de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 6 de junio de 2017

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(JUNIO) LA DIVINA COMIDA (Los Patos 13.735, Lo Barnechea / 23221 1823): “… se disfruta desde el aperitivo, que para eso Italia ha aportado infinidad de buenos licores, en especial amargos y digestivos. El local en calle Los Patos conserva aún el encanto suburbano de Lo Barnechea, hasta hace poco pueblito rural al pie de la montaña. Con tibios salones entre jardines para olvidarse del mundo.” “La prueba de tal filosofía está en sus “tortellini al brodo”. Sencilla y perfecta masa rellena, como la primera célula en un mar primigenio, en un caldo (“brodo”) perfectamente espumado, pero con el sabor preciso de una mano que sabe de harinas, de nuez moscada, de avellanas, de higos y aceitunas… Comida casera, como esa polenta con luganega y maiale (chancho). Como para unas copas de Viña Mar sauvignon blanc y Soler cabernet sauvignon. De postre, nada más ni menos que panna cotta con frutos del bosque. Pero, para quienes alucinaron en Argentina con el increíble postre de zapallo en almíbar (para ser precisos, a la cal), aquí lo tienen en todo su esplendor, crocante y cremoso a la vez.”

MUJER, LA TERCERA
PILAR LARRAÍN
(JUNIO) CAFÉ SAN JUAN (Avda. Francisco Bilbao 765 / 23265 7816): “De la carta probamos unos montaditos sobre baguette con tortilla de papas y escabeches (equilibrados y no cargados al vinagre), y el montadito de boquerones en vinagre con chorizo colorado sobre focaccia de aceitunas. En este último el pescado ofrece un delicioso contrapunto al chorizo, y el pan tostado crocante, igual. De las cazuelas -por la olla en que las sirven-, la de rabo de toro, guisado con bastante zanahoria, tomate, pimiento y apio, trae un caldito un poco dulce muy sabroso y enjundioso; viene con un trozo de pan para sopear.” “Probamos también el pulpo grillado, servido con papas confitadas, porotos verdes, coliflor y tomate, es un plato diferente y con destacable sabor marino, en el que las verduras están al dente y combinan de manera muy original con el pulpo. Para terminar probamos los canelones de molleja con acelga, ricotta y nueces con salsa de tomate y crema. Aunque estaba sabroso, fue el plato que menos nos gustó, ya que la mezcla de ingredientes hace desaparecer la suave molleja en medio de los otros sabores. Los platos son enormes, pero consideren que se pueden pedir medias porciones.” “… comida sabrosa y casera, con buena relación precio-calidad, en un ambiente informal pero con harta onda…”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(JUNIO) LUCILA DE NOSOTROS (Alameda 227, torre B, piso -1 / 96843 9946): “En el GAM, el Centro Cultural Gabriela Mistral, ya estuvo el restaurante Gabriela y ahora está Lucila: quienes han tomado el control de este local, algo escondido en el nivel menos uno, son los mismos del Da Noi del Barrio Italia.” “El fuerte, al igual que en el local madre, son las pastas. Y llega a la mesa algo que ya se conoce y espera: pancitos tibios y un pote de salsa boloñesa. OMG. Esta gente sabe de lo suyo. Tras escoger en una carta cibernética, en tablet, se fue directo a los fondos: unas pastas rellenas con salmón ahumado y mozarella (agnolottis, $8.500), con salsa rosa (de entre varias opciones). ¿La verdad? Sublimes, cocidas en ese punto justísimo que cuesta tanto, pero tanto lograr. Y para probar una mano que podría gustar al turista, por las características del Barrio Lastarria, un pastel de locos ($8.000). También en su plausible justeza, con queso bien gratinado, con trocitos del bicho que le daban harto sabor.

 
WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(JUNIO) DON PEYO (Lo Encalada 465, Ñuñoa / 22274 0764): “Partimos con un buen ajiaco Peyo, que nos pareció bien aliñado, en un lebrillo grande de greda, en cantidad suficiente para calefaccionar viejos ateridos.” “Pedimos también un pastel de choclo que llegó en un lebrillo grande (aquí no hay porciones mezquinas), bien calientito, con su choclo adecuadamente molido, con carne de vaca y de pollo, bien sazonado y con su cubierta azucarada como Dios manda ($5.750). En realidad, nada que criticar, salvo que como tienen que calentarlo en el momento, suele tomarse un buen rato y demora el pedido: adviértanle al comensal, para que no se impaciente.” “Lo que es una perfecta gloria, de ésas que vuelven memorable un lugar y hacen necesario volver, es el plato de "brazuelos" de cordero: se trata del antebrazo de la bestia, que se estofa y luego se pasa por el horno, con su propio jugo reducido hasta quedar de gritar de bueno.”