de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 30 de mayo de 2017

MIS APUNTES




LA DIVINA COMIDA

Hace 30 años, en un tranquilo Bellavista se inauguraba el restaurante italiano La Divina Comida, el primer emprendimiento gastronómico de Bruno Sacco y su familia, fundadores del mítico Divertimento Chileno del cerro San Cristóbal. Por cerca de 10 años La Divina Comida reunió a los amantes de las pastas, quienes en 1996 lamentaron el cierre del local.

20 años más tarde, los viudos de La Divina Comida celebraron: hace un año volvió a funcionar, ya no en Bellavista, sino en una gran casona en Lo Barnechea, con capacidad para 90 personas, la que fue totalmente remodelada y que cuenta con una amplios jardines, terrazas y comedores para todas las estaciones del año.

La casona es grande. Los espacios destinados a las cocinas también, incluso con una moderna fábrica de pastas que se consumen en los locales de la familia  y se venden en Il Mercatino, el emporio aledaño que ofrece llevar a casa la gran mayoría de los platos que ofrece el restaurante, aparte de vinos y licores italianos, aceite de oliva, conservas, quesos importados y postres a valores muy convenientes.

La cocina es casera italiana. La chef Flaminia Sacco, hija de Bruno, el inspirador de la puesta en marcha de sus restaurantes, nos cuenta que las preparaciones cumplen con altos estándares y que la materia prima es fundamental en el ABC de la idiosincrasia italiana. Antipasti que varían día a día (7.500 para dos), caldos, pastas rellenas y secas, pescados, carnes y mariscos que sorprenden por su delicado sabor y precios más que convenientes.

Abrir en Lo Barnechea fue –y es- todo un desafío. Sin embargo Bruno Sacco, el gestor de este nuevo restaurante y a sus vitales 77 años, me cuenta que este lugar es un legado para su familia y que le permite estar activo día a día. A pesar de ser Ingeniero Civil y hacer trabajado en Roma para la FAO, decidió regresar al país que lo vio nacer y dedicarse a la gastronomía, oficio que lo hizo visitar casi todo el mundo y que finamente concretó con su primer restaurante en una pequeña casa esquina de Bellavista. 

En la actualidad el negocio –que incluye un bonito Bed & Breakfast en las cercanías del Divertimento- lo manejan sus hijas Michelle (en la administración) y Flaminia (en la cocina), quienes celebraron la semana pasada un año desde la apertura de este restaurante con un sencillo y sabroso almuerzo, que incluyó unos maravillosos tortellini in brodo y luego Polenta con Salsiccia y Maiale, para cerrar con unos deliciosos zapallos en almíbar, levemente crujientes por fuera y cremosos por dentro.

Para entusiasmarse, vuelven platos emblemáticos como los Tortellonis rellenos con ricota y  espinacas en mantequilla a la salvia (8.900); Saltimbocca alla romana, con filete, prosciutto crudo y salvia de la huerta ($ 9.800) y el clásico Ossobuco Alla Milanesa (9.800), entre otros.

Los seguidores de La Divina Comida – con infierno y todo- tienen la gran oportunidad de probar nuevamente sus clásicos y las nuevas propuestas de la alta gastronomía italiana. (Juantonio Eymin)

 
La Divina Comida / Los Patos 13735, Lo Barnechea / 23221 1823