de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 22 de octubre de 2013

BUENOS PALADARES

CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

QUÉ PASA                     
DANIEL GREVE:
(OCTUBRE) NOSO (Isidora Goyenechea 3000, cuarto piso): “Más les vale que el domingo se levanten tarde. El hotel W lanzó su nueva propuesta de brunch, seguramente la mejor hasta ahora. Desde las 12.30 todo cambia en el NoSo del hotel: DJ, cuatro mesones de comida -uno del mar, otro de antipastos y ensaladas, otro de frituras, y un último de carnes y guarniciones, con imperdibles costillas de cerdo en salsa agridulce-, dos islas de dulces (muy buena la mousse de chocolate), además de espumoso ilimitado y cinco tipos de Bloody Mary. ¿Almuerzo tardío? ¿Pijama hasta el mediodía? Les conviene.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(Octubre) CÉSAR (Rambla Alejandro Fierro s/n, Zapallar, Cel. 92963193): “Nuestro pollo arvejado ($6.700), no era tal (y eso que es plato popular): seco trozo de pechuga cocida aparte, con patacón de arvejas ahogadas en salsa de tomate, sin papas fritas (las trajeron al reclamar). Chef: este clásico exige cocinar las presas junto con las arvejas, sin salsa de tomate, que aniquila el suave sabor de éstas.” “Pedimos congrio Margarita ($ 10.800) y nos dieron, sin explicaciones, corvina: poco cocida (cuidado; cocer bien nuestros pescados, por los parásitos que tienen), con abundante salsa cremosa de excelente mariscos. Pobrísimos postres (papayas al jugo, etc.). Los panqueques Celestinos ($3.900), otro clásico, no eran tales: sin gratinar por arriba y con demasiado manjar de tarro aclarado. Peach Melba no había porque no había... peras.” “Urge que alguien le enseñe al chef. Que los mozos sepan describir los platos. Sugeriría, mientras todos aprenden, dedicarse a las tradicionales y buenas empanaditas fritas, canapés de mariscos y cócteles.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(OCTUBRE) UNCLE FLETCH (Dardignac 0192, fono 2777 6477): “Primero, unos aros de cebolla al debe ($3.200), porque el rebozo no era el clásico espumoso y crujiente, sino uno apankado. Mejor fueron unos fritos ofrecidos como tempura ($3.900) que tampoco cumplían con esa receta, pero que daban gusto en su variedad de zapallito italiano, queso y brócoli. Señores de Uncle Fletch: revisen su sección frituras por favor. O rebauticen.” “Luego, tres hamburguesas del verbo grande. Una cheeseburger clásica ($5.200) en la que el aporte de rúcula ayudaba a pasar la mezcla entre carne, cheddar, aros de cebolla y el blando pan. Otra de las elegidas llevaba espinaca, cebolla caramelizada y queso azul ($6.200), lo que auguraba lo que finalmente ocurrió: hubo que pedir que la mitad terminara envuelta para llevar. Y, finalmente, la Big Texas ($6.900), con tocino, tomate, lechuga y cebolla frita, fue reducida concienzudamente, aunque con esfuerzo. Todos estos emparedados llegaron acompañados de buenas papas fritas con piel y un pocillo de coleslow, esa clásica ensalada gringa.” “La cocina no es muy rápida, pero habrá que confiar en que mejorarán con el tiempo (es pura fe no más, aunque ese pan y esa carne ayudan a tenerla). Y con la carta de cerveza ya operando es cosa de volver, tal vez, en unas semanas más. A menos que la impaciencia dicte hacer manga ancha con el rodaje. De más que sí.”

MUJER
PILAR HURTADO
(OCTUBRE) MARGÓ (Manquehue Oriente 2030, local 12, Lo Barnechea, fono 2244 5902): “Partimos con una limonada menta jengibre y tres botellines de espumante Undurraga (de 187 cc, ¡genial!). Para picar, compartimos unos tequeños de ají de gallina, masa frita bien crocante y todo de agradable textura, pero con relleno de pollo poco aliñado que nos pareció un tanto seco y sin gracia; la salsa era una suerte de mayonesa (le vendría bien algo más aguado y tal vez agridulce). Los fondos que probamos: cumplidores ñoquis con osobuco, un original y rico strudel de carne mechada con algunos tonos ahumados (el mejor plato de la noche) y un picante de camarones con arroz que más bien parecía camarones con salsa picante -los sabores no estaban integrados, el plato era soso-. De la carta fría probé un gazpacho con cuscús y camarones. Es una buena idea, ya que el gazpacho se integra con el resto de los ingredientes, y resultó agradable y liviano.” “Ahora, para mi gusto, si le ponen un poco más de tinca a los aliños, mejor. La atención fue cordial y eficiente.”

EL SÁBADO
BEGOÑA URANGA
(OCTUBRE) LO ASTUR (Avda. La Dehesa 3265, fono 2243 3021): ““Jamón serrano cortado a mano o a máquina, patatas alioli, fideua mar y monte, gambas al ajillo, unos delicados paté de jamón y morcilla, churros, arroz con leche y postres caseros. Lo mejor, sus paellas que, insiste, deben comerse apenas se entregan. Ahora, su tortilla de patata -inevitable compararla con la propia- resultó un poco seca, quizás como se prepara en los bares para que dure todo el día, aunque si es así, le faltó altura. Ricas croquetas, aunque cuadradas -algo inédito-, muy buen relleno y fritura, pero le faltaba algo de sabor. En síntesis, mucho amor y pasión por la cocina, aunque hay que afinar la mano. Pero, sin duda, una buena opción para los residentes de La Dehesa.”

EL SÁBADO
BEGOÑA URANGA
(OCTUBRE) DON BOLO (Rancagua 0398, fono 2204 949599): Y para quienes aman los camarones, nada mejor que Don Bolo. Un ecuatoriano amante de los fogones, que ha logrado un público cautivo gracias a su buena y sencilla cocina, un ambiente familiar y muy colorido a precios módicos. Con dos sucursales, los ceviches de camarones, los encocados o el arroz con camarones son imperdibles. Alguna lejana semejanza con Perú, no por nada comparten frontera, pero con los famosos camarones ecuatorianos preparados con sazón y enjundia. Deliciosos. Sin duda, una picada para conocer y hacerse adicto.”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(OCTUBRE) EL TXOCO ALAVÉS (Mosqueto 485, Santiago Centro, fono 2638 2494): “La cocina ibérica no es cosa de plata. La hay de gran nivel y carísima, pero también tienen tapas y pinchos, con una copa de vino fino, para tiempos de estrecheces. Por $10.000  en este lugar de encuentro de Mosqueto hay un menú de pisco sour, entrada, fondo y postre, una copa y un café. Por ejemplo, calabacines (zapallitos italianos) rellenos al gratin, o guacamole. Luego, cochinillo al horno, crocante e  imperdible, o salmón a la plancha con pimientos. Finalmente crema catalana o quesada pasiega, especie de budín.” “Y después vienen las sugerencias. Una tortilla española para romper el hielo ($5.500) o boquerones. Si es fiesta, vamos al jamón ibérico ($13.000). O platos simples de gran efecto como pulpo a la gallega o revuelto de setas (callampas). Hay una paella ($14.000 para dos personas). Queso de oveja, al estilo manchego. Vale la pena investigar los callos (guatitas) a la alavesa; hay buen chuletón y ojo de bife. En pescados, el legendario bacalao a la vizcaína, merluza estilo txoko o a la vasca y, como propuesta máxima, las kokotchas, cogote de merluza austral, una delicia ($12.000). Mínimo para dos personas preparan cocidos de alubias (llamadas también judías, fabas o habichuelas, entre nosotros, porotos), de garbanzos, lentejas o habas con jamón.

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(OCTUBRE) NOSO (Isidora Goyenechea 3000, cuarto piso)”El Hotel W Santiago se ha hecho notar  y su restaurante NoSo, del cuarto piso, no ha pasado inadvertido. Su novedad para esta primavera: los domingos a mediodía, el lugar funciona como “brunch”, ese híbrido gringo entre desayuno tardío y almuerzo adelantado. Entre las 12:30 y hasta las 16 horas, distintas islas  en el local ofrecen una infinidad de espléndidos bocadillos, mientras el equipo de cocina preparada emparedados calientes. Y quienes se reponen de una noche de fábula reciben además del gran surtido de snacks, el aperitivo oportuno, café, agua, el medicinal Bloody Mary a su medida y el fresco espumante, ilimitado. Frente a tamaña oferta, el precio es una bicoca de sólo $21.500, IVA incluido.” “Y en este W Refuel Brunch la chica del espumante (Estelado de Miguel Torres, que reivindica los méritos de nuestra uva país) pasa una y otra y otra vez, convenciéndonos con una sonrisa de que los domingos fueron hechos para beberlo.”