de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 3 de septiembre de 2013

BUENOS PALADARES

CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

MUJER
PILAR HURTADO
(AGOSTO) MESTIZO (Avenida Bicentenario 4050, Vitacura, Cel 7477 6093): “De una carta que recoge varios clásicos, como la tortilla de papas y el tártaro de atún entre las entradas, compartimos unos montaditos de mollejas sobre hummus de pallares. Llegó un plato con seis tostadas con este puré de pallares (mejor le hubieran puesto así en la carta, ya que según mi amiga de origen jordano no era hummus), y encima las mollejas a punto; la verdad era una delicia, y la porción ideal para comerla entre dos. Como fondos, la oferta pasaba por los chupes de mariscos, pescados, pastas y carnes varias. Nos tentamos con el congrio a la plancha sobre quinotto: la porción de pescado era muy generosa y bonita, además de preparada en el punto perfecto en que el congrio no pierde su textura. El quinotto también estaba muy sabroso, acompañado de un poco de pebre picado finamente. Yo pedí unos ravioles de locos con salsa de machas, sin mucha esperanza por lo difícil que es trabajar estos mariscos. Pero el plato me sorprendió: ravioles rosados a punto, rellenos con un picadillo de locos muy sabroso y con una salsa de machas licuada y con ese esquivo sabor de las machas bien presente. A ambas nos encantó. El servicio era fluido y bien entrenado, aunque en algún momento nos trajeron un par de platos que no eran nuestros.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(AGOSTO) A TAVOLA (Príncipe de Gales 7102, La Reina, fono 2503 6534): “…unos fetuccinis frescos con salsa Alfredo ($5.200), ricos, pero algo pegados. El queso que se puso en la mesa era de sobre. Luego, lo mejor de todo: ravioles rellenos con verduras y con salsa bolognesa ($5.200). Impecables y sabrosos. Y para terminar, algo impredecible y francamente deplorable. En la carta de A tavola hay platos de nombre singular: los fetuccinis a la Fiera (por Pamela Díaz) o los fetuccinis a la Kenita Larraín. Googleando un poco se encuentra el motivo de estos bautizos, y es porque uno de los socios de este restaurante es el cantante Negro Piñera.” “Después de este frustrado homenaje, un postre habría sido el golpe final antes de un coma diabético. ¿Cuál es el problema entonces, si igual tienen un plato bueno? La pregunta queda abierta, al igual que pasa al ver su carta de vinos: muy pocas etiquetas y, entre ellas, unas exclusivas e italianas muy caras. Como que les falta una reingeniería. Un aggiornamento.”

NIRVINO
ISIDORA DIAZ
(AGOSTO) TEMPLE (Av. Vitacura 2885, Las Condes (esquina Isidora Goyenechea). Fono 2218 3773): “…parte del encanto de Temple es su atmósfera cosmopolita y original. Vamos al grano: comenzamos con los adictivos Edamame (3.100), unos porotitos verdes japoneses –fosforecentes– cocidos al vapor y aliñados sólo con sal, que se comen con la mano como aperitivo. Seguimos con el Karaage, trocitos de pollo con soya, jenjibre y toque suave de ajo (4.700), deliciosos y en su punto, con una fritura crujiente y seca.” “Cada bocado es una bomba de estímulos al paladar: cremoso, crujiente, picante y agridulce; se lee algo excesivo, pero brilla por su equilibrio. De los fondos probamos dos platos que, si bien están fuera de carta, casi siempre están disponibles si los pides. Uno de ellos fue un impresionante Asado de tira en cocción lenta al estilo coreano, con verduras y masitas de arroz (9.800), blando hasta decir basta, de sabores profundos y caseros, ideales para acompañar alguno de los últimos días fríos que van quedando.” “En general, Temple Asian Lounge brilló por sus sabores exóticos y a la vez equilibrados: ideales para paladares curiosos que quieren probar algo nuevo, pero dentro de los márgenes de lo conocido.”

NIRVINO
CONSUELO GOEPPINGER
(AGOSTO) CUMARÚ (Nueva Costanera 4092, Vitacura, fono 2263 3512): “…una cocina de autor con marcados tintes peruanos y sazón mediterránea. Su nuevo creador es el chef Antonio Arone –quien fuera por años mano derecha del destacado chef Rafael Osterling, uno de los grandes del país vecino–, que desde marzo de este año está tras los fogones de este restaurante. ¿Su sello? Preparaciones intensas, contundentes y de muy buen sabor, en una carta bien completa y absolutamente renovada, que cuenta con delicias como el cebiche mixto (8.000) preparado como Dios manda –bien picante y jugoso, con corvina, pulpo, camarones y ostiones– o un ahumado pulpo a la parrilla (10.500) al estilo nikkei, con salsa de perejil y chimichurri de pimentones. Además, hay excelentes pescados –el pescado Cumarú con curry thai es un acierto– y cinco preparaciones italianas, como pastas y risottos, entre las que destacan los potentes canelones rellenos de asado de tira (11.000), con una suave espuma de funghi porcini. Pero hay un plato que se roba todos los aplausos y por el que volveríamos una y otra vez: la maravilla de asado de tira de angus (13.500 pesos), tan blando que se corta con cuchara. Braseado al menos cuatro horas, viene acompañado de hongos salteados y papas fritas con cáscara: un plato perfecto para despedir este invierno.”

LA SEGUNDA INTERNET
YIN Y YANG
(AGOSTO) CAPPERI! (Av. Italia 1463, Providencia, fono 2341 9105): “La carta no es muy extensa y en ella destacan sus pizzas a la piedra, de excelente masa, como las de queso azul con rúcula, de berenjenas, de prosciutto di Parma con champiñones, o de salame con queso parmesano y rúcula, por mencionar algunas.” “En pastas, la especialidad en que primero se piensa cuando se ingresa a un local de gastronomía italiana, hay ñoquis con pesto, pomodoro o a los cuatro quesos (bien cremosos), ravioles de zapallo con mantequilla y salvia, ravioles de jaiba, lasaña a la boloñesa, y lasaña vegetariana entre otras recetas. También hay ensaladas. Para tomar, aparte de las ofertas de vinos y bebidas, hay limonadas con jengibre, menta o albahaca, de las cuales pedimos las dos últimas y eran grandes y refrescantes. De postre comimos helados que son de Il Maistrale, muy buenos. También hay tiramisú. Los precios de la lista son razonables.”