de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 27 de septiembre de 2016

EL REGRESO DE DON EXE


LOS DAMASCOS ORIENTALES
 
En mi vida he conocido a muchas bailarinas: las del Humoresque, del Picaresque y del Bim Bam Bum se llevan mis recuerdos de cuando aún era un joven corcel y la noche era mi día. Luego, y durante el periodo oscuro de nuestra historia, mis preferencias se volcaron a las bailarinas que hacían de las suyas en los programas de televisión de los ’80 –como la Maripepa- y una que otra bailarina en las peñas y quintas de recreo. Reconozco que era una fijación mental. Incluso ya en el otoño de mi vida, el caño (pole dance le llaman arriba de la cota mil) y los café con piernas despertaron mis viejos instintos y gocé mirando gráciles gatúbelas subiendo por un tubo de acero inoxidable y mostrando sus habilidades.

Pero nada de eso es digno de comentar después de haber conocido a Luciana. La semana pasada andaba en el centro de la capital buscando damascos orientales para regalarle a Elka, mi geriatra. Me habían comentado que en las cercanías del Teatro Municipal existía un negocio que vendía esta delicia importada de Turquía. Reconozco que iba paveando y sólo pensando en la doctora polaca que amaba estos frutos secos provenientes de Turquía. Delante de mí, una grácil chica tropieza con uno de los desniveles de la calle y cae estrepitosamente al suelo. Al darme cuenta de la situación, me agaché a prestarle ayuda mientras ella se tocaba el tobillo y despotricaba contra el estado de las veredas de la capital. Le ayudé a pararse y con dificultad lo hizo.

-¡Concha…! ¿Qué hago ahora?
- Quédate tranquila, -respondí mientras la sentaba en una escalinata de las puertas laterales del Teatro Municipal.
- ¡Por la puta!, hoy tengo que bailar.
- ¿Eres bailarina?
- Parece que era… ¡hasta que me tropecé con esta mierda de pavimento!

Flaca como un dedo y con un tomate en su negro pelo me confirmaron que ella bailaba en aquel sitio. –“Soy Exe, le dije, y permíteme ayudarte”

-Gracias, Exe. Soy Luciana. Perdona por las chuchadas pero me duele el tobillo -dijo mientras agarraba su celular y llamaba a sus jefes en el Teatro-. A los cinco minutos estábamos todos en la sala de primeros auxilios del Municipal y varios revisaban el tobillo de la bailarina mientras yo le miraba sus piernas. “Soy un degenerado, pensé. Vine por damascos orientales y para variar termino enredado en un forro”.

La trataron mejor que a un jugador de la selección chilena. Era una contractura leve. Le aplicaron ungüentos y le inyectaron calmantes. El director del ballet le entrega la mala noticia: “tendrás que estar en reposo tres días y en Santiago, querida.”

- ¡Yo vivo en Villa Alemana!, explotó.
- Tendrás que buscarte un lugar donde quedarte un par de días. Desgraciadamente el presupuesto municipal no nos da para mandarte a un hotel o clínica. Además, eso es para las estrellas del ballet y tú sólo eres un cheque a fecha.
- ¿Y dónde mierdas me quedo?

Palabras van y vienen. Yo escuchaba. Me acerqué a Luciana y le ofrecí mi departamento. Ella vio en mí una especie o figura de padre y accedió a descansar en la pequeña habitación de alojados de mi céntrico departamento. Luego de entregarles mis datos a sus jefes para que mandaran diariamente un matasanos para evaluar el estado de la bailarina, salimos del lugar. Ella con una venda y cojeando, y yo sin mis damascos orientales.

- Gracias, Exe. ¡Eres como un padre!
- No podía dejarte sola y botada en la ciudad, respondí

Monísima se veía con uno de los pijamas satinados de mi paquita. Se acostó y un par de cojines le ayudaron a mantener su pié el alto. Durmió un par de horas y despertó hambrienta. Como en mi refrigerador sólo guardo recuerdos, llamé a Rosendo, mi contacto en la Confitería Torres, para que me enviara comida a domicilio.

- Imposible… ¡acá no hacemos delivery!
- ¡Es una emergencia, Rosendo!
- ¿En qué estás metido, viejo lacho?
- Si te cuento, no lo creerías ¿Me mandas comida?
- En un taxi, pero tú la pagas.
- ¿Qué de rico tienes hoy?
- Lo de siempre, pero también nos llegaron erizos
-¿Del norte o del sur?
- De Los Vilos, Exe
- ¿Están muy caros?
- Baratos para ti, siempre y cuando después me cuentes la historia. ¿Qué quieres de fondo?
- ¿Callitos?
- Vale, ¿y qué más?
- Podría ser una carne estofada y puré… También una gran ensalada verde ya que lo que tengo en casa no sé si come carne o pasto.
- ¿Vegetariana?
- Bailarina.
- ¿Te mando una pastillita azul también?
- Gracioso. Apúrate, que tenemos hambre.

Mientras llegaba el pedido abrí una botella de un espumoso rosé mendocino Cruzat. Es cierto que si bien en mi refrigerador no hay nada sólido, los líquidos abundan. Dos copas y a su habitación. Ella, Luciana, la bailarina, vació su copa de un sorbo. –“Gracias, Exe, -me dice, necesitaba este trago”.

Cenamos en su cama. Una bandeja para cada uno. Luciana, aun con el pié en alto, gozó los erizos con salsa verde que nos enviaron del Torres y que acompañamos con una botella de rosé Apaltagua. Para el fondo, ella se comió mis callitos mientras yo le hacía la corte al estofado de carne y a un tinto nuevo que están elaborando en el secano del Maule. -¿Puedes mirar mi tobillo?, preguntó de golpe y porrazo.

Como Rosendo no me había mandado pan, ocupé un pan de hoja que tenía congelado. Como comprenderán, la cama quedó llena de migas y le ofrecí cambiarla de habitación y que ocupara la mía. A Luciana le brillaron sus ojitos y aun así pregunta:

-¿Te portarías bien?
- Dormiré  en el sofá
-No es necesario. Confío en ti.
- Siento mucho no tener postres en casa. ¿Quieres un yogurt?
- Prefiero un bajativo, respondió.

Dormíamos profundo cuando suena el timbre al día siguiente. Era el médico que había mandado el Teatro para revisar a “mi” bailarina. – ¿Usted es el papá de Luciana?, pregunta inocentemente. ¡Me habría encantado tener una hija bailarina!, prosiguió. ¿Se ha sentido bien su hija… o es su nieta?

- Creo que sí. Está tomando un baño en estos momentos.
- ¡Eso le hace bien!
- Lo mismo digo, doc. ¿Un café mientras la espera?

Dos días después nos despedimos y prometió enviarme boletos gratuitos para ir a verla bailar al Municipal. Mi departamento quedó vacío y lleno de escamas de pan de hoja y varios envases de aluminio de los almuerzos y cenas. Como no hay deuda que no se pague - y esta vez con mayor razón-, partí al Torres a pagar el último consumo de estos días de lujuria mental. ¡Estás vivo!, dice riendo Rosendo: ¡cuéntame… cuéntame!

Pagué la cuenta como un autista. No dije una palabra. En mi mente (cada día más lenta) solo rondaba Luciana y los damascos orientales que le había ofrecido a Elke. De ahí partí nuevamente al microcentro de la capital. ¡Más me vale comprar esos putos damascos orientales!, pensé. Si me quedo sin geriatra, poco destino tiene mi vida. Así que nuevamente comencé a recorrer la calle San Antonio tras estos frutos que llegan secos al país. Y esta vez me fui por la vereda del frente. ¡Ojalá que nadie se tropiece!

Exequiel Quintanilla