de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 27 de septiembre de 2016

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(SEPTIEMBRE) DA RENZO (Guardia Vieja 47, Providencia / 2 2231 8088): La atención es gentil y los platos mayúsculos. Por ejemplo, unos ñoquis con plateada (plato del miércoles, ojo). O una chanchería fuera de toda regla: una mezcla de distintas pastas, entre masas largas y otras rellenas, que llega con dos salsas a elección. Y el pesto aquí sí que huele a ajo, nada de leseras.” “Las pastas son hechas en el mismo restaurante, y se nota. El cariño también está hecho a mano en este lugar. No hay ni qué dudarlo. Mientras las modas se agotan con el paso del tiempo, hay sitios que insisten en hacerlo a su manera. Aquí no hay espumas, ni aires ni deconstrucciones. ¿Que uno de sus mejores postres sean unas sencillas castañas con crema? ¿Y? Lo que de verdad hay en Da Renzo es una vocación por lograr que los clientes salgan contentos y con el ombligo parado. Y, además, pensando en volver mientras sacan algún dulcecito de esos potes de vidrio que hay a la salida. Esto sí que es patrimonio, pero de ese que está realmente vivo. Cero museo, mucho sabor.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(SEPTIEMBRE) LES ASSASSINS (Merced 297 B, Santiago Centro / 2 2638 4280): “Denominar "Rossini" a un filete que no tiene absolutamente ninguna relación con el clásico de la haute cuisine es llamar a gritos a la decepción del cliente: el auténtico "Rossini" es un tournedos puesto sobre pan frito en mantequilla, coronado con un trozo de foie-gras "poêlé", dos láminas de trufa y cubierto con salsa al Madera. Aquí se nos presentó un buen trozo de carne cubierto por crema con -se nos dijo- terrina desmenuzada ("paté", dice la carta) de hígados de ave ($10.600). No. Eso no es "Rossini". Punto. Y en cuanto al coq-au-vin ($8.890), aunque la salsa estaba bien hecha, con auténticas cebollitas perla frescas, tocino y champiñones, el trozo de pechuga recocido y seco que se bañaba en ella no era potable. El correcto punto de cocción del pollo (sobre todo de la pechuga) es un "sine qua non". “Comimos una cocina afrancesada de vieja casa chilena, olvidada de sus excelsos orígenes...”