de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 12 de julio de 2016

MIS APUNTES


 
CATAE
Una cocina osada
Si bien es cierto que el negocio hotelero está pensado para vender habitaciones, muchas cadenas hoteleras y hoteles independientes de calidad han buscado en la gastronomía un valor agregado que si bien no es generalmente un buen negocio, ayuda al prestigio del establecimiento. Por ello, los restaurantes de los hoteles se convierten en insignias corporativas y al contrario de lo que pasaba hace algunos años, sus comedores ofrecen una gastronomía fina, que muchas veces supera a la de los restaurantes locales.

El eje Kennedy, entre Vespucio y Manquehue está repleto de referencias. Una de ellas visitamos hace un par de semanas con el fin de conocer la nueva propuesta del chef argentino Mariano Bambaci, titular del Catae, el restaurante del nuevo hotel Renaissance, que irrumpió en esta avenida hace un par de años. Bambaci llegó como segundo a bordo desde su inauguración y prontamente asumió la jefatura de este elegante y cómodo espacio gastronómico.

Adicional a su carta habitual, conocimos parte de su afán por descubrir nuevos aromas, sabores y texturas, con platos de estructura liviana, con pocos ingredientes donde el producto principal destaca sobremanera. Posiblemente platos para pensar un poco y qué intentan sorprender al cliente y dejarlo con varias interrogantes. Aun así es un juego buen armonizado como el contraste existente en un Pejerrey frito en tempura (7.800) con escabeche tibio y coliflores en un caldo de cebollín y cacao. ¿Complejo? Sí, pero realmente sabroso.

Sofisticado y sencillo al mismo tiempo. Luego, el chef nos sorprende con un Huevo mapuche de linda yema pochada acompañada de interiores de pato estofados, extracto de pasto, nueces y láminas de pollo crocante y apio (7.800). Más tarde aparecen las Mollejas (su pasión argentina) asadas a la leña (9.700) con yuca carbonizada en su exterior y de sabroso interior, con salsa bernaesa y jugo de carne. ¿Muy contemporáneo?...

Si asombran los platos anteriores, el helado de achicoria con puré de betarragas (5.900) fue un real aporte a este almuerzo degustación. Suaves sabores para dos productos que no se ven a la hora de comer algo dulce. Buen final que ayuda al chef a escoger nuevos sabores y aromas a su portafolio de recetas. Sabores experimentales que posiblemente debamos acostumbrarnos a comer en nuestra capital. Para los menos osados la carta mantiene los platos que hicieron conocido en Chile a Bambaci, un experto a la hora de cocinar setas de todos los orígenes, que bien acompaña a carnes, pescados y mariscos.

Sin duda cocina moderna. De esas que va al detalle sin llegar a esferizaciones, humos ni neblinas. Buen producto, novedoso y calculado para que los sabores se potencien equilibradamente. Una cocina que hay que conocer ya que es interesante, entretenida, sabrosa y elegante al mismo tiempo. Buena carta de cócteles y vinos con un servicio que se empeña para la satisfacción del cliente.

Restaurante Catae: Hotel Renaissance /Av. Kennedy 4700 / 2 2678 8888