de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 8 de febrero de 2012

BUENOS PALADARES



LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

SOLEDAD MARTÍNEZ
(Wikén)
(3 febrero) SAVINYA (Hotel del Mar, Av. San Martín 199, Viña del Mar, fono 32 – 284.6238): “La propuesta de la temporada es un variado abanico de productos en recetas muy originales. Tras un appetizer de ostra aliñada con vodka, pedimos tapas de rico lomo de vacuno relleno con espárragos, tomate seco con albahaca, y papas chip con fondue de queso azul ($6.500), y nos arriesgamos con la incógnita de una "creación de entrada caliente" (se ofrece también de entrada fría y de platos de fondo). Resultó una atractiva roulade de congrio rellena de espinaca sobre ragoût de hongos y "aire" de trufa ($9.800), con cierto parecido en su esquema a un guiso de conejo de la carta. Después, gnocchi (más bien una capa) de papa con relleno de ostiones a la parmesana y patas de jaiba en abundante y sabrosa salsa de crustáceos al jengibre ($10.500), y dos chuletitas de cordero de carne bien rosada con puré de habas, salsa de auténtico queso gorgonzola y hojas de betarraga ($14.900). Probé además un mero a punto, con su piel y cremosa salsa de ostión, espuma de espinaca y endibia grillada. Todo muy bien y los dos últimos platos excelentes.”

ESTEBAN CABEZAS (Wikén)
(3 febrero) EL CAMARÓN DE GORBEA (Manuel Montt 1631, fono 789.7025): “De lo probado: los camarones, que no son baratos ($11.200), pero que lejos los valen. Un trío de blandos locos en cama de lechuga ($7.900), con su salsa verde aparte. Luego, tras la pasada y recogida de la mesa por un mozo que creyó que habíamos terminado, un cebiche mixto ($6.200) algo amargo y salado, con el choclo sin su nota dulce. Y un perol con trozos de congrio al ajillo arriero ($6.400), picantito, bien a la chilena, como para sopearlo hasta el final.” “Se pidió una torta de merengue lúcuma y llegó un postre de tres leches (no de los mejores, $2.400). Se pidió café y llegaron dos tacitas de café instantáneo (y ni nos advirtieron, a ¡$1.100! cada una). Se pidió la máquina para pagar y el mozo la dejó, se fue, la reprogramó, se fue, volvió y a su vez pidió que, ojalá, la propina fuera dejada en efectivo.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(3 febrero) BELLA VISTA SANDWICH CLUB (Pío Nono 5, Bellavista, Providencia, fono 6-168.5322): “Ofrece platos clásicos, contundentes, como churrascos y lomitos desde $3.490, con las inevitables papas fritas. A los que agrega sugerencias del chef, como hamburguesa de wagyú, arrollado huaso o mechada ($3.990), lengua o pernil en las opciones de marraqueta, amasado, ciabatta o frica. Y características se han vuelto sus salsas, como mayonesa al jalapeño o al ajo, pebre, porotos negros en pocillo. Uno de sus socios, Pablo Rado, con experiencia en Gringolandia, agregó a la carta unas hamburguesas dobles, una ropa vieja cubana, la típica milanesa bonaerense, y también el Pulled Pork, emparedado de lechón con salsa barbacoa y el Philly Cheese Steak, vacuno con cebolla caramelizada ($5.290). Para piqueos dispone de su recomendable “delicias de camarones”, trilogía que los incluye en ceviche y fritos en panko y al pilpil, una tabla de alrededor de $9.000, de la que comen tres. Como novedad hay que conocer su Onion Blossom (una cebolla frita tallada como un capullo) que reemplaza a los repetidos aros de cebolla, sencillo punto de encuentro por $2.490.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(4 febrero) EL CAMARÓN DE GORBEA (Manuel Montt 1631, fono 789.7025): “Los baberos ahora son de papel. La atención buena, amable y rápida. Un día de semana al almuerzo, la luminosidad del sol molestaba, como que el ambiente resultaba poco acogedor. Pero la cosa se alegró con la llegada del delicioso ceviche y los espectaculares camarones de río. Puro gozo y pérdida total de compostura. Con los dedos.” “Luego, un atún ecuatoriano sellado en sésamo que, pese a la calidad del pescado, no resultó tan maravilloso. Lo que sí fue un éxito, fue el congrio a la plancha. Dorado, como prometieron, a un precio más que razonable, $6.200; espectacular. Blanco, en su punto justo, firme y tierno a la vez y de un sabor a fresco como hacía tiempo que no se veía. Las ensaladas de palta, generosas.”

PILAR HURTADO (Mujer, La Tercera)
(5 febrero) HANABI (Vitacura 9875, fono 243.0234): “El ambiente aquí está centrado en sillas y mesas de madera clara, cuadros con motivos japoneses, individuales de papel y servilletas de género rojo. Pedimos un sashimi de corvina y salmón, fresquito, justo lo que necesitábamos, y un par de bebidas light. Mi madre, habitué de este lugar, pidió su roll favorito altiro: Frosty roll, que viene con almendras tostadas y una salsa de mango y es bien rico. Los rolls aquí son poco ortodoxos, más bien son 'fusión'. No es nikkei, como el restaurante de la semana pasada, donde la fusión es con la cocina peruana. Bueno, sigamos. Para elegir un par de rolls más le pedimos ayuda a una de las garzonas y ¡qué agrado cuando se conocen la carta al dedillo y saben recomendar al cliente! Como no encargamos todo junto, tuvimos que esperar un rato el sabroso Alaskan roll, frito por fuera pero enorme cada pedazo, y el picante Hurricane roll, que venía con tiras de kanikama con salsa picante encima. Mientras tanto, al lado nuestro se sentó un hijo treintón que había invitado a su madre a almorzar, y para nuestro asombro, si bien cariñosamente, se dedicó todo el rato a dictarle cátedra sobre el sushi, sobre el celular, sobre la cerveza que bebieron… A nosotras nos dio un pudor atroz que el niño hiciera sentir tonta a la señora de esa manera, especialmente cuando había tanto espacio en el restaurante… Era como tener al lado una teleserie en la que en cualquier momento iba a pasar algo más. No, no pasó nada más. Quedamos satisfechas con todo lo que comimos, nos pareció rico y bien atendido, pagamos la cuenta y nos fuimos, sí, con la idea de volver otra vez.”

DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(3 febrero) KÖÖK (Nueva Costanera 3986, local 2. Vitacura): “El hecho de que la chef Catalina Valdés haya nacido en Ecuador marca la línea culinaria que hoy toma Köök -almacén y bistró- en muchos de sus platos. Este acento se nota especialmente en el Encocado de camarón ($ 7.200), un plato contundente, que juega con notas agridulces, lácteas, vegetales, marinas. Los camarones nadan a gusto en un guiso de tomates, pimentones, achiote y cebollas morada y blanca. El arroz, a un costado, con un toque de cilantro, sirve de perfecta guarnición para ir echando dentro del caldo con camarones, que luego es enriquecido con un sabroso bisque y leche de coco. También, y de reojo, se agregan unos chifles -chips de plátano- para agregar turgencia. Imposible desaprovechar la terraza trasera en esta época y no anteceder todo este festín con sus cócteles estivales. Prueben el Köök ($ 3.500) -vodka, manzana, limón de Pica- y el Waqar Pear ($ 5.500) -pisco Waqar, pera, kiwi- y dejen que el tiempo pase sin prisa.”

YIN Y YANG (La Segunda Internet)
(3 febrero) LAS DELICIOSAS (Av. Borgoño 25370, Concón): “Entre las empanadas fritas que han sido ponderadas favorablemente en la costa central, pocas pueden superar en ello a las que elabora el restaurante "Las Deliciosas" de Concón. Tiempo atrás recomendamos las que preparaban de mariscos, y su fama actual se aprecia allí mismo en la cantidad de locales con nombres parecidos que intentan confundir al consumidor. Tal éxito ha llevado a que ahora ofrezcan doce tipos de tamaño mediano con rellenos diferentes (queso, marisco, carne, jaiba con queso, camarón con queso, ostión con queso, macha con queso, aceituna con queso, napolitana, pino de locos, loco con queso y champiñón con queso), cada uno marcado con una forma o señal distinta en la masa.” “Días atrás, probamos dos de distintos rellenos y en ambas tanto la masa como la fritura eran inferiores a nuestros recuerdos y a muchas de la zona. En cuanto al contenido, la de mariscos ($ 1.000), sin duda la más tradicional, no estaba mal pese a que no merecía destacarse, pero en la tan alabada de queso y ostiones ($ 1.800) éstos eran claramente de segunda categoría y el conjunto no valía ni su precio ni su fama. Puede ser un efecto de haberse hecho masiva su producción o del escaso rigor del público, y en todo caso lo lamentamos.”