de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 16 de junio de 2010

DE BEBISTRAJOS Y REFACCIONES


CAEN LAS HOJAS – NACEN LAS CARTAS
Divertimento Chileno

*Karla Berndt


Junto con el cambio de las estaciones, los restaurantes presentan sus nuevas opciones gastronómicas. Es imposible describir (previa degustación) todas las alternativas que en estos días nacen en la capital y atraerán - ¡sin duda alguna! – a los comensales durante los meses de otoño e invierno. Acá hay uno que elegí para recomendar.

Este restaurante de larga trayectoria fue recientemente galardonado por el Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile con el Premio “Cocina chilena tradicional 2009”. Yo tenía el honor de entregar este importante reconocimiento, y lo hice con las siguientes palabras:

“Comer es un placer. Un placer y una diversión. Más aún en un entorno lleno de detalles acogedores y rodeado de añosos árboles.

Con platos criollos al frente, como unos pejerreyes fritos con merquén o camarones al ajillo para picar. Una cazuela de vacuno, un caldillo de congrio, una plateada con porotos, un lomo a lo pobre, un pernil al vino tinto con puré picante, contundentes y humeantes… Y los postres de antaño, con este sabor que revive la infancia: Ponderaciones, lecha asada o nevada, tartaleta de zapallo, papaya con pastelera…

¿Adivinan dónde se encuentra este lugar único y diferente? En Santiago, al pie del Cerro San Cristóbal, en plena comuna de Providencia, pero alejado del ruido y ajetreo capitalino. Es muy divertido. Es el “Divertimento Chileno” que recibe hoy el Premio “Cocina chilena tradicional”.

Siempre bajo la misma dirección de su propietario y chef Bruno Sacco, en conjunto con sus hijas Flaminia y Michèle, ha logrado a través de más de 20 años consolidarse como un referente dentro de la escena gastronómica chilena. La mezcla perfecta: tradición y diversión.

¡Felicitaciones!”

Y estas felicitaciones puedo repetir y confirmar una vez más, después de la reciente degustación de la nueva carta otoño-invierno. En esta oportunidad, probé de entrada el Frito mixto del mar: calamares, dados de congrio y camarones apanados, con salsa tártara y limón, un plato muy bien logrado. Para comenzar, también ofrecen el tradicional Arrollado huaso con espinacas y cebolla en escabeche, Tagliolini al tartufo, fina pasta hecha en casa, con aceite de trufas blancas, o un reponedor consomé, entre otras opciones.

Las especialidades del recinto son la comida tradicional chilena y las preparaciones italianas. Lógico que mi primer plato principal es una pasta. Opto por una Raviolata, ravioles rellenos con plateada (blandísima), acompañados de salsa de champiñones y chorizo casero, a su punto exacto y muy sabroso.

Entre la variedad de carnes elijo el Puchero mixto, una especialidad piamontesa. El Piamonte, situado en la parte más occidental de Italia continental, que limita con Suiza al norte y con Francia al oeste, es la cuna de la familia Sacco, y Michèle me explica que se trata de un “bollito”, carne cocida en caldo. La preparación viene en recipiente de greda, humeante y con un aroma prometedor. Carne de vacuno, lengua, cerdo y salchichón (en Chile llamada “gorda”) con papa, zapallo y zanahoria, todo esto acompañado de cuatro salsas: concentrado de tomate, mayonesa casera, mostaza Dijon y una crema en base de aceite, ajo, perejil, anchoa y alcaparra. Recuerda un poco a la cazuela chilena, lo que sin duda entusiasmará aún más al público nacional…
De postre pido leche nevada, una de las mejores que he probado: cremosa, con el dulzor adecuado y linda decoración.

En otra mesa diviso a uno de los directores de la Cámara Chileno-Alemana de Comercio, Roberto Hahn, director gerente de la empresa Ferrostaal en Chile. Hace tiempo es “cliente frecuente” del Divertimento Chileno. “Tengo varias razones”, explica el ejecutivo. “El restaurante queda cerca de nuestras oficinas, tiene amplios estacionamientos, el servicio es rápido y eficiente. El local es muy acogedor, y la comida sabrosa y contundente. No tengo el tiempo suficiente para comer un menú completo a la hora de almuerzo, sin embargo, con un plato de fondo quedo perfectamente bien y logro ‘desenchufarme’ por un rato de los quehaceres profesionales”, subraya. No es el único que piensa así.

El Divertimento Chileno: Av. El Cerro con Pedro de Valdivia Norte, Providencia, fono 233 1920

*Karla Berndt es cronista gastronómica e integrante del Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile. Nacida en Alemania, reside hace 22 años en Chile y actualmente es Gerente de Comunicaciones de la Cámara Alemana de Comercio, Camchal. Su afinidad con la gastronomía la plasmó en el primer y único libro de cocina chilena escrito en idioma alemán y editado en su país de origen “Die chilenische Küche”. Sus periódicas crónicas se pueden leer (en español) en el sitio www.camchal.cl y en su columna “De bebistrajos y refacciones” en Lobby.