de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 21 de febrero de 2017

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA
MUJER, LA TERCERA
PILAR HURTADO
(FEBRERO) KALEUCHE (Calle Chorrillos 1420, El Tabo / 35246 9012): “El estilo del lugar no es una picada marina, sino un restaurante un poco más cuidado y con un servicio más esmerado. Dado que éramos un grupo grande (cuatro adultos, tres niños y una guagua, el pedido fue variopinto. Un ceviche mixto bien frío traía reineta, camarones, calamares y pulpo, estaba sabroso y colmó los antojos de un par de comensales. Al ver pasar un plato de erizos, otros dos nos tentamos: lenguas grandes y fresquitas con salsa verde y tostadas. Dos de los chicos pidieron reineta a lo pobre, pero me pareció que el pescado estaba excesivamente cocido. Otro plato fue una merluza austral que también me pareció muy cocida, aunque el dueño no reclamó. Pedimos jugos, bebidas y una botella de Chardonnay La Ronciere, de la zona de Curicó. De hecho, me sorprendió encontrar este vino entre una oferta de puras viñas grandes, como Concha y Toro y San Pedro.” “En la carta, eso sí, dice que atienden solamente a la hora de almuerzo, no en la noche.”

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(FEBRERO) DOLCE & SALATO (Eliodoro Yáñez 2820, Providencia / 99779 0641): “Un café de buena estirpe, jugos, tostadas, yogur o croissant. En cuanto a lo “salato”, también se puede almorzar, con ensaladas que no rechazan el pollo grillado, o el jamón serrano, las alcachofas y los tomates asados de la recomendable ensalada Cousiño ($5.900). O con sandwichs de arrollado de Curepto o queso de Huentelauquén con mechada. O su emblemática Las Lilas, de palta rellena con ave mayo ($5.800).” “Y no para ahí. A pesar del clima, ofrece unos porotos con mazamorra y malaya de chancho irresistibles ($7.600), una humita con ensalada campera ($5.600) además de spaghetti con pesto, aceituna y parmesano ($6.200). Y en temporada, pastel de choclo con chilena ($8.200).” “Agréguele pizzas, huevos de distintas formas. Ahora, si viene por lo “dolce”, el local tiene real maestría en el tema: del 2006 al 2015 funcionó sólo como pastelería. Y no han perdido la mano. El espacio se hace corto para su tentador detalle, desde rollo de hojaldre con canela hasta la porción de torta, que es un alarde ($2.900).

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(FEBRERO) HÍBRIDO BY COLMADO (Merced 346, Santiago): “En esta ocasión se pidió de casi todo, con afán investigador obviamente. Lo único que no había era curry de pollo, pero en fin. Un gazpacho de tomate y sandía con salpicón de wakame y crutones ($3.000), el cual venía con un toque de vinagre que era como chancho en misa, el único punto a criticar. Un guiso de habas secas y caserísimas albóndigas ($3.500) en una salsa atomatada era un plato absolutamente de abuela. Más hipster y no por eso menos sabrosa, una brocheta de pulpo -que estaba blandito- con un salteado de arroz y verduritas con una salsa agridulce de maracuyá ($3.900). Una oda a la sencillez fueron las verduras asadas con salsa romesco -de tomate, ajo y frutos secos- y hummus ($3.300), junto a unos "huevos rotos" con papas y jamón serrano ($3.000), con esa yema cruda emulsionante, y las patatas bravas con alioli casero y salsa picante ($3.000). Todos platos solicitados en su formato pequeño, el que se puede ampliar al formato de ración, como se estila en España” “… la verdad, una verdadera oda a lo sencillo bien hecho, lo que parece fácil, pero la verdad es que no lo es.

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(FEBRERO) IBÉRICO (Avda. Ossa 1798 /  22277 3527): “La carta nos pareció algo extensa (no muy buen indicio...), pero nos lanzamos. Negociamos con el propietario, un madrileño simpático y locuaz que nos contó todo su historial en el ramo, una tortilla de papas ($5.500.” “Un plato, que nos sonó muy bien, fue el conejo al jerez con almendras ($10.900), por la novedad. El conejo estuvo muy bien hecho, cocido en su punto, suculento, jugosito y sabroso. Pero las almendras resultaron ser no la salsita inusual y delicada que habíamos imaginado, sino unas cuantas almendras laminadas y distribuidas, sin más, sobre el conejo. No las había en el caldo de cocción. El conejo venía escoltado de aceptables papas salteadas. Un plato contundente, que requiere intervención: con ella quedaría estupendo.” “…cocina sólida pero básica; buenos insumos; con un poco de vuelo y más cuidado por el detalle, puede subir muy alto: tiene pasta y ambiente.”