de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

miércoles, 23 de junio de 2010

BUENOS PALADARES

LAS CRÍTICAS GASTRONÓMICAS DE LA SEMANA

ESTEBAN CABEZAS (Wikén)
(18 junio) PUERTO PIZARRO (Manuel Montt 2197, Providencia, fono 225 6128): “Pese a que se ve bien armado y la atención es eficiente, hay algo que falla: la cocina. Su carta es muy breve (seis entradas, seis platos principales, dos sopas), por lo que se podría esperar excelencia y algo más de rapidez, pero no. Casi $35.000 por dos personas, sin vino (no tienen patente aún) y con poco sabor. Ojalá se superen.” “De entradas, un cebiche mixto "del Puerto" ($6.950), ni muy abundante y apenas picante. Ganso. Y cuatro pequeños trozos de atún apanados en quínoa ($6.200), secos, con una salsa de arándanos tan espesa que ni se podía untar en el atún.”

SOLEDAD MARTÍNEZ (Wikén)
(18 junio) OSADÍA (Nueva Costanera 3677, Vitacura, fono 263 3170): “Existe una carta (a la hora del té) para elegir bien provista de masas, postres y dulces con chocolate; postres de leche, pasteles, tortas, crêpes, tartas y kuchen, entre los cuales figuran algunas especialidades alemanas del libro; frutas y helados ($ 3.200 a $ 4.900). Pero también hay un menú de precio fijo ($ 8.000), que pedimos, el cual incluye té, café o chocolate, limonada con frutillas, varios tipos de tartas y kuchen, como los de manzanas verdes y murtas con migas crujientes, y de arándanos y frambuesas; un trío de sándwiches en masa llamada "churrasca", sabrosa pero grasosa, de jamón y de salmón con verduras, y buffet de merengues y otros dulces para repetirse. Todo rico y abundante, aunque la explicación sobre los sándwiches me pareció poco clara, pues erróneamente entendí que debían pedirse por separado, lo que no era efectivo. En la práctica, las once combinan la tradición alemana con el estilo personal de Carlo. Ya habrá ocasión de comentar su carta de platos salados.”

RODOLFO GAMBETTI (Las Últimas Noticias)
(18 junio) LOS VIKINGOS (Av. Ricardo Cumming 174, Barrio Brasil, fono 770 0339): “Los Vikingos es otro restaurante más de parrilladas abundantes, a buen precio, como pregonan sus pendones desplegados en avenida Ricardo Cumming. Lo que lo hace único y recomendable es su fantástica decoración obsesionada con los bárbaros nórdicos. Una ambientación recargada, de comic, lúdica, que encierra a los comensales en mazmorras, que viste a los camareros como guerreros del mar, que reparte espadas y cascos cornudos para que sus clientes vivan esa atmósfera de feroces escandinavos.” “Ideal para llevar a la familia o sorprender a visitas de regiones o del exterior, ofrece parrillada ($14.900), pollo al cognac ($12.000), curanto ($12.000) o paella ($12.000), donde comen dos y hasta tres voraces. Don Nazario, el cocinero mayor, prepara ciervo, jabalí y buenos mariscos y pescados, en reluciente cocina.”

BEGOÑA URANGA (El Sábado)
(19 junio) MEZZANOTTE (Nueva Costanera 3980, local 2, fono 207 8731): “…si la cosa es comer bien, hay que conocer un nuevo local recién inaugurado. Mezzanotte, un italiano que podría haber sido uno más del barrio, pero que sorprende por el sabor de sus platos.” “De plato de fondo, una verdadera delicia: unas cintas de pasta con salsa de funghi porcini y jamón crudo, realmente insuperable. De una sencillez total. Aquí saben de pastas, salsas y cocina italiana. De esa sin pretensiones, que sólo se preocupa de satisfacer los paladares. De postre, un quequito de chocolate del que bullía una suave salsa de chocolate, al lado de una bolita de helado... de ensueño. Todo un descubrimiento y a precios más que razonables. ¡Bienvenidos!”

DANIEL GREVE (Qué Pasa)
(19 junio) SUSHI BLUES (Av. El Rodeo 12850 local 72, Mall La Dehesa, fono 955 5030): “…lo que aquí ofrecen es posible verlo en otras cartas de la categoría. Sin embargo, hay platos que, entre otros bastante cojos, logran resaltar con dignidad. Los cebiches ($ 6.200) -rojo, amarillo y mixto- andan muy bien, llegan repletos de sabor, aunque con un final amargo que deja dudas; el Tiradito Máncora ($ 5.800), a excepción del aceite de oliva que usan -que todo lo invade-, lleva ostión y pescado en salsa de limón, muy agradable; Tiracuyá ($6.200) -salmón en salsa de maracuyá- es un buen intento, aunque muy dulce; pero el Mero Nizacana ($ 8.900) rompe la inercia con un mero Piña marinado en salsa de soya con jengibre y azúcar, muy tierno, justo en grasa, sabroso y bien cocinado, sobre un puré de papas al wasabi perfecto en sabor y sólo sobrepasado en textura, un tanto líquida. Los rolls no dejan indiferente, aunque si quieren un cierre dulce y redondo, la Lúcuma praliné ($ 3.500) es perfecta.”

PILAR HURTADO (Mujer, La Tercera)
(20 junio) PARDO’S CHICKEN (Apoquindo 3012, esquina Carmencita, Las Condes, fono 378 6292): “Éramos tres y elegimos un pollo Pardo’s a las brasas entero, que traen partido en 4 trozos, con ensalada César (también pueden ser papas fritas o arroz). Las lechugas de la ensalada eran fresquitas y venía bien aliñada, pero con unos trocitos de algo que se suponía era tocino pero más bien parecía chuleta de chancho.” “En cuanto al pollo de Pardo’s, que he comido otras veces (y quienes estaban conmigo también), nos pareció un poco más soso que antes. La pechuga estaba un poco seca. Las salsitas (mayonesa de leche, con orégano y de ají), eso sí, siguen siendo exquisitas. ¡Ah!, la crema volteada de postre, muy buena. Dirán que soy majadera, pero me da pena que nuevamente un lugar con sazón peruana se vea obligado a ‘suavizar’ la mano para gustarles a los chilenos.”