de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 25 de enero de 2012

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

ESTEBAN CABEZAS
(Wikén)
(20 enero) LAI THAI (Avenida Ossa 2294, celular 7-7592165): “En una sesión diurna, los jugos demoraron 15 minutos en llegar, y 10 minutos más tarde unos sabrosos pinchos de pollo con salsa de maní, Sate gai ($3.900). La cocina era lentísima y, la verdad, el resto también, con sólo dos personas atendiendo, haciendo la caja y también los jugos, con lo que sólo vuelve a repetirse una constante de la marca Lai Thai: les falta oficio de restauranteros (y un buen extractor de aire también). Para terminar, y ya en el minuto 50, un magnífico Pad thai ($4.500) -fideos de arroz, camarones, pollo, tofu, dientes de dragón y maní- y unos riquísimos trozos de pescado frito y rebosado con salsa de tamarindo (Pla peaw waan, $4.900). Todo tan contundente y demorado, que ni se consideró el postre.” “Ojalá reparen sus falencias, ya que su cocina es buena y sus precios, convenientes.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(20 enero) BOUDOIR (Constitución 97, Providencia, fono 249 8649): “Se llama “boudoir”, o sea, tocador femenino, palabra que vincula a la filosofía del marqués de Sade con las habitaciones privadas de la reina María Antonieta. Ocupa la esquina sur oriente de Constitución y Dardignac, que fue taller de un fabricante de marcos. Sus socios Amelie Kaiser y Eduardo Jara lo definen como “el lugar adecuado para hacer la previa y calentar motores antes del gran carrete, o para disfrutar de fantasías en este lugar donde la mujer es ama y señora”. “Para jugar a la seducción, desde la inocencia hasta las dominatrices. Ocasión para acompañar con espumante frío, ceviche con buena leche de tigre, estimulante carpaccio o salmón en papillotte. O sabores tan franceses como la sopa de cebolla o un postre al pain perdu. O un cheesecake. Y, por cierto, por interminables alternativas de tragos y bebidas. En ocasiones hay actores jóvenes que muestran sus perfomances, que ayudan a la atmósfera críptica.”


DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(20 enero) DON PEYO (Mallinkrodt 170, Barrio Bellavista, fono 732 1338): “Nueva casa, pero las mismas recetas.” “Aquí se habla de cocina chilena, e incluso suena de fondo una interesante parrilla local contemporánea, que va desde Gepe hasta Francisca Valenzuela, pasando por Fernando Milagros y Teleradio Donoso. Desde la cocina desfilan las clásicas sopaipillas -para hundir en su generoso y suave pebre-; una liviana y fresca Ensalada de quínoa ($ 3.800), un timbal con trozos de tomates y palta, coronado con tres camarones y grandes gajos de tomates asados; y lo mejor: la clásica Cazuela de vacuno ($ 4.100), una verdadera obra maestra: de caldo limpio y extremadamente sabroso, con grandes julianas de pimentón, papa inmaculada, porotos verdes tímidos, arroz justo, choclo amarillo de spot y trozos de plateada que se deshebran al mínimo contacto. ¿Chile dentro de una greda? Sí. En la del país ideal.”

YIN Y YANG (La Segunda Internet)
(20 enero) TAMBO (Lastarria 65, fono 6334802): “…un local sencillo, de comida peruana indiscutiblemente, sin mayores pretensiones, que debe ser frecuentado al almuerzo por quienes trabajan en los alrededores e indicado también para una cena informal. Utiliza diversos productos típicos del Perú, como yuca, huacatay, salsa al olivo, arroz con cilantro, pepián (mote de trigo), cebolla morada, ají amarillo y hasta detalles de los característicos mestizajes orientales de su tierra, como unos wantanes, pero sus mariscos son sólo de mediana categoría.” “Probamos locos y pulpo al olivo, con palta ($ 6.700); yucas rellenas de camarones al ají amarillo, queso al cebollín y salsa huancaína ($ 3.900); filete mar y tierra con camarones y pepián de trigo al ají amarillo ($ 9.800); arroz verde al cilantro, con varios vegetales, yuca frita y mariscos, más ensalada criolla fría ($ 6.900), y crema volteada de postre ($ 2.600). Café chico ($ 990) y vino sauvignon blanc 2010 TH de Undurraga ($ 14.000). Nada fuera de lo habitual.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(21 enero) LA PESCADERÍA (BordeRío): “Un lugar cálido e informal, y, definitivamente, muy chileno. Aunque se mantengan algunos toques creolé, cocina que diera fama a su propietario.” “Para comenzar, sus machas a la parmesana: "25 años con la misma receta", según se anuncia en la carta y que resultan imperdibles. Sus empanaditas de camarones tienen un toque creolé, exquisitas, así como sus choritos con papas fritas, para comerlos con la mano. Sin pudores.” “El mariscal caliente viene en su infaltable paila de greda, así como los chupes y el pastel de jaiba. Un must de la casa y que no conviene perderse. Pastas llenas de mariscos y algunas ensaladas. La panera casera para sopear si hace falta. Los postres, estupendos, especialmente los brownies y el flan de la casa.”

CÉSAR FREDES (La Nación.cl)
(21 enero) TAPASPASSION (Av. Pedro de Valdivia 0129. Providencia, fono 234 0047): “Cocina española en miniatura” o “la cultura del bocado” son los conceptos que proclaman Milagros Portocarrero y Javier Ruiz, la pareja española propietaria de Tapaspassion. Y el concepto merece vivir, porque es placentero, entusiasta y de precio moderado.” “Buenas sin más las croquetas de bacalao y la de jamón (mejorarían con más énfasis en el elemento base, más gusto a pescado, más gusto a jamón) y sosas, con el acompañamiento sobre cocido y muy blanducho de las peras, las albóndigas de carne, que se veían seductoras en la carta.” “Notable, sin embargo lo más difícil, el arroz cremoso con tinta de calamar, que en porción completa debe ser un plato de lujo, sencillo y sofisticado a la vez.”