de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 4 de noviembre de 2014

MIS APUNTES


BARRICA 94 
Más que un bar de vinos 

Luego de visitar varios complejos gastronómicos donde el vino es el protagonista, Karen Migran y Alberto Bitrán, dos ex socios del Fukai -uno de los buenos restaurantes del Patio Bellavista- decidieron abrir el Barrica 94, una nueva forma de entender el vino, esta vez asociado a la comida criolla chilena, en formato restaurante, con dos pisos y amplias terrazas.

A pesar de que los ánimos no son de los mejores debido a la restricción horaria que impuso la Municipalidad de Providencia a este entretenido lugar de esparcimiento gastronómico invadido diariamente por jóvenes y turistas que ya no podrán visitarlo en la hora de trasnoche, los dueños del Barrica 94 siguen confiados en los buenos resultados que tendrán en el futuro, gracias a una simple pero buena cocina y una extensa carta de vinos y espumantes chilenos y algunos ejemplares de las mejores regiones vitivinícolas del mundo.  Con copa en mano recorrí sus instalaciones donde el negro y el granate se suman a grandes ventanales, espejos y citas referentes al vino, en dos comedores con encanto y buen servicio. La carta es larga, tanto como para compartir un aperitivo o cenar (o almorzar) tranquilamente en el lugar. No es cocina al paso y entre sus delicatesen pude optar por sabrosas ostras (de tamaño export) y un buen lebrillo con erizos, justo el día en que comenzaba la veda de este molusco. Veda que obviamente respetarán ya que la batería de preparaciones que tienen, no perjudica en nada su gran carta.

Ya en la mesa y para degustar, empanaditas fritas de pastelera (tres por 2.300); mechada, queso y hongos shiitake (tres por 3.500) y un “divertimento” de machas a la parmesana (doce por 9.300), de alegre colorido y mejor sabor. De fondo, una reinvención de la popular Chorrillana, de buena calidad y coronada con huevos pochados (7.900). Aparte, un pollo relleno con lengua de vacuno y salsa nogada, un experimento que rinde frutos por su novedad y sabores logrados.

Todo lo descrito (y mucho más, incluso sándwiches) puede acompañarlo con una generosa oferta de vinos de innumerables cepas, valles, estilos y precios. El valor de la copa, en el caso de querer beber diferentes productos y cambiar de vino, es de un quinto del precio de la botella. Como botón de muestra, una copa de Columbine de William Cole a $ 2.700 y una de Antiyal a $ 9.900. Para ello y cualquiera sea la hora que asista, un sommelier lo guiará por este mar de botellas de todo tipo.

Un recio syrah para un Asado de tira con salsa de chancaca, merquén y acompañado de mote preparado como risotto (9.700) contrastó en su calidad con otro plato desafortunado (que siempre los hay). Esta vez fue un Spaghetti con mariscos, decepcionante y que requiere con urgencia una visita a la UTI.

Buen y entretenido lugar. Posiblemente se convierta en una de las propuestas más sólidas del Patio Bellavista. Hay variedad (de lo que uno desee, incluso cuchuflis de postre), buena atención y suficiente espacio entre las mesas para no sentirse asfixiado con las conversaciones vecinas. Realmente, una buena idea. (Juantonio Eymin)

Barrica 94, Patio Bellavista, local 94, fono 22732 4284