de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 21 de mayo de 2013

BUENOS PALADARES

CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(Mayo) GUSTO CRIOLLO (Persa Bio Bio, Local 16 del Patio de Comidas. Entrada por Víctor Manuel (junto al estacionamiento) o por Santa Rosa 2260): “Gusto Criollo ofrece algo que abunda en sitios con mesa de formalita y servilleta de papel: prietas, costillar, cazuela. Es para "colar" y, para ubicarse en una zona donde reinan otras cocinas chilenas, como la del tonto sánguche, hay que tener mucha convicción.”” Pebre y jugos naturales, y la típica (lejos la más típica) de las ensaladas de picada de esquina: zanahoria, lechuga y repollo. Y, para probar algo distinto, una empanada frita de queso y cebolla ($1.200). Una combinación que nunca arruga. Y de fondos, un costillar de chancho con puré (a solo $3.500), grande y con sus grasitas, y unos riñones al vino con arroz blanco ($2.650), sabroso, pero con un toque de vinagre que sobraba. Y mucho.” “Otros platos: lengua nogada, pollo borracho, arrollado y pernil. Tienen Sorbete Letelier y la atención no es ni buena ni mala, aunque para ir al baño haya que ir lejoooos, pero bueno, es una picada ¿no?”

SOLEDAD MARTÍNEZ
(Mayo) ÓPERA (Merced 395, Santiago Centro, fono 2664 5491): “Entre las novedades de la temporada pedimos el mejor y más delicado consomé de vacuno de que tenga memoria, en cuyo centro había una porción de cebolla acaramelada y sobre ella un fino raviol relleno de queso gruyère ($6.800). Luego opté por otra entrada de la lista, que bien podía reemplazar a un plato de fondo: el magret de canard, presentado en cortes delgados, unos ahumados y otros grillados, con champiñones ostras ($8.200). En los pescados me llamó la atención que tres de ellos corrigieran el defecto más frecuente en la materia, que es ofrecer siempre los mismos, pues había bacalao, turbot y cola de rapé español, cuya carne firme evocaba la de la langosta de Juan Fernández. Venía apanada con poca y felizmente liviana pasta de chorizo, salsa con trocitos de aceituna negra y verde, y papas ($13.600). De postres: fina masa con crema de queso y rica mermelada de ruibarbo ($4.000) y terrina de frutas tropicales ($ 4.200).”

EL SÁBADO
BEGOÑA URANGA
(Mayo) COQUINARIA (Alonso de Córdova 2437, Vitacura, fono 2206 5018): “En Alonso de Córdova se ingresa por el "almacén", hasta un gran recinto techado, como si fuera un patio, realmente bonito. Para el sol o mucha luz, un modernísimo y automático toldo. Confortable. Al almuerzo, lleno total, con un público mayoritariamente femenino (conviene producirse un poco... por siacaso.)” “El servicio amable y eficiente, con una colombiana simpática, un agrado. Para compartir, una tabla de mariscos, rica, rica. Patas de jaiba, camarones, ceviche, tostaditas con centolla, ostras y salmón. Fresco y sencillo, exquisito. Luego, imposible no pedirlos, unos huevos benedictinos -su must del brunch de los fines de semana- alucinantes. Para repetirse.” “Las ensaladas en pequeñas fuentes, con tres variedades en cada plato. Estupendo resultó el curry verde de pollo y camarones, picante y sabroso, acompañado de arroz basmati. Y para terminar, chocolate en textura: pequeñas porciones de creme brulee, cheesecake, helado de nutella y bombón de chocolate... para enviciarse. Un buen café y una agradable experiencia, que habrá que probar en sus famosos desayunos.”

MUJER
PILAR HURTADO
(Mayo) OPEN (Alto Las Condes, Avenida Kennedy 9001, local 3261, fono 2954 1183): “Pedimos dos copas de pinot noir Las Brisas de Leyda, y como el lugar también propone tablas para compartir, montaditos y pinchos, decidimos probar algunos picoteos. Las papas rotas son capítulo aparte: crujientes y muy ricas, la salsa que las acompañaba esa noche no les hacía justicia pues era muy fome, pero solo por estas papas vale la pena ir a este restaurante. En el montadito de magret de pato sobre verduras grilladas, el pato estaba un tanto duro y a mi acompañante le pareció añejo. Los montaditos de berenjenas asadas con salsa romesco y albahaca estaban ricos y bien logrados. En los de pulpo crocante con salsa de aceitunas, el pulpo estaba bien trabajado: blando por dentro y crocante por fuera, pero la salsa de aceitunas era poca a nuestro juicio, y a mí no me gustó. Todos los platos muy bien presentados y bonitos; los montaditos sobre tostadas de pan baguette o similar, en tres bocadillos por plato, aunque las tostadas un poco altas. Con todo, éramos dos personas y quedamos bien con lo pedido, sin desfalcarnos al pagar la cuenta.”

LA CAV
CARLOS REYES
(Mayo) EL BUEN CORTE (Av. El Rodeo 12850, loc. 76, Lo Barnechea, fono 2591 6201): “Lo primero que ofrece es sencillez ambiental, luego espacios amplios, mesas cómodas (a no ser que se ubique la gente cerca de la puerta), precios razonables en relación al tamaño y la oferta del barrio, junto a un servicio que tiene claro entrenamiento en eso de la rapidez.” “Bajo ese contexto fue una suerte que el vino, un correcto Chamán Gran Reserva malbec a muy buen precio ($ 9.600), estuviera un par de grados más arriba de lo recomendable. El mandarlo a helar un rato entregó una pausa para concentrarse en la parrilla. En ese sentido cumple porque el sabor y la consistencia de la Provoleta  ($ 3.400), con tomate en cubos, albahaca y aceite de oliva eran las adecuadas –tostadita por fuera, gratamente blanda por dentro-; y a la hora de las menudencias, las delgaditas Mollejas doradas ($ 2.900) eran un crocante perpetuo, que para quienes gustan de esa sensación va muy bien, aunque la idea también es sentir el intenso sabor de este interior vacuno, cosa que se realza con un planchado más superficial.” “En fondos el corte de Entraña ($ 8.900) de origen estadounidense ofrece gran tamaño y una alta cantidad de grasa infiltrada que obliga a comer con cierta premura. Ahora, el plato caliente ayudó a moderar las ansias. La carta es breve, con los típicos cortes y ciertas agradables excepciones como la Tecla de Lomo ($ 6.900), dedos de carne cercana a las costillas del animal, cuya grasa ofrece un sabor especial que recuerda al queso azul.” “Una vez superados los baches, podríamos hablar de una parrilla con clase. Mientras, sigamos disfrutando de buenos cortes y poco más.”