de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 16 de mayo de 2017

MIS APUNTES



 
 
PEZ QUIERO

El grupo gastronómico que maneja los restaurantes El Otro Sitio y Perú Criollo (Maipú), encabezado por Emilio Peschiera, vio una oportunidad con el cierre del restaurante Ibis de Puerto Varas en BordeRío y tras una millonaria remodelación y recuperación de espacios, abrió hace algún tiempo el Pez Quiero, un lugar entretenido, con variadas opciones gastronómicas y –como ya es tradicional en locales donde predomina lo peruano-, un servicio deferente y aplicado.

No es de mantel. Es más bien un lugar de esos con onda. En sus terrazas y salones sobresale el color azul, que combinado con los blancos, le otorga un atractivo ambiente costero y festivo. Como nos tiene acostumbrados Emilio Peschiera, su gastronomía se basa en la cocina peruana pero reinterpretada a su manera. Ello le ha permitido mantener vigentes sus restaurantes por más de dos décadas, algo para nada común en nuestra capital.

En Pez Quiero se atreven incluso con platos nacionales, obviamente interpretados por Peschiera. Es él el encargado de crear, modificar y adaptar sabores para beneplácito de su clientela: acá no hay platos clásicos de la cocina peruana y tampoco hay que extrañarse que en los picoteos ofrezcan el británico Fish’s Chips (8.900) o Angulas –puyes- al pilpil (14.900), o los chilenísimos Locos mayo, Ostras y Erizos (en sus respectivas temporadas), aparte de nuestros famosos chupes (los chilenos) de locos, jaiba o centolla (12.900) y el típico Caldillo de congrio (9.900)

Las porciones son grandes y con apetito normal un plato alcanza para compartirlo entre dos. Entre los más novedosos está el Carpaccio de locos (12.900) con salsas de pesto y olivo, queso parmesano y salsa verde, un plato que encanta y brilla por sus sabores. Otros imperdibles en las entradas son el Tataki de atún a la pimienta, con salsa de maracuyá, emulsión de soya y sésamo con wantan crocante (12.900), y unos maravillosos Langostinos del Atlántico a la mantequilla y chimichurri (12.900) o sus tradicionales empanadas fritas de camarón, queso y ají amarillo (5 un. $5.200), que son el complemento ideal al reconocido Pisco sour que elaboran en todos los negocios donde esté el sello de Emilio Peshiera.

De lujo (y para lucirse) es el Anticucho de mero con arroz meloso (13.900), donde grandes dados apanados y fritos de mero acompañan un arroz de gran sabor. Este plato pertenece a la carta de especialidades del lugar, donde también se ofrece albacora, atún, vidriola, salmón y merluza austral. Para los amantes de la pasta (ítem donde los peruanos tienen mucho que mostrar debido a su comida chifa), la Pasta Chifera (19.900 para 3 a 4 personas) es una enorme porción de tallarines con ostiones, pinzas de jaiba, camarones y verduras.

Del mar, todo o casi todo. Postres típicos peruanos y una carta de bar y vinos con buena relación precio /calidad. Buen servicio aunque aún no definen la música ambiental. Aun así el lugar encanta ya que no tiene la sobriedad de El Otro Sitio. Pienso que Pez Quiero llegó a refrescar en parte la oferta gastronómica de BordeRío, que ha tenido altos y bajos durante su existencia. Los restaurantes están modernizándose como también el target de sus clientes. Y la llegada de este restaurante peruano-chileno, sin duda le dará nuevos bríos a este importante complejo gastronómico de Vitacura. (Juantonio Eymin)   

Pez Quiero: BordeRío, Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer 6400, Vitacura / 22219 1544