de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 28 de junio de 2016

MIS APUNTES


 
LA BRASSERIE

Se les ama o se les odia. No hay medias tintas cuando aparecen las trufas. El diamante negro de la cocina, como suelen llamarla, ya se cosecha en Chile y se podrá apreciar con todos sus aromas en La Brasserie en el “Festival de la Trufa Chilena”

En realidad este artículo debía tener un prólogo: las trufas son unos hongos que contraen una simbiosis en las raíces de algunos árboles huéspedes de origen europeo, como el avellano y la encina negra. Como el hongo es subterráneo, existe una gran dificultad para encontrarlos y dada la poca oferta y la gran demanda a nivel mundial de este producto, muchos le llaman “el diamante negro de la cocina”.

Tiene el aspecto rugoso como el de una papa deformada o una piedra pómez y es de color oscuro. A decir verdad, ningún atractivo a la vista. Su interior es veteado como si tuviese vetas de grasa. Si se huele, nada explica su sabor. Al cocinarla explotan sabores y aromas inconfundibles. ¿A qué huele? Hay que acostumbrarse ya que el aroma es similar al gas licuado, sin embargo es de un sabor tan sublime que su aroma -que no gusta a primeras- llega a emocionar a los que la comen por segunda o tercera vez.

El valor de la trufa como aromatizador y potenciador de sabores y fragancias ha sido conocido por las culturas mediterráneas a lo largo de toda su historia, aunque el puritanismo del Medievo lo ocultó y los excesos de la Belle Époque casi la hacen morir de éxito. En Chile su uso se ha multiplicado gracias a nuevos cultivos y la paciencia de algunos emprendedores –como Sonja Ungar- que tras años de trabajo y errores (ensayo – error por docenas), logró este 2016 hacer crecer su producción hasta los 40 kilos, donde un porcentaje de ellos ya tienen dueño y hasta agosto será posible tenerla presente en una serie de platos que introdujo el chef francés Franck Dieudonée en su nuevo local de La Brasserie.

La trufa no es barata ya que se transa en gramos. Uno de ellos es suficiente para aromatizar cualquier plato. Sin embargo y para los que aún no conocen este “diamante negro” la mejor iniciación es la combinación huevo-trufa. Sean revueltos o fritos, esta unión puede ser al comienzo de un gran amor o sencillamente el desprecio más absoluto.

El maridaje con vinos, si bien no es complejo, es necesario. La trufa requiere vinos con carácter que logren armonizar las combinaciones. En La Brasserie, el Master Sommelier Héctor Vergara se decidió por un crémant de Loire (4.500 la copa) para las entradas y dos tintos gruesos para los fondos.

Excelentes tostadas de médula y trufa negra (6.700) para comenzar una degustación que desde esta semana estará en la carta. Le siguen aromáticas tapas de huevo revuelto a la trufa (6.790) y posteriormente un tremendo risotto trufado que entrega todo el sabor y los aromas de la trufa cocinada (9.490). Para el bronce, los mejores Ñoquis que he probado en mucho tiempo, también apoyados con la trufa negra y coronado con un hermoso huevo pochado.

Cinco entradas y cuatro fondos inundan de aromas trufados el restaurante. Un acierto que lleva un bonus track ya que además de los platos es posible adquirir una serie de productos manufacturados con hongos y trufas (además de aceites de oliva y aceto balsámico trufado), productos que están exportando y se pueden adquirir para llevar la experiencia de las trufas a casa.

La trufa chilena se está abriendo camino. Aun no recibe los honores de las cosechadas en Italia, Francia o España, pero el trabajo serio de los productores comienza a rendir frutos. ¿Quiere probarlas al natural? Dese una vuelta por La Brasserie.

¡Dato calado!

La Brasserie: Guardia Vieja 181, Providencia /2 3223 8468