un plato de pickle de nabo, agridulce.” “Para seguir probando en casa, se pidió un mixto ($10.900). Esto es una caja de trutritos de ala apanados fritos, con más de un toque distinto (algo de anís), junto a otra caja de tutitos apanados agridulces con un extra de semillas de sésamo. Para quien ama las chicken wings este es el Nirvana en la materia. En resumen: no es barato, la atención es grata y no es tan "comida rápida", pero es un sitio realmente único. Y eso tiene su valor.”

EL SÁBADO
BEGOÑA URANGA
(OCTUBRE) SAFFRON (Nueva Costanera 3662, Vitacura, fono 2502 2020): “Un lugar agradable, con la estética de ese país, con muchas figuritas y adornos y algo que, en el iluminado comedor trasero, recuerda a Bollywood. Aquí se está en otro ambiente y las comparaciones están de más.” “Aquí se ofrece comida típica de la India (todo un continente), pero especialmente del norte. Y, cómo no, tiene también una buena oferta de platos vegetarianos. Para comenzar, unas bolitas de espinacas con queso, muy picantes pero sabrosas.” “Luego, un Laziz Tikka Masale, pollo con salsa de varias especies que resultó delicioso, aunque más picante de lo indicado. El Saffrón Ghost Dum, un arroz basmati con cordero, especias y condimentos, otro placer. Platos diferentes, con mucho aliño pero bien preparados y, definitivamente, exquisitos. Todos servidos en ollitas especiales, por garzones hindúes, amables y muy preocupados de que todo estuviera bien.”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(OCTUBRE) LA CASA VIEJA (Antonia López de Bello 53, Bellavista Recoleta, fono 2737 2802): “Con la fachada ilustrada con imágenes tipo historieta, graffiti que proclaman su condición de restaurante local, se conservaron además de la estructura del edificio  el glorioso pisco sour que impuso Peschiera y un ceviche mixto especial, con pescados y camarones ($9.790). Y en un intento humorístico de fusión estrenan un plato con futuro: locos al olivo, con la misma salsa de aceitunas que nuestros vecinos del norte acompañan al pulpo. Pero Jorge Cortesse, además de su pan amasado y el irresistible pebre nacional, desembarcó todo su arsenal de carnes, embutidos, pescados, mariscos y guisos que han hecho conocida su marca. Entre ellos, el arrollado artesanal ($4.990) que puede combinarse en suculenta pichanga, para el grupo. Una machas parmesanas que no son opacadas por el queso ($6.490); y, cuando se consiguen, deliciosos erizos nortinos ($.8.690). La cazuela sigue como tema de veneración.  Y quien busca la presa de pescado como en las caletas de antes, encontrará su medallón de congrio y las populares reinetas. En estos tiempos, el rey como plato de fondo es sin duda el oscuro garrón de cordero, ablandado por tres horas de cocción ($8.690). El crédito de la casa. Y claro, los postres, con un promedio de $2.690, que recorren toda la lista previsible, desde el mote con huesillos para adelante.”